EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/132836
Hobbie 19 de Diciembre de 2014

Flexibilidad y resistencia en tela acrobática

El usuario es:

Foto: Orlando Amador

Por seguridad, practique con un experto, no olvide sujetar las telas en una estructura resistente y ponga una colchoneta en el piso.

Inguel De La Rosa Vence / @ingueljulieth

una modalidad circense que permite coreografías, figuras, piruetas y equilibrio con un elemento aéreo. una actividad para Fortalecer el cuerpo y aprender a tener confianza en sí mismo.

La acrobacia en telas es una modalidad circense que hace parte de las disciplinas aéreas, entre las que también se destacan el trapecio y los anillos.

La esencia de este acto popular es el dominio del cuerpo con la tela suspendida en el aire. Lograr, en diferentes niveles de altura, la ejecución de coreografías, figuras, piruetas y equilibrios.

El maestro en arte dramático, Juan Carlos Gutiérrez, cuenta que en sus inicios esta práctica era utilizada en sesiones de yoga. Las cuerdas eran el elemento aéreo empleado hasta descubrir la elasticidad de las telas.

Cada entrenador bautiza las figuras que enseña y practica con los nombres que desee, generalmente recurren a nombres de animales y a la mímesis vista en el ballet.

La clave para aprender estas acrobacias es la concentración y la disciplina. El resultado, desarrollo de la motricidad y, lo mejor, confianza en sí mismo.

“Como entrenador inspiro confianza al alumno, mantengo una relación cercana con él. Siempre estoy al pie cuando le enseño la rutina, porque es importante el acompañamiento”, dice Gutiérrez, egresado de la Facultad de Bellas Artes, de la Universidad del Atlántico.

“Primero enseño la manera más difícil hacer la figura, si en realidad veo que la persona no puede hacerla, entonces le muestro la forma más fácil”, agrega.

Recomienda la tela kiana y afirma que el largo debe ser el doble de la altura que se va a manejar. Para figuras individuales, la tela debe colgarse, mínimo, a seis metros de alto; cuando es en pareja, mínimo, a ocho metros del piso.

“A mayor altura, más adrenalina y más suspenso tanto para el público como para el acróbata.

“Al principio siento nervios, miedo a que salga mal la figura, pero después me tranquilizo y me siento libre”, expresa Jennifer Pedroza, una joven de 15 años que, atraída por los shows de tela,  en dos meses y medio aprendió a dominar su cuerpo en el aire.

El maestro Gutiérrez afirma que es posible aprender desde los seis años, solo es tener concentración y desarrollar agilidad para reaccionar.

Preparación física


Antes de empezar y al terminar las acrobacias es importante hacer estiramientos para evitar complicaciones musculares. A los bailarines les resulta más fácil esta práctica porque han desarrollado flexibilidad.

La práctica

Otras figuras y comodidad


El escarabajo o estrella de mar
Llamada así por su postura invertida. Para hacerla puede usar dos telas, como la primera imagen de arriba.

En pareja


En la segunda foto de arriba se observa la pose del ‘escarabajo’, combinada con un arco invertido.

La indumentaria
Use ropa de entrenamiento ajustada al cuerpo, que cubra axilas, codos, rodillas y caderas. Siempre descalzo.

«A mayor altura, más adrenalina. Sin embargo, lo importante no es llegar arriba, es mantenerse»
Juan Carlos Gutiérrez
Maestro de arte dramático

Etiquetas

Más de revistas