EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/156216
Ambientes 27 de Junio de 2020

Decoración Zen para llevar tranquilidad y armonía a los espacios

El usuario es:
Foto: Cortesía BoConcept

Las tonalidades claras y aquellos que evocan la naturaleza son características de esta tendencia de decoración atemporal.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Saber cómo redecorar el interior de una casa o un apartamento a veces es una tarea difícil de realizar, sobre todo si se tiene como propósito lograr espacios que inviten a la relajación, donde se ‘respire’ tranquilidad y armonía.

Por fortuna en el ámbito del interiorismo existe una tendencia que recibe el nombre de decoración Zen, cuyas bases están ligadas al budismo de la cultura japonesa.

María Carolina Velasco, líder de marca de BoConcept manifiesta que esta tendencia se caracteriza por el minimalismo, la simpleza y la pureza de las formas, las cuales permiten —a través de sus significados— una mayor conexión con los ambientes.

“En los últimos años, la decoración Zen o japonesa ha evolucionado y se ha fusionado con el estilo escandinavo, como una nueva tendencia de interiorismo, llamada Japandi. La paz y la armonía de la decoración Zen se mezclan con el minimalismo y la calidez de la nórdica. Esta combinación consiste en dar mayor protagonismo a la decoración y utilizarla como un medio para conectarse en sí mismo con la naturaleza y las personas en un espacio. En ella prevalecen los colores neutros, los materiales puros y, en cuanto a lo estético, las líneas simples”. 

La diseñadora de interiores y arquitecta Carolina Cabrera resalta que en este tipo de decoración  los colores juegan un papel muy importante, ya que influyen en nuestro estado de ánimo. Agrega que el tono que reina es el blanco, que representa claridad, pureza, paz y simplicidad. Junto a este intervienen las tonalidades complementarias o de contraste como: el gris, que transmite solidez y neutralidad; el beige o el marfil, que dan un toque de elegancia y luz; el marrón y el caqui, que simbolizan la naturaleza, la tierra y la calidez.

“Lo Zen siempre busca la reconexión del espíritu con la naturaleza, así que todos aquellos elementos que te lleven a ello, serán bienvenidos, como es el caso de las plantas, las texturas orgánicas como el algodón, el yute, las vasijas de barro, los elementos de piedra y la madera (ya sea en muebles o pisos, de preferencia en tono natural, ya que le da al ambiente un toque de calidez y de confort)”.

Velasco resalta que también se suelen emplear colores claros con algunos acentos de tonos profundos, generando una sensación de tranquilidad, calma y armonía. Advierte que es importante que estos se mezclen con materiales en su estado puro, como el roble claro, las cerámicas artesanales y los textiles de algodón. En cuanto a los muebles asegura que tienden a ser bajos y pegados al piso pues, según la tradición japonesa, esto intensifica y provoca una mayor conexión de las personas con la tierra, de ahí que en su cultura suelan sentarse y comer en el piso.

“De igual manera, los muebles suelen tener las patas muy delgadas, lo que da la sensación de que están flotando y, a su vez, brinda ligereza al espacio. Este tipo de conceptos y significados en el diseño Zen son los que promueven una mayor conexión con las diferentes áreas de un lugar”.

Otro elemento Zen —según Cabrera— es el bambú. “En la cultura japonesa se dice que los seres humanos deberíamos ser como el bambú, por todo su sistema de enraizado que lo conecta a la tierra; y una vez que tiene raíces fuertes, después de siete años, crece muy rápido”.

Respecto al tipo de iluminación empleada para ambientar los espacios, asegura que la ideal es la que ofrece la naturaleza. Ahora, en caso de que por la orientación de la casa o el apartamento no reciban los rayos solares, aconseja elegir lámparas de luz indirecta. Velasco, por su parte, dice que se pueden emplear grandes faroles que toman un papel protagónico en este tipo de decoración.

“Este estilo en el hogar toma la iluminación como un elemento primordial. No solo genera calidez en un espacio, sino que brinda una sensación de ligereza de estas piezas casi flotando en los espacios, complementando muy bien con los muebles”.

Recomendaciones. Velasco explica que en esta tendencia menos es más y que la calidad prima sobre la cantidad. La funcionalidad y el trasfondo de un mueble, de una pieza decorativa o de un accesorio son aún más importantes en este estilo, por lo que cada cosa que se elija debe tener un sentido. Ahora, rescata que la idea es lograr espacios que brinden tranquilidad y armonía, así que todo lo que se vaya a emplear se debe pensar desde la sensación que generará en las personas. 

Antes de transformar cada rincón de la casa y otorgarle una decoración Zen, Cabrera aconseja que en primera instancia se limpie y se ordene para tener claridad y serenidad. Luego se debe ir realizando cambios graduales, eligiendo un espacio de la casa para adecuarlo con plantas y elementos que conecten con la naturaleza. Tercero, dice que se debe procurar que el espacio tenga de dos a tres colores, tanto en paredes, pisos, muebles como en techos.

“No se debe saturar con distintos colores, texturas y mucho menos con objetos. Por ejemplo, puedes tener paredes blancas, muebles caqui y un tapete marrón, así que los objetos como los cuadros, las macetas y los portarretratos tendrán que ser de alguno de estos tres colores utilizados”.

 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA