EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/143859
Música 07 de Julio de 2017

Metal en Barranquilla: donde los extremos sonoros coexisten

El usuario es:

Foto: Óscar López Lobo

Óscar López Lobo

Los metaleros en Barranquilla disfrutaron de la presentación de la banda de medellín, Witchtrap, dos más locales y una de Venezuela. Uno de los cantantes, Juan Carlos Celedón, del grupo Tachuela, surgió de las entrañas de la música vallenata.

El pasado primero de julio los metaleros de Barranquilla y su área metropolitana tuvieron otra razón más para reunirse y disfrutar de lo más extremo de la música. El colectivo Metal del Sur, dirigido por Hollman Mendoza, y su grupo de colaboradores presentaron a la mítica banda de trash metal de Medellín, Witchtrap, acompañada por las bandas locales Tachuela, Opositor y la venezolana Theorgia. 
 
Metal del Sur, productora de conciertos de metal en la ciudad organizados como colectivo de melómanos y amigos aficionados a partir del año 2000, lideran desde el 2007 la bandera de ‘toques’ con importantes agrupaciones colombianas, estadounidenses, peruanas, brasileras y alemanas de la escena denominada undergrund (bajo tierra) del metal. Una de las sorpresas de la noche fue el vocalista de la clásica banda de hard rock barranquillera Tachuela, Juan Carlos Celedón Medina.
 
Surgido de las entrañas vallenatas, denominado patrimonio cultural e inmaterial de la humanidad por la Unesco desde el 2015, el versátil cantante ha crecido en medio de acordeones, guacharacas y cajas. Hijo del compositor y cantante vallenato de Villanueva, Guajira, Daniel Celedón Orsini y primo hermano de uno de los pilares de la nueva ola vallenata Jorge Celedón, Juan Carlos, que ha compartido tarima con su primo cuando residía en España mientras el ex cantante del Binomio de Oro realizaba una gira, así como colaboraciones en coros, no duda en expresar su amor y respeto por ambos géneros musicales.
 
“Siempre se sorprenden, que uno cómo puede, pero en la música se puede hacer lo que uno quiera mientras se haga bien, y porque estoy loco, esto no deja dinero, es una pasión que uno siente y se ve retribuido por ejemplo; cuando envía trabajos de bandas colombianas al Japón, Brasil o Alemania y me dicen que en Colombia hay excelentes músicos, grandes sonoridades y eso no tiene precio”, cuenta Celedón que es uno de los coleccionistas de metal más importantes de la región, así como distribuidor y productor de bandas metaleras nacionales. 
 
Y el ‘toque’ sigue. La noche estaba húmeda, con ráfagas cortas y continuas de brisas que mermaban el calor. el Club de Leones empezaba a convertirse en el punto de encuentro de metaleros. 
 
Eran las 10 de la noche y el estruendo de la voz gutural del vocalista de Opositor daba inicio al evento que reunió a unas 400 personas. Jóvenes y adultos empezaban a mover sus cabezas al ritmo de la batería, entre flashes, crecía la temperatura y la sed de un público fiel que reconoce la gestión de Metal del Sur por mantener y potenciar la escena del metal costeño. 
 
Luego vendría Tachuela, clásica banda que deambula con maestranza entre el hard rock y el heavy metal, conformada por Rafael Sierra, Sergio Iglesias Conte y Camilo Cortes Forero. Nacida en 1988, están ad portas de su primer álbum de estudio : “Es mi séptima presentación con la banda desde que me uní hace un año, pero es nuestro debut con una banda de reconocimiento internacional como Witchtrap. Estamos en un proceso muy exigente, perfeccionista, para sacar un trabajo de nivel internacional”, explica Celedón. 
 
Con el sello Veterans Records, creado por su padre Daniel para independizarse de las disqueras, Juan Carlos producirá el onceavo trabajo discográfico del sello con Tachuela. Además del tercero de su padre con Veterans, con la asesoría desde Miami, Estados Unidos, del ingeniero de sonido, el barranquillero Farid Harb.
 
 
Metal venezolano. Otra de las gratas sorpresas fue la banda venezolana, nacida en Maracaibo, Zulia, de black metal melódico Theorgia, quienes con sus letras nihilistas impresionaron al público con su evidente técnica y virtuosismo instrumental.
“Junto con el vocalista y guitarrista ‘Daemonae’ formamos la banda hace siete años como Deamonhorn, pero luego cambiamos a Theorgia. Hace un año me vine para Barranquilla, mi segundo hogar, con el sueño de conocer otras latitudes, luego vino mi compañero. Junto con dos músicos de la ciudad rearmamos la banda”, dice Jonathan Pinero Duarte, conocido como ‘Hellbeats’.
 
El cierre no pudo ser mejor con Witchtrap, quienes preparan una gira de un mes por Estados Unidos. La clásica banda de trash metal de los hermanos Mario y Hugo Uribe y el bajista Edison Gil, respondieron a la aceptación e idolatría de sus seguidores locales con una presentación magistral. 
 
“No recuerdo cuántas veces hemos venido a Barranquilla, hasta hemos tocado en eventos gratuitos en los que se recolectaban ayudas como alimentos. Nos encanta tocar acá y estamos agradecidos con los organizadores y nuestros seguidores”, expresa Mario Uribe, guitarrista y cantante.
 
La madrugada del domingo dos de julio se imponía mientras las guitarras se apagaban y los metaleros partían hacia sus destinos en una Barranquilla cada vez más plural, donde el universo musical puede expandirse surgiendo desde raíces únicas como disímiles, pero tan diáfanas como su esencia. Como la esencia de un músico surgido entre los relatos provincianos del legado de ‘Francisco el hombre’, de su estirpe Celedón, pero evocando el arte místico surgido del rock proyectado desde la fuerza del metal. 
 

Etiquetas

Más de revistas