EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/140362
Hobbie 02 de Diciembre de 2016

Pole Dance, una práctica ‘sexy’ y ‘fit’

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales.

La instructora venezolana Lisbeth Juliao, dedicada a esta práctica desde hace siete años, nos enseña la figura ‘mariposa’.

INGUEL DE LA ROSA VENCE

Revista sí tuvo la oportunidad de participar en una clase de ‘pole dance’, en barranquilla, para descubrir por sí mismos las exigencias de esta práctica y los beneficios que otorga al cuerpo cuando es realizada con regularidad.

“El pole dance es muy amplio, puede ser tan sexy o tan fitness como tú lo quieras”. Estas son las primeras palabras de la instructora venezolana Lisbeth Juliao Jaramillo, justo cuando da inicio a los 25 minutos de calentamiento que son necesarios “para preparar muy bien los músculos” y sentirse aptos para practicar con el tubo de metal.
 
Una vez acaba esta fase inicial de estiramientos, el cuerpo entra en calor y el tubo deja de sentirse tan frío al tacto como podía estar al principio. “Desde ahora y hasta el final de la clase, siempre vamos a estar en puntas”, le escucho decir a la instructora Juliao, antes de empezar en firme la clase de pole dance para principiantes a la que he sido invitada. 
 
Después de unos minutos empinada empiezo a sospechar que hasta la sensualidad aquí puede agotar. No acostumbro hacer ejercicios, pero, por fortuna, me doy cuenta que esto no es una limitante para iniciar con algo de caminatas (sencillas y dobles), vueltas al tubo y un par de figuras, incluyendo el giro básico del bombero, con el que nos deslizamos alrededor del tubo hasta llegar al suelo. En este punto, insisto, cuesta un poco mantenerse empinada todo el tiempo.
 
Esta primera clase también incluye adornos como ‘australiano’ (de arriba hacia abajo con piernas abiertas y cabeza hacia atrás), la ‘A’ (dibujando un círculo en el aire con el pecho) y ‘mariposa’ (abriendo y cerrando piernas, agachada). Todos, movimientos de espaldas al tubo y, obvio, ¡empinada!
 
Diagonal a mí está Juliana Angarita. Desde hace tres meses esta comunicadora social de 27 años se sumó a las clases de PoleLife Fitness, en Barranquilla, y –como yo– llegó siendo “cero atlética, cero flexible y con cero fuerza”. 
 
“Lo que me gustó fue que, después que se me pasaron todos los dolores del cuerpo, vi los avances. A las dos semanas ya uno puede sorprenderse haciendo su propia figura. Yo decía: hace un par de semanas me la pasaba acostada y ahora estoy haciendo esto, me encanta la evolución de mi cuerpo”, cuenta Angarita, satisfecha por haber adquirido “más fuerza en brazos y abdomen” e ir teniendo cada vez “más definición en las piernas”. 
 
Juliana practica una hora, dos veces a la semana, tiempo prudente según la instructora Juliao. “La primera semana te van a doler los músculos, te vas a maltratar la piel, eso es normal. Así que lo mejor es que le des uno o dos días de descanso al cuerpo. Cuando ya tienes entre seis y ocho meses practicando, sí puedes aumentar la intensidad y venir dos o cuatro veces a la semana”, indica. 
 
A mi lado también está María Eugenia Escalante, una instructora de pilates de 29 años, que desde hace tres practica pole dance. “Yo venía de hacer ejercicios, pero me costó la sensualidad”, reconoce hoy, pero con la satisfacción de lograr “una tonificación más bonita del cuerpo en comparación a la que se adquiere en el gimnasio”.
 
En definitiva esta es mi actividad recomendada si se quiere tener fuerza, flexibilidad y, sobre todo, confianza en sí misma. “Tienes que darle a tu cuerpo la oportunidad de que te sorprenda”, como dice la experta.
 
 
  • Seguridad:
Más allá de los beneficios físicos que ha obtenido con el ‘pole dance’, Juliana Angarita, de 27 años, resalta el cambio mental que le ha dejado. “Siento una seguridad enorme, siento que puedo conquistar el mundo, porque hago algo que pocos hacen”, dice.
 
Esta es la figura del poste, también llamada ‘flatline scorpio’ en el ‘pole dance’.
 
 
  • Clase de principiantes

Movimientos básicos: durante la primera clase es posible hacer caminatas sencillas y dobles, vueltas al tubo y adornos como ‘australiano’, la ‘A’ y ‘mariposa’.

 

  • Ejercicios de calentamiento

Para empezar: es necesario hacer calentamiento durante unos 25 minutos. La instructora Juliao recurre a ejercicios funcionales, pesas y hasta algo de yoga dinámico para preparar bien los músculos antes de la actividad y evitar lesiones.

Etiquetas

Más de revistas

LO ÚLTIMO DE REVISTAS