EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/147324
Hobbie 19 de Enero de 2018

‘Latin soukous’: África y Barranquilla en una explosión sonora

El usuario es:

Foto: César Bolívar

Andrés Islas, Rémy Sahlomon y ‘Salpi’ Guerrero posaron con Afromar DJ, otra de las artistas que estarán presentes mañana en el evento Sound de Negros.

Daniela Murillo Pinilla- @DanielaMurilloP

De la mano del artista congoleño Rémy Sahlomon, un grupo de músicos del Caribe se reúne todas las semanas para aprender de la música africana.

“Uno de mis grandes sueños siempre fue tocar música de África. Pero siempre he sabido que aprender de estos ritmos no es una tarea fácil, pues estas melodías no se comunican mediante los papeles, ni partituras. La música africana se practica, se vive y se siente. Ese es el trabajo que hace el maestro Rémy Sahlomon y a quien le debo el haber cumplido este sueño”, explicó el músico Jorge ‘Salpi’ Guerrero, quien además se desempeña como el guitarrista de la agrupación Bozá Nueva Gaita. 
 
Al igual que ‘Salpi’, un grupo de músicos de la Costa Caribe ha tenido la oportunidad, desde noviembre del año pasado, de vivir una experiencia con “mucho sabor africano”. Diariamente aprenden del maestro Rémy Sahlomon, uno de los artistas más representativos de la música popular africana y considerado como el mejor bajista de la República del Congo, el valor de la cultura africana a través de la música. 
 
Hoy, estos conocimientos aprendidos son la base de su grupo musical Flama Barranquilla. De acuerdo con Andrés Islas, guitarrista de la agrupación, como artistas disfrutan practicar las fusiones musicales del continente africano y, en especial, le apuestan a promover el latin soukous en la ciudad. 
 
“Se trata de una propuesta que se sale de lo tradicional y que se caracteriza por tener el toque de ciudad. Es una mezcla de la cultura de África y Latinoamérica y en la cual también hay espacio para el folclor del Caribe y la música góspel”, explicó Islas. 
 
En la actualidad, Rémy Sahlomon vive “encantando” con la magia de la capital atlanticense, a la que también considera como “la capital mundial de la música africana”. Aunque hace tres meses se encuentra radicado en Barranquilla, confesó que ya había visitado hace tres años al país, en una gira con el músico Diblo Dibala en San Basilio de Palenque. 
 
Los tres músicos ensayan en la entrada de una casa del barrio Los Nogales. 
 
“Cuando me fui de Colombia llegué a París y estando allí siempre estuvo en mi mente la motivación de volver al país. Empecé a recibir invitaciones para volver y cuando llegué a Barranquilla supe que debía empezar un proceso de formación con músicos que estuvieran interesados en conocer la cultura de África”, contó Sahlomon en su español ‘elocuente’, pues por estos días se encuentra en proceso de perfeccionar el idioma.  
 
A su llegada, empezó con dos músicos. Ahora el grupo cuenta con siete integrantes: Tomás Teherán, Irma Pabón, Zhambyck Teherán, Jairo y Jafet Siris, ‘Salpi’ Guerrero y Andrés Islas.
 
“Somos una familia. Tenemos una unidad enérgica única y estamos guiados por una vocación espiritual”, manifestó Rémy. 
 
Para Islas, la música que trajo este maestro africano a la ciudad “habla del amor, de la paz, de Dios, de la familia y de la sangre de cada quien”. Además, recalca Islas, tiene como propósito el invitar a la población “a la reflexión, la fraternidad, el amor, el respeto y la libertad”. 
 
Del mismo modo, Islas confiesa que, aunque no tienen horarios establecidos para los ensayos, estos dependen principalmente “de la disposición y voluntad de cada quién”. Así también, agrega que han tenido prácticas de hasta 12 horas seguidas.
 
“Hemos tenido semanas intensas, pero siempre tratamos de dar lo mejor de nosotros. Nuestra misión es que las personas, sin importar que sean músicos, se sientan cada vez más interesados por los ritmos africanos”, estableció Islas. 
 

Etiquetas

Más de revistas