EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/140092
Hobbie 18 de Noviembre de 2016

El universo que envuelve a los aficionados a la astronomía

El usuario es:

Foto: Nathi Franke y Shutterstock

INGUEL DE LA ROSA VENCE

apolinautas es un grupo de costeños apasionados por el espacio que aprovecha cada fenómeno astronómico, para conocer qué hay más allá de la tierra.

Observar a Júpiter desde las playas de Caño Dulce (Atlántico), ver constelaciones o lluvias de estrellas desde el Malecón de Puerto Colombia y hasta tomar fotos con una supercámara de la Estación Espacial Internacional son algunos de los planes que disfrutan hacer los apolinautas, un grupo diverso de aficionados a la astronomía que se reúnen en Barranquilla y el Caribe para descubrir qué hay más allá de esta Tierra.
 
Ricardo Jiménez tiene 23 años y Jesús Calderón, 24. Ambos jóvenes, cuando niños, soñaban con ser astronautas. Ahora, aunque el primero estudia Contaduría y el segundo es graduado en Ingeniería de Sistemas, dedican su tiempo libre a explorar el espacio a través de las herramientas tecnológicas que tienen a la mano y recibiendo el conocimiento que de forma autodidacta han aprendido otros apolinautas.
 
“En julio nos pasamos una noche entera viendo la llegada de la sonda Juno a la órbita de Júpiter. Usamos telescopios, binoculares y aplicaciones móviles para rastrear la trayectoria de la sonda. Esa noche conocimos la atmósfera de Júpiter y todas las maniobras peligrosas que tuvo que hacer Juno para llegar hasta allá. Estábamos a la expectativa, porque creíamos que la sonda iba a ser absorbida por el planeta”, cuenta Ricardo una de sus experiencias como apolinauta.
 
Jesús tampoco olvida uno de los mejores recuerdos que tiene como apolinauta: “Hace unos meses nos reunimos en Combarranquilla para tomar fotos con una cámara que está en el espacio. Abrimos la aplicación de EarthKam y seleccionamos los lugares del mundo que queríamos fotografiar, con coordenadas y todo, y cuando la estación espacial pasaba por ahí captaba las imágenes. A los tres días me llegó la foto del arrecife de coral de Australia que tomé, fue genial”.
 
En Facebook, el grupo Apolinautas tiene 32 miembros y en WhatsApp existe otro grupo con más de 100 integrantes, que también sirve para convocar actividades en las que, además de observar fenómenos astronómicos, como la reciente superluna, se realizan charlas y hasta se comparte alrededor de una fogata de vez en cuando.
 
En un encuentro con los apolinautas podemos aprender, por ejemplo, que la superluna es más frecuente de lo que los medios dicen y muchas personas creen. Es un fenómeno que ocurre cuando la Luna en sus fases llena o nueva pasa por perigeo, su punto más cercano a la Tierra. “Hay que tener en cuenta que el ojo humano no es capaz de determinar cuánto más grande se puede ver la Luna llena en perigeo, porque solo se ve más cerca en un 8%”, aclara Alfonso Hiram, docente de Astronomía y Ciencias Espaciales.
 
Mientras conversamos y registramos algunas fotos para este artículo, el profe Alf también nos muestra el Sol por reflejo, con un telescopio newtoniano. Es una técnica de observación segura, porque el Sol no se ve directo, sino sobre un papel, que igual permite ver su limbo y manchas solares si las hubiere.
 
“Una particularidad de esta observación es que no ocurre en vivo y en directo, lo que vemos en el papel es una imagen del sol de hace ocho minutos, porque eso tarda la luz del Sol en llegar acá”, explica Jorge Salazar, director de la fundación Grupo Apolo.
 
Por cierto, los apolinautas son un movimiento informal de la fundación Grupo Apolo (consolidada legalmente), por tanto, unirse a esta manifestación no tiene ningún costo, es solo seguir su agenda por redes sociales y asistir libremente a sus actividades. 
 
“Hay mucha gente que nunca ha visto una estrella fugaz. Una lluvia de estrellas, por ejemplo, es una oportunidad para conocer este tipo de fenómenos y contar 100 o 200 estrellas que van y vienen a simple vista”, dice Jorge, extendiendo la invitación a todos los interesados. 
 
 
  • Aprendizajes espaciales
 
El profesor de Astronomía Alfonso Hiram enseña el sol con un telescopio newtoniano.
 
 
Apolinautas hacen seguimiento a la sonda Juno en Júpiter y captan astrofotografías.
 
También se divierten con gafas de realidad virtual.
 
 
 
  • Barranquilla, retratada desde el espacio
 
Cómo: con el proyecto EarthKam.
Un grupo de apolinautas tuvo acceso a la cámara de la Estación Espacial Internacional, con la que pudo captar estas imágenes de Barranquilla y de  los sedimentos de Bocas de Ceniza, en la desembocadura del río Magdalena.
 
Actividad: los apolinautas planean viajar a EE.UU. a observar el eclipse solar que ocurrirá en agosto de 2017 y que será visible en la costa este de ese país. 
 
 
 

Etiquetas

Más de revistas

LO ÚLTIMO DE REVISTAS