EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/141244
Paseo 03 de Febrero de 2017

Barranquilla y sus fachadas de Carnaval

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales

Con este mapa de la ciudad le será más fácil llegar a cada punto.

Daniela Fernández Comas @danielaferco

Creatividad, imaginación, reciclaje y amor por el Carnaval son las características que se reflejan en fachadas de algunas casas de la ciudad. Hoy le mostramos cinco sitios puntuales que puede visitar en Barranquilla, y deslumbrarse con sus decoraciones.

David Imitola de la Hoz espera con ansias a que la época navideña termine. No porque no le guste, sino porque le gusta más el Carnaval. “Tengo alrededor de 30 años de estar decorando la casa de carnaval y aspiro que sean 30 años más”, dice Imitola entre risas
 
Su casa, en el barrio Los Andes, la empieza a decorar desde el 6 de enero, día en que desarma su Navidad. Y aunque “a veces no hay dinero para comprar cosas” él no se vara, su amor por las fiestas lo impulsa a crear lo que se le venga a la mente, como en 2017. “Todos los años tengo un tema. El de este es que ‘La paz es entre hermanos’, e hice a Santos y a Uribe con Maduro”, explica el profesor ya retirado.
 
Fachada de David Imitola, en el barrio Los Andes.
 
Mauricio Santana, de 14 años, también recicla. Él solo recrea “lo que la gente hace en carnaval” y es así como decora su hogar, en el barrio Montes.
“Yo uso, por ejemplo, las latas de cerveza que me encuentro y que la gente deja en la calle. Reciclo lo que más pueda”, afirma el joven carnavalero.
 
Fachada de Mauricio Santana, en el barrio Montes.
 
Por su parte, hay quienes le invierten al tema y año tras año no solo desempolvan lo que usan el año anterior, también compran nuevos elementos.
Es el caso de Patricia Lobelo y Ruth Pahuana. Estas barranquilleras tienen desde muñecos en icopor hasta figuras en tela. La primera vive en el barrio Boston y disfrazó hasta los árboles que dan la bienvenida a quien la visita. 
 
Fachada de Patricia Lébolo, en el barrio Boston.
 
Pahuana, sin embargo, dice que vivir en Barrio Abajo, y a la vuelta de la Casa del Carnaval, sin decorar su casa no es tarea fácil, pero ella y toda su familia se “mete en el cuento. “Poco a poco hemos ido adquiriendo más elementos y más vestuarios, pero es una tradición familiar, e incluso a todo el que pasa lo ponemos a colaborar, todo por amor al folclor”, asegura.
 
Fachada de Ruth Pahuana, en Barrio Abajo.
 
Juan Ruiz, del barrio San Felipe, no vive en el país, pero regresa a su ciudad natal con tiempo suficiente para decorar su casa, no solo por fuera, también por dentro. “Llenamos la entrada de marimondas”, cuenta el hombre, que también colgó un par de estas en el cableado de la luz. 
 
Fachada de Juan Ruíz, en el barrio San Felipe.
 
Por eso lo invitamos a que apunte las direcciones y las vaya a ver con sus propios ojos. ¡Le encantarán! 

Etiquetas

Más de revistas