EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/141826
Hobbie 10 de Marzo de 2017

La jardinería, una experiencia directa con la naturaleza

El usuario es:

Foto: Orlando Amador.

Martha Yepes dedica gran parte de su tiempo al cuidado de su jardín, el cual creó hace 17 años en la parte trasera de su casa.

Loraine Obregón Donado - @lore013

Abonar la tierra, podar las plantas y regarlas, son las funciones principales en esta actividad. Para incursionar bastará con sentir pasión y amor por el medioambiente.

“La jardinería es la mayor expresión que puede existir. Esta actividad es sinónimo de relajación, porque permite desconectarnos del mundo exterior”. Esto lo afirma Martha Yepes, ex presidenta del club de Jardinería en Barranquilla, quien además da a conocer qué se debe tener en cuenta si se quiere incursionar en esta actividad. Según ella, lo primero en lo que hay que enfocarse es en la preparación de la tierra, para así lograr un buen desarrollo de las plantas. Estima que este proceso inicial se consigue haciendo uso de los abonos orgánicos que pueden realizarse en casa a base de hojas podridas y estiércol de vaca o caballo. 
 
Para preparar el de hojas es necesario  una caneca de basura y hojas de distintas plantas. Al tenerlas hay que picarlas y depositarlas en capas dentro de la caneca y, por último, taparlas hasta que se descompongan. 
“El periodo de descomposición será entre una semana a una semana y media. En invierno es la época  idónea para prepararlo por la humedad que emana de la lluvia”.
 
Añade que al obtener este tipo de abono, es necesario mezclarlo con tierra negra. Respecto al estiércol, el procedimiento consta en ponerlo a secar, luego se combina con tierra negra y se agrega a las matas. “No es recomendable regarlo en el césped, ya que  podría generar maleza”.
 
Por otro lado, ella establece que el abono no solo es empleado al momento de preparar el suelo, pues hay que usarlo cuando la planta ha crecido para ‘alimentarla’. En época de sequía aconseja utilizar fertilizantes como la urea y triple 15, productos que fortalecen y estimulan el crecimiento en la grama o el jardín. Advierte que la aplicación de estos debe hacerse con moderación.
 
En el caso de las plantas con flores, dice que es de vital importancia abonarla cada ocho días, empleando un producto llamado florescencia. A nivel general, Yepes indica que las plantas necesitan ser abonadas mensualmente y en el caso del jardín, bastará con que se practique cada 15 días. 
 
Plantas como los helechos, arecas, bromelias y palmeras abundan en el jardín de Martha Yepes.
 
Para tener en cuenta. Yepes puntualiza en que si se busca sembrar una planta en macetera o canasta, el tamaño del recipiente debe ser proporcional al crecimiento de la mata, con la finalidad de que sus raíces se desarrollen libremente. “En el caso de crear un jardín, hay que elegir plantas que sean de clima tropical y dejar a un lado las que no, pues esto incide en el crecimiento de un buen jardín”, expresa Yepes.
 
Las plantas más comunes de clima tropical—según ella—, son las trinitarias, las ixoras, los corales, los helechos, las arecas, las palmeras, los crotos, las tú y yo, las bromelias para el interior (plantas ornamentales) y las de exterior, etc.
 
Apunta que quien desee hacer su propio jardín en casa, previamente debe realizar un diseño y no obviar que las plantas altas deben ser ubicadas en la parte de atrás y las que poco crezcan adelante, con el fin de conseguir armonía y, a su vez, todas luzcan. 
 
“Si se busca construir rápidamente el jardín, lo mejor será comprar las matas medianas en un vivero, porque resulta más práctico que un semillero”, asegura Yepes,  quien cuida al lado de su esposo Gerardo Certain, su jardín hace 17 años.
 
En el caso de empezar sembrando semilla por semilla, Yepes enfatiza en que el proceso tomará más tiempo. 
 
Respecto a este caso, da a conocer que en los viveros venden cubículos especiales en los que se introduce las semillas y el proceso se va dando paso a paso. 
 
“Si se opta por esto, hay que poner la semilla con tierra abonada, esperar que germine y brote para ser trasplantada a una bolsa más grande. Finalmente cuando crezca un poco, se traslada a una potera o a la tierra”, aclara. 
 
Para estimular el crecimiento rápido de las raíces, aconseja agregar la hormona de enraizamiento que es la encargada de acelerar este proceso.
 
La experta en jardinería estima que es fundamental realizarle, una vez al mes, podas a las plantas. Aunque diariamente es válido que se examinen para retirar las hojas secas.
 
El riego es otro proceso que incide en el crecimiento de un jardín, por lo que debe realizarse dos veces al día en época de sequía y en invierno, una vez al día. Por último,  enfatiza en que la mejor época para sembrar es en víspera de invierno.
 
Las herramientas.
 
 
En la práctica de esta actividad, hay herramientas que facilitan el trabajo con las plantas, como son: la palita, el rastrillo y la tijera de jardinería. Yepes dice que para echar el abono en la tierra se necesita de la palita. El rastrillo ayuda a oxigenar la tierra, permitiendo que el abono se esparza y la tijera especial para jardinería facilita el corte de las hojas secas o quemadas. Los guantes y el delantal nunca estarán de más, pues hay que recordar que habrá contacto directo con la tierra.
 
Prevenga las plagas.
Con el propósito de contrarrestar las plagas y, sobre todo, las hormigas arrieras, Martha recomienda usar de forma moderada insecticidas naturales y fungicidas ecológicos e industriales. “Primero se fumiga y luego se abona. Esto debe realizarse cada mes”.

 

Etiquetas

Más de revistas