EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/152779
Constelaciones familiares 08 de Junio de 2019

Danzar en pareja

El usuario es:
Tere Rosales de Lemus
Compartir:

Comprender los diferentes movimientos que se danzan en la pareja requiere adentrarse en el campo del sistema familiar. 

La pareja está atravesada por múltiples factores que facilitan o limitan el encuentro armonioso. Si nuestra historia está en sintonía con el flujo armónico de la pareja, si hemos crecido en sistemas familiares que viven con aceptación al otro, desarrollamos la capacidad de encontrar recursos para gestionar los retos y tensiones ante las diferencias propias de la naturaleza humana y la pareja es invitada a vivirse desde la expansión potencializando la energía creativa. 

Si por el contrario, la danza relacional de la familia de origen se ha contraído por el dolor, si los linajes desde los que recibimos la vida han sido debilitados por relaciones tóxicas, por heridas de rechazo, exclusión, por deudas o descompensaciones emocionales, y nos llenamos de carencias y demandas, de expectativas de que el otro nos resuelva las necesidades psicológicas para sobrevivir al desamor, si creemos que la pareja nos “salvará” de lo que nos victimiza y nos enfocamos en reclamar al destino mediante los juegos psicológicos de manipulación, chantaje emocional y/o imposición, ahuyentamos las posibilidades de un buen amor.

Abrazar a la pareja es dar lugar a la energía que fortalece la vida y la impulsa hacia adelante, hacia lo nuevo; pero cuando la insatisfacción se apodera de la pareja, vale la pena revisar los acuerdos no implícitos que se han hecho para apoyarse de manera inconsciente, por ejemplo, vemos dinámicas tales como “yo me ocupo de que te sientas víctima, por eso te agredo”, o “yo hago el rol de fuerte para que tú sigas débil”, esas dinámicas que pertenecen a los asuntos inconclusos en la infancia terminan desequilibrando a la pareja y se corre el riesgo de que en algún momento se pierda interés por ese patrón relacional y entonces ya el acuerdo ciego satura o acaba la pareja.

Joan Garriga, reconocido Constelador Familiar, dice: “una pareja es dos que caminan lado a lado en una misma dirección, no por debajo ni por encima”, así el intercambio es equilibrado, cada uno gestiona sus necesidades y se acompañan. De otra manera, se busca compensar guiones infantiles desde que el niño aprendió a relacionarse con los padres. Luego como pareja se repiten esos guiones infantiles y se espera de la pareja lo que padres dieron en exceso o aquello que al no dar quedó pendiente. 

Las Constelaciones Familiares ayudan a gestionar la pareja, orientándola hacia la dirección en la que desde un lugar interno se pueda observar el movimiento que distancia el anhelo profundo del corazón de la relación vivida para direccionar la danza hacia la energía de la vida, aceptando con lo bueno y lo no tan bueno que cada uno trae, sus dones y sus límites, observar lo que ha sido relevante, dándole amplitud al corazón para incluir en él a todo y a todos los que pertenecen a nuestros circuitos relacionales. Al vaciarnos a nosotros mismos de la historia que llamamos “yo” personal, nuestra energía está más disponible para llamarnos “nosotros” para poder danzar juntos en una misma dirección.

Mirar hacia la pareja es servir a la familia. Hace 16 años en Barranquilla la Fundación SERcaPAZ, desde el método de Constelaciones Familiares, aborda los diferentes campos de trabajo sistémico, y en el área de pareja acompaña a comprender los diferentes movimientos que se dan dentro del campo del sistema familiar.

Directora Fundación SERcaPAZ
@ FunSERcaPAZ
tererosales@sercapaz.org

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO