EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/135739
El diván virtual 31 de Octubre de 2015

La mirada

El usuario es:
Isabel Prado Misas
Compartir:

Shakira en una canción dice que está ciega y todos entendemos y sabemos que es una metáfora que dice lo que en algún momento se padece: mirar sin poder ver. Porque tener buena visión no asegura que los hechos del mundo que miramos sean realmente como los vemos. Una de las complejidades del ser humano que nos trae grandes posibilidades. ¿Acaso de eso que parece defectuoso no nace el amor?

También contrariedades. Porque vivimos convencidos de que todos vemos lo mismo, sin pensar en el hecho simple de la posición en que cada uno está ubicado, razón de que las cosas se vean distintas. Sin embargo, exigimos y rabiamos. No entendemos que hay diferencias en lo que cada uno ve, por lo cual se usa la expresión punto de vista, que cuántos malentendidos se obviarían si realmente se comprendiera.

Porque aunque se diga: todo depende del lugar desde donde se mire, no es fácil aceptarlo. Tal vez por eso los griegos que ya lo intuían se inventaron a Tiresias, uno llamado el ciego vidente porque privado de la vista podía ver más que todos los que estaban a su alrededor. Y no es casual que siempre fuera llamado para que dirimiera en asuntos en los que aquellos que veían no podían resolver.

Porque no es sencillo y menos cuando estamos interesados en mirar para otro lado, ya que el ojo no es un órgano que funciona sólo por fisiología, también habla, ¿acaso no decimos: me mató con la mirada? Y ¿no es la mirada una puerta que se abre para el encuentro?  Por algo Carlos Vives en su canción dice: Déjame entrar en tu mirada.

Mirar y ver no es lo mismo. La mirada es otra cosa, puede estar cargada de afecto, dolor, admiración, orgullo, desprecio, ruego, sometimiento, altivez, odio o seducción, en fin, de pasión. Y la pasión enceguece. Otra frase verdadera que usamos, claro que cuando se la vamos a aplicar al otro, porque eso del ver es muy cegado para lo propio.  

La mirada nos muestra, por eso para algunos es difícil sostenerla. Nos delata y deja ver lo que no sabemos, porque, ¿acaso alguna vez vemos la nuestra? De pronto en el espejo, pero esa es solo la forma que tenemos de mirarnos a nosotros mismos. 

Louis Aragón en su poema Contracanto dice: Tú volviéndote hacia mí solo encuentras/en la pared de mi mirada tu sombra soñada. Habla de amor, y afortunado si aquella que se vuelve hacia él, esa sombra soñada le diga que puede ser amada, porque por aquello de que inconscientemente vemos lo que queremos ver, a ella, le puede decir otra cosa muy distinta a lo que el poeta le muestra.

Ahí donde Shakira tiene razón y el verso de Carlos Vives fracasa. Pero también donde triunfan las pasiones que nos hacen humanos, con las que padecemos y gozamos que se atraen o se rechazan  con una mirada, lo que sucede es que poco sabemos de cómo miramos.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA