EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/150664
Así Nos Conocimos 10 de Noviembre de 2018

Carlos y Debbie, unidos por un mismo proyecto de vida

El usuario es:

Foto: Orlando Amador.

La pareja posó junto a Francesca en la comodidad de su hogar en Barranquilla.

Daniela Murillo Pinilla @DanielaMurilloP

Esta pareja asegura que una de las claves de su relación es “disfrutar de los pequeños momentos de la vida”. En la actualidad, son padres de Francesca, de un año y 8 meses.

Aunque tienen personalidades distintas, el abogado Carlos Patin Cure y la ingeniera industrial Debbie Prieto Juliao aseguran que “les gustan las mismas actividades, piensan similar en muchos aspectos” y comparten “el mismo espíritu familiar”. 

Se conocieron hace diez años, cuando Debbie tenía 17 años y Carlos, 22. La fiesta de grado del colegio de ella se convirtió en “la excusa ideal” para poder encontrarse, bailar y comenzar una historia de amor, amistad y buenos recuerdos. 

“Me acuerdo que una amiga lo llevó a la fiesta de grado porque lo había conocido en otra celebración y a ella le gustaba cómo bailaba. Pero en el transcurso de la noche, resultó siendo mi parejo. Él me decía que era muy linda y me acuerdo que eso me intimidaba. Después, el siguió llamándome, yo le decía que él a mí no me gustaba, pero siempre le aceptaba las llamadas y las salidas. Él tiene un gran poder de convencimiento, nos empezamos a conocer y dos meses después nos ennoviamos”, contó Debbie. 

Uno de los proyectos personales de Carlos y Debbie es tener más hijos. 

Así mismo, Carlos afirma que, aunque ese fue el día oficial en el que se conocieron, él ya sabía quién era Debbie, pues el hermano mayor de ella se había graduado del colegio con unos primos suyos. Incluso, manifiesta que eran vecinos cuando vivían con sus papás, pero nunca habían hablado. 

“Yo recuerdo que una vez estaba viendo el video de mis 15 años. De repente veo que Carlos había sido el DJ de la fiesta. Fue una gran sorpresa. Luego supe que como él era amigo del dueño del sitio, lo estaba ayudando con el tema de la música. Me llamó mucho la atención porque en una de las escenas él sale atrás viéndome. Pero ese día ni siquiera nos presentaron”, explicó Debbie. 

Sin embargo, sus vidas se cruzaron dos años después y, desde ese entonces, no se han separado. Duraron ocho años como novios, tiempo en el cual pudieron “crecer juntos” y formarse como profesionales. Confiesan que siempre han disfrutado de la música y del baile, por lo que se consideran “callejeros y rumberos”. Desde que están juntos, lo suyo siempre ha sido “ser amigueros y sociales”. 

Cuando Debbie y Carlos cumplieron los 25 y 30 años, respectivamente, sintieron que había llegado el momento de irse a vivir juntos y “formar un hogar”. Se casaron el 30 de abril de 2016 en una ceremonia católica en la Iglesia de la Inmaculada Concepción y después ofrecieron una recepción en el Hotel Dann Carlton, al que asistieron sus familiares y amigos más cercanos.

Debbie y Carlos, luego de contraer nupcias en Barranquilla.

“Nosotros siempre pensamos en hacer de ese día una ocasión especial para nosotros y para los invitados. Nos llena mucho pensar que la gente la pasó muy bien en la iglesia y en la fiesta. Siempre me ha gustado ser detallista en los eventos e incluso me concentré en organizar varios aspectos de la  boda. Bailamos hasta las seis de la mañana”, estableció Carlos. 

Después, se fueron de luna de miel a Europa. Visitaron La República Checa, Austria, Hungría y Croacia. De esta experiencia recuerdan que andaban por las calles con un parlante, pues la música es un “elemento indispensable” en su hogar y en su relación como pareja. 

Al mes del matrimonio, Debbie quedó embarazada de Francesca. Frente a la llegada de su primogénita a su hogar, la pareja coincide que “llegó más a sumar que a cambiar”. 

“Ha sido una gran experiencia. Francesca ya tiene un año y ocho meses. Con su llegada cambiaron las prioridades, pues ahora pensamos dos veces antes de tomar una decisión. Pero en términos generales no hemos cambiado mucho nuestro estilo de vida. Desde pequeña la hemos llevado a casa de nuestros amigos y restaurantes, mientras ella duerme. No nos restringimos de tantas cosas porque pienso que a veces las personas caen en el error de exagerar en el cuidado de los niños en esta etapa, como si fueran de porcelana. No nos complicamos tanto”, puntualizó Carlos. 

Viajar es una de las actividades que más disfrutan hacer Carlos y Debbie en familia. 

En las dificultades o los momentos difíciles, Debbie y Carlos son el principal apoyo del otro. Afirman que procuran “disfrutar de los pequeños momentos de la vida” y no “darle relevancia o trascendencia a los problemas de la cotidianidad”. Son estas las claves que les han permitido ir construyendo juntos, desde cero, su propio proyecto de vida. 

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas