EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/18115


Ambientes
24 de Abril de 2011

La Capilla de Valencia de Jesús, una joya colonial salvada del saqueo

Hacia 1991 en la población de Valencia, los habitantes del pueblo se turnaban en grupos custodiando el bien más preciado de la población: su antigua capilla, que iba a ser restaurada.

Grupos de obreros guiados por el arquitecto Rafael Tono Lemaitre habían llegado a la población con el fin de recuperar sus cimientos y reconstruir el techo que amenazaba con colapsar por el deterioro.

Esta joya colonial perdida y redescubierta por el Ministerio de Obras Públicas fue declarada Monumento Nacional y se concedieron los recursos para dar marcha a los trabajos, sin embargo los vigilantes de la capilla siguieron sin descanso, atentos a todo lo que ocurría en su interior, algunos pensaron que durante las obras se hallaría un tesoro escondido y otros porque no querían que se repitiera el saqueo ocurrido en otras iglesias coloniales, como en la cercana población de Badillo y su famosa custodia.

La historia de la Capilla de Valencia de Jesús se remonta 300 años antes, según determinaciones de la Real Audiencia y del Virrey se establecieron algunas fundaciones en las proximidades de Valledupar y la Sierra de Santa Marta, para controlar a los indígenas de esa área y colonizar esa zona destinada a la producción agropecuaria. Hacía el año 1700 se construye la capilla por iniciativa del sacerdote y vicario español Don Domingo Antonio de Mier y Cortines, quien mantuvo este templo como centro administrativo de la región.

La capilla con el paso de los siglos recibió el cuidado de los habitantes de Valencia, quienes se esforzaron por mantener sus cuatro altares labrados en madera, dos confesionarios y un púlpito. La capilla también sobrevivió al saqueo de sus ornamentos por iniciativa de sus pobladores, quienes celosos de su templo procuraron revisar y vigilar sus preciosos retablos y artículos que sobrevivieron varios robos.

Las obras de restauración física de la capilla finalizaron en 1994 renovando la devoción espiritual de sus parroquianos que celebran con intensidad la Semana Mayor, inspirados bajo la hermandad de ‘El Nazareno’ cuya tradición de 300 años se conserva como una de las más antiguas del departamento y es reconocida por la fervorosa procesión de pasión y muerte de Jesús ‘El Nazareno’ hacia el monte del calvario. En esta época la capilla recibe numerosos visitantes atraídos por su belleza y tradición. GC

Estilo colonial

La capilla es una sencilla estructura clásica que cuenta con una nave central y tres altares menores. La sobriedad de su fachada es característica de este periodo y en estas regiones donde no explotó a gran escala el oro y la plata, es por ello que su arquitectura es sobria y no grandiosa como en el estilo Barroco.

Los detalles decorativos son reservados para el interior de los templos y sus altares labrados en madera y pintados a mano son obras sobresalientes de artistas que han quedado en el anonimato y que nos dejaron sin mayores pistas sobre la autoría de estos delicados trabajos.

TEXTO
Lina Robles Luján

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Anuncio