EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/152774
Así Nos Conocimos 08 de Junio de 2019

Enzo y Adriana, 25 años unidos por la paciencia y el amor

El usuario es:
Foto: Marina Fava y Wallace Nogueira

El cirujano plástico barranquillero y la empresaria bogotana residen en Brasil. Se han casado cuatro veces: tres en la iglesia Nuestra Señora de la Candelaria (Río de Janeiro) y una en Nuestra Señora del Perpetuo Socorro (B/quilla).

Sharon Kalil
Compartir:

Una fotografía bastó para que Enzo Rivera Citarella sintiera lo que significa enamorarse, o al menos así lo confirmó al recordar un día de 1991 cuando vio la imagen de la que ha sido su esposa por 25 años, la empresaria Adriana Theilkuhl Ochoa.

Enzo, reconocido cirujano plástico barranquillero, relató que, para aquella época, solo conocía a los que serían sus suegros: Matilde de Rodríguez y Álvaro Rodríguez, este último, en ese entonces, gerente del Hotel Intercontinental de Río de Janeiro, ciudad en la que reside el galeno desde hace 30 años.

“Me invitaron a almorzar a su casa y apenas vi en la sala una foto de Adriana dije: esta es la mía, esta va ser la mamá de mis hijos. Inmediatamente le pregunté a mi suegra si su hija estaba casada o comprometida. En ese momento tenía novio”.

Meses después, en diciembre, Adriana volvió a Río de Janeiro, por lo que Enzo fue invitado nuevamente por la familia a almorzar. Se conocieron y entablaron una amistad. “A mí me flechó enseguida, pero yo estaba viviendo en Brasil y ella en Cali. Ella viajó con el novio y le dije a mis suegros que apenas este se fuera, me invitaran. Apenas la conocí sentí algo muy especial”, contó Enzo.

Adriana Theilkuhl relató que al llegar a Río de Janeiro no tenía idea de los planes de Enzo ni de su familia. “Solo me dijeron que era un médico muy querido y que estaba haciendo su residencia con el cirujano plástico Ivo Pitanguy. Cuando lo vi me encantó, me gustó todo, pero yo en ese momento no estaba pensando en más nada porque vivíamos en lugares diferentes”.

La pareja recuerda que su primera cita fue ir al zoológico. “Ahí hablamos casi toda una tarde y fue muy lindo. Yo sentía muchas cosas, pero nunca le dije nada”, dijo Enzo.

Cada uno tomó su rumbo, por lo que nunca entablaron un noviazgo, hasta que ocho meses después, Enzo fue invitado a Cali al matrimonio de Hans, hermano de Adriana, y afianzaron su amistad. “Mi mamá siempre me hablaba de Enzo y de su trabajo y me decía que por qué no me enamoraba de él”, contó.

En 1993, Adriana viajó a Río de Janeiro para operarse y se encontró con la sorpresa de que Enzo era quien la esperaba en el aeropuerto. “Yo fui muy contenta, me iba a operar con Pitanguy, pero Enzo se enteró y dijo que él lo haría. A los tres días me operó y yo no sé qué me hizo durante la cirugía porque después de eso seguimos hablando mucho”, relató entre risas Adriana.

Pasaron varios meses, Adriana regresó a Río de Janeiro a pasar unos días y en el aeropuerto nuevamente la esperaba Enzo, aunque esta vez con una propuesta de matrimonio. “Ella no tenía ni idea, porque no teníamos ni un noviazgo, pero yo estaba muy emocionado, no la quería perder y, sin tenerlo programado, se lo propuse en las escaleras. Ya yo tenía hasta la iglesia marcada y muchas cosas organizadas”.

“Ah, bueno sí”, fueron las palabras que pronunció Adriana y que sellaron su compromiso cuando tenía 29 y Enzo 33 años. Desde ese momento se han casado cuatro veces: tres de ellas en la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria, ubicada en Río de Janeiro, (primero para celebrar su boda oficial en 1994, luego sus 10 años y, por último, sus 25 años de matrimonio”. La celebración de sus 20 años se dio en la iglesia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, en Barranquilla.

Lo curioso es que la pareja ha creado la tradición de lucir en cada boda la misma vestimenta, copas, tarjetas y demás elementos.

“Cuando llegué a Río de Janeiro la primera iglesia que vi fue la Candelaria y cuando entré dije que ahí era donde me iba a casar, y así fue (…) la primera boda fue súper especial, tanto que mi esposa no se quería quitar el vestido de novia, así que se lo ha puesto otras tres veces”.

Producto de este matrimonio nacieron Daniel, de 23 años, y Sebastián, de 21. “Una de las cosas que más me ha gustado de mi unión es todo lo que hemos construido juntos. Aprendimos a vivir nosotros dos solos como familia y a construir un vínculo muy especial, esa ha sido la base más importante. Enzo es muy alegre, así que tengo una familia muy cariñosa y feliz gracias a su personalidad”, dijo Adriana, quien, sin dudarlo, manifestó que el premio más grande ha sido la maternidad.

“Adriana siempre ha sido mi apoyo en todo. La relación ha sido como un ejemplo para todos y, sobre todo, para la juventud, porque pienso que en todas las parejas hay discusiones, pero uno se mantiene cuando tiene paciencia y el pensamiento de mantener una relación para toda la vida. Yo me casé hasta la muerte. Nosotros somos una familia muy casera. Pasamos por diversas etapas, por ejemplo, cuando los niños estaban pequeños éramos muy deportistas y hoy día aprovechamos los días para ver películas y compartir juntos”, finalizó Enzo Rivera.

Enzo Rivera Citarella

Egresó como médico de la Universidad del Norte. Trabajó en el ejército durante dos años, pero su sueño siempre fue trabajar al lado de Pitanguy, así que viajó a Brasil. Estudió Cirugía General durante tres años en la Universidad Federal Fluminense y Cirugía Plástica en la Escuela de Ivo Pitanguy. Después de esto, se especializó en cirugía endoscópica en Los Ángeles, Estados Unidos. Fue el fundador del sector de videoendoscopia en la clínica de Pitanguy. Escribió el libro ‘Endoscopia de la región frontal’, en 1998. En la actualidad labora en el mencionado establecimiento y tiene un consultorio privado.

Adriana Theilkuhl

Diseña sandalias, collares, pulseras, cinturones y servilleteros personalizados para su marca Adriana Rivera. También se dedica a crear decoraciones y manualidades. Nació en Bogotá, Colombia. “Mi papá era hotelero, así que viajamos por muchas partes del mundo a vivir”.

Momentos

Enzo Rivera Citarella y Adriana Theilkuhl se casaron el pasado 27 de mayo por cuarta vez en la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria, ubicada en Río de Janeiro.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO