EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/11539
Ambientes 11 de Marzo de 2011

Un ‘Refugio’ a la orilla del mar

El usuario es:

Compartir:

La diseñadora barranquillera Amalín de Hazbún tiene varias facetas escondidas que quiso sacar a la luz a través de nuestras páginas de GENTE CARIBE.

Además de su ya bien corroborado talento y creatividad para la moda, la ‘Aguja de Oro de Colombia’ tiene instinto para el diseño de interiores, lo que se pudo comprobar en su casa de playa.

Cada uno de los detalles en la decoración de su ‘Refugio’ en Santa Marta fueron meticulosamente escogidos por ella misma, teniendo en cuenta que la mezcla de lo clásico con lo moderno es la clave a destacar dentro del estilo de Amalín en esta casa de playa.

Entra en juego en la decoración del ‘Refugio’, el hecho de que en la construcción de esta casa —hace 23 años por la arquitecta Alba Escaff, hermana de la diseñadora— es protagonista la madera.

Otro punto a resaltar dentro de la arquitectura es el área de la piscina, que incluye una barra-cocina, una tarima construida en madera y un jardín que se ha convertido en la herramienta de trabajo de uno de los oficios favoritos de Amalín en esta casa.

Amalín adora las plantas y debido a ello la casa ha sido llamada ‘Refugio’, porque es el lugar en donde ella se escapa por varias horas del bullicio y de la rutina de la ciudad; y el oficio de la jardinería es uno de sus preferidos para olvidarse de todo el trabajo que la absorbe. En sus jardines hay palmeras, corales, trinitarias,
Isabel Segunda y hasta orquídeas, que desafortunadamente no pudimos captar con las cámaras de Vivian Saad porque están sin florecer.

Para decorar la casa, la diseñadora barranquillera se inspiró en la tranquilidad del océano, la playa y el tranquilo estilo de vida que evoca la construcción.

Las fibras naturales y los colores vivos ayudan a armar el tema de la decoración, puesto que Amalín optó por rescatar sus muebles antiguos pintándolos de atractivos y vivos colores que evocan su alegría barranquillera.

El blanco es su inspiración. Mezcla desde el azul marino intenso hasta el celeste agua, pasa entre los amarillos y se ven el vibrante brillo de sol hasta el dorado, y toma también en cuenta los rojos en todos sus tonos para dar contraste.

Los colores del sol, el mar y la arena son una influencia natural que están presentes en cada rincón de la casa. El estilo es de baja intensidad, románticamente rústico, simple y funcional, como los pisos de tablones combinados con la madera. Los accesorios se consideran parte integral de los espacios.

Angélica Conrado Cúdriz
 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO