EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/156363
Ambientes 11 de Julio de 2020

Figuras geométricas, líneas y animales: el común denominador en la decoración étnica

El usuario es:
Foto: Cortesía Tugó

Esta tendencia es propicia para las almas aventureras, que encuentran fascinación en los viajes y en las diferentes culturas del mundo.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Darle un nuevo giro a la decoración del hogar se ha convertido en uno de los planes más usuales durante el confinamiento. Es así como se empieza a prestar atención a nuevas tendencias y, a su vez, a nuevos accesorios que complementen una buena ambientación dentro de la casa.

Durante esta época del año, una de las tendencias que ha tomado fuerza —y que le da protagonismo a los accesorios— es la del estilo étnico. La diseñadora de interiores de Tugó, Stephanie Peña, dice que este estilo engloba en sí mismo una variedad de sub estilos que reúnen concepto, estética y materiales representativos de diferentes culturas, con el fin de transportar a las personas a lugares exóticos.

“Los ambientes con este estilo se destacan por tener elementos decorativos en materiales naturales como madera con vetas a la vista, yute y algodón. También prevalecen aquellos que tienen patrones y texturas artesanales, efectos empolvados y desgastados”.

La diseñadora de interiores y arquitecta Carolina Cabrera asegura que esta tendencia es ideal para las almas aventureras, que encuentran fascinación en los viajes y en las diferentes culturas del mundo.

“Un espacio con decoración étnica se destaca principalmente por el uso y la mezcla de los objetos de diferentes culturas. Este tipo de ambiente luce muy colorido, con un toque de viveza y aventura, que en muchas ocasiones suele considerarse como exótico. En la decoración, los objetos étnicos lucen por sus formas sugerentes, sus colores, sus texturas, con una gran carga cultural”.

Peña resalta que las tonalidades que sobresalen en este estilo son los tonos terrosos y cálidos, con acentos en cobres y marrones, así como con contrastes azules y verdes que evoquen el contacto con lo natural. Respecto a las estampaciones que protagonizan esta tendencia manifiesta que sobresalen los patrones con muchas figuras, tales como los rombos y los zigzags. En cuanto a los accesorios decorativos, añade que se suelen emplear los flecos y las borlas en colores vibrantes.

Cabrera destaca la presencia de los estampados que representan a algunos animales, a las formas geométricas, a las rayas y a los patrones coloridos de diferentes culturas como viviendas africanas, árabes, indonesias, tailandés, marroquís y pueblos antiguos, así como las culturas latinoamericanas.

Peña especifica que los elementos que suelen emplearse son los tapetes, los cojines decorativos para los sofás, las figuras que se han adquirido en algún viaje y que cumplen con la característica de “étnico y exótico”, las sillas o las poltronas con tejidos en fibras naturales, los espejos y las plantas naturales de diferentes tamaños.

Por su parte, Cabrera da a conocer que los estampados en este estilo cuentan con un significado simbólico, que se ven reflejados principalmente en las alfombras, en las telas para decorar la pared y en los cojines. Adicionalmente especifica que los objetos más comunes para decorar son: un tótem, las caras africanas de barro, las vasijas de cerámica, las formas de animales, las velas, los instrumentos musicales, los tejidos artesanales, los baúles y los sahumerios.

Advierte que generalmente la madera tallada es un elemento que interviene, que le da a la decoración un toque rústico y que combina a la perfección con muebles antiguos.

Para aplicar la tendencia en casa, peña recomienda contar con paredes pintadas de un color neutro como el blanco o el gris claro, al igual que los muebles principales, esto con la finalidad de lograr contrastes de colores, a través de las piezas decorativas. Advierte que puede emplearse en cualquier lugar del hogar: desde la sala hasta las habitaciones o el estudio.

“Lo ideal es no saturar los ambientes con pequeños elementos. Si bien es una tendencia que permite jugar con la cantidad y los colores, tanto en accesorios como en muebles, debemos mantener el equilibrio y la armonía a través de la paleta de color, el juego con las proporciones y las escalas, y las texturas”.

Para lograr un balance en este tipo de espacios Cabrera recomienda que las personas se centren en tres colores como máximo. Por ejemplo “si se elige el ocre, el negro y el beige, de esos tonos se pueden manejar diferentes tonalidades y hacer contrastes”.

Sintetiza que la clave del éxito es no recargar los espacios porque cada elemento cuenta una historia y aporta por sí mismo variedad; “la idea es emplear pocos objetos, pero imponentes”. Indica que si hay cierta inclinación por una cultura, lo aconsejable es seguir su misma línea; optar por tres colores para un solo espacio y hacer uso de una iluminación suave y difusa, que destaque algún elemento decorativo.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA