EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/142743
Así Nos Conocimos 29 de Abril de 2017

Su amor por Dios y el gusto por el mar unieron a Jorge y Elisama

El usuario es:
Foto: Jesús Rico

Él es productor de cine y ella ingeniera industrial. En apariencia tendrían muy pocas en común. Aseguran que en un principio el deporte los unió, luego, con el paso de los años la espiritualidad y el amor por su hija consolidó la relación.

Sajira Aduen Jiménez
Compartir:

¿Qué tienen en común una ingeniera y un productor de cine? La misma pregunta se hacía Jorge Álvarez cuando conoció a Elisama Dugarte. Ella, una mujer centrada y meticulosa, él, un soñador empedernido y arriesgado. Pero más allá de esa pregunta “superficial”, esta pareja tendría muchos más gustos en común de lo que se hubieran podido imaginar.

No es la primera vez que son registrados por el lente de EL HERALDO, pues este ha sido testigo de algunos sucesos importantes de su vida.

La primera vez. Se agotaba el 2012 y el particular cabello corto de ‘Eli’, “distinta a todas las demás”, impactó a Jorge a primera vista. La joven pareja tienen en común su creencia en Dios, el gusto por el mar, el Carnaval  y su fascinación por los deportes y la actividad física. Precisamente esto último los hizo coincidir, se conocieron a través de su entrenador personal. “Un día cualquiera nuestro entrenador reunió a todos sus alumnos para que nos conociéramos e hiciéramos una rutina juntos. Ese día quedé impactado”, cuenta Jorge.

Aunque en primer momento a Elisama no le ocurrió lo mismo, su esposo hoy, se puso a la tarea de preguntarle a su personal training, en ese entonces,  quién era ella. Al enterarse que compartían el gusto por el deporte, el fútbol y el surf,  su mente no se desconectó de la  ingeniera nunca más.

“Pasó algo extraño, luego del cumpleaños de uno de nuestros compañeros de entrenamiento, yo le pedí que se tomara una foto conmigo. Luego pensé en lo ridículo que había sido”.  Dos semanas después un mensaje repentino sorprendió a Elisama, mensaje que sería el inicio de su relación: “Te mando esta foto para que sea el sello de una gran amistad. Qué bacano ser tu amigo”.

A partir de ahí, surgió una amistad a través de WhatsApp. En muchas ocasiones las invitaciones a salir se cruzaban con otros planes,  hasta que dos meses después, Elisama invitó a Jorge a una salida con sus amigos, pero la reunión fue cancelada a última hora. “Yo iba a cenar con una amiga y como el plan con mis otros amigos no había surgido, le pregunté si quería ir con nosotras”, relata Elisama. Según ellos, ese día su química aumentó y en enero de 2013 empezaron su etapa de noviazgo.

EL NOVIAZGO. El primer día de 2013 Jorge le pidió a Elisama que fueran novios, pues el joven director de cine “ya no aguantaba más” y como en las telenovelas, le propuso ser su novio. Ella aceptó y de ahí en adelante se permitieron conocerse y hacer juntos lo que tanto habían hablado que tenían en común.

Entrenamientos físicos juntos, idas a la iglesia, visita al estadio a ver  partidos de eliminatoria de la Selección Colombia, idas a cenar, a aventurar en el parque Tayrona y a practicar surf, eran los planes y destinos más comunes de esta pareja que nueve meses después unirían sus vidas en la capilla de la iglesia del colegio San José.

EL MATRIMONIO. Para la historia de estos dos jóvenes, el mar no se podía perder uno de los momentos más importantes de sus vidas, fue ahí donde Jorge, en complicidad con sus familiares, le propone matrimonio en Punta Roca, Sabanilla, Puerto Colombia.

“Él me había dicho que me invitaría a celebrar el día del Amor y la Amistad. Cuando entro a la cabaña encuentro un camino de rosas que no me esperaba”, dice Dugarte, sin saber que a los pocos minutos, su futuro esposo  le propondría matrimonio.

Luego de la cena, preparada por él en compañía de un tío chef,  saca el anillo y la invita a compartir a su lado el resto de sus vidas. El mar , el atardecer y familiares que se encontraban escondidos en lugar fueron testigos de la propuesta que tenía el sello de esta pareja.

“Ese día le hice una promesa, le dije que ahí íbamos a celebrar nuestro matrimonio y construiríamos nuestro hogar". En febrero del año siguiente, Jorge y Elisama se dieron el ‘sí’ y su recepción fue en Punta Roca a orilla del mar, como lo había prometido. 

Para ellos, esta nueva etapa de su vida la han compartido teniendo como respaldo su creencia en Dios. Todos los domingos van sagradamente a la eucaristía, estudian libros de pareja juntos. Aseguran superar sus diferencias a través de la comunicación, teniendo como eje central el amor que siente el uno por el otro.

Etapa de padres. “Cuatro meses después de casarnos concebimos a Antonella (risas). Fue en pleno Mundial de fútbol”, dice la directora del Centro de Educación Continuada de la Universidad del Norte.
La pequeña también muestra afinidad por el fútbol, el mar y el carnaval al igual que sus padres. “De hecho Antonella nace un martes de carnaval. Confieso que uno de mis sueños es que mi hija sea reina del Carnaval de Barranquilla”, asiente su padre con un grado de emoción.

La pareja que continúa forjando su historia de amor unidos, por ahora los tres, se proyecta abrir las puertas de su casa en Sabanilla, en  el 2019. Comparten un negocio de productos religiosos, donde intentan enviar un mensaje de unión familiar no solo a los padres, sino también a los hijos.

Hoy,  él es representante de un grupo musical y ella crece profesionalmente en la universidad donde estudió y se especializó. Se imaginan construyendo más proyectos juntos, complementar sus espíritus y pensamientos diferentes. Según ellos, las parejas pueden ser polos opuestos pero en un punto necesitan unirse . “Nos apoyamos mutuamente,  ella se sujeta mucho en mí y yo en ella. Esa es la clave de nuestra relación”.

Una recomendación...
“Para épocas de crisis recomendamos a las parejas el libro ‘Desafíos del amor’. Hay que leerlo”.

Los polos opuestos se atraen...
“Somos diferentes, él es extravertido y yo introvertida. A eso le llamo complemento ”.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO