EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/145573
Aplausos 13 de Octubre de 2017

La Troja: del kiosco salsero al patrimonio musical

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales

Los trojeros podrán disfrutar de su segundo concierto a la calle, este domingo, 15 de octubre. La carrera 44 será la pista de baile.

Daniela Fernández Comas @danielaferco

Sones antillanos predominan en este templo melódico, Patrimonio cultural y musical. Con 51 años de creada, la troja pica y se extiende con los trojeros de siempre, y con conciertos en la calle, como el que ofrecerá este domingo.

A cinco meses de cumplir 52 años de creada, Edwin Madera se sentó a recordar el “refugio para la cofradía de bacanes cultos que había en la ciudad” y que nació en unos precarnavales sesenteros, sin planificarse. 
 
Un antejardín, o explicado por Edwin como “un bohío con palma, madera y clavo, con medias cañas de guadua”, era el kiosquito ABC. Un “palco natural” creado el 26 de febrero de 1966 para ver pasar la Batalla de Flores a lo largo de la calle 72, mejor conocida como avenida Kennedy. 
 
El hotel Alhambra, vecino al kiosco, era su testigo. Ahí se hospedaban los cantantes que al coliseo Elías Chegwin  llegaban a tocar. Edwin Madera los veía pasar, embelesado, añorando que a su recinto llegaran a cantar. 
 
De esta primera sede miles de anécdotas puede contar, pero lo que más recuerda es “el encanto y gozo” que se sentía, y por el que la gente solía llegar. 
 
Gente como Luis Fernando Echave, un arquitecto barranquillero que allí siempre pasaba a bailar. “Tiraba tanto pase” que hasta el matrimonio le pudo costar. En 1993 vivió un momento que jamás podrá olvidar.
 
“Me fui con una gente de la universidad, con bongós y campanas, y en el agite y la bailada me quité el anillo y lo guardé en el bolsillo. En la sollada que se pega uno, me puse a hacer movimientos y cuando llegué a la casa ¡¿a dónde anillo?! Me tuve que mandar a hacer uno y mi mujer se dio cuenta después. Pero ya eso pasó, ya tengo nuevo anillo”, recuerda.
 
Regresando a su baúl de recuerdos, cuando vio a las estrellas Fania, Edwin dice que le cambió el chip, y pasa el Kiosquito ABC a lo que se conoce actualmente como La Troja, “el mejor ambiente salsero”, en la esquina de la carrera 44 con calle 74. 
 
“Recogí la música y decidí abrir, en la zona norte de Barranquilla, un lugar con música antillana, a los seis días de haber muerto mi madre”. Cuenta que fue un homenaje póstumo a ella, y a la música con la que creció. Un palacio sonoro al que los asiduos bailadores del Kiosquito ABC, ahora trojeros, llegan después de décadas de sabrosura.
 
 
Hoy, no solo trojeros inundan sus espacios. Cantantes también visitan sin pensarlo. Wilson Manyoma, por ejemplo, es uno de esos tantos que, con una cerveza en la mano, suelen ponerse a bailar al ritmo salsero que le estén entonando. Así lo encontramos una tarde de sábado.
 
“Vengo como necesidad de desestresarme, de sentirme contento, de relajarme. Vengo a un lugar muy abierto, para todo el mundo, que no escatima por plata, o color de piel. Eso es lo bacano”. El cantante caleño recordó que  fue ahí donde se sintió querido por Barranquilla, cuando en un homenaje al Joe Arroyo lo contrataron. “Habían muchos grupos, hasta hubo una misa, pero me hicieron sentir muy querido. No olvidaban a Fruko y sus tesos”.
 
De brindarles gozo y encanto a los trojeros es que vive Edwin Madera. Ahora La Troja es una marca, con emisora y souvenirs, de gorras a camisetas. También de conciertos, como el que tendrá este domingo, 15 de octubre, y que hará que se cierre parte de la 44. 
 
“Vamos por proyectos ambiciosos, reconociendo artistas, sin dejar ese encanto que disfruta el trojero”.
 
Bazurto All Stars, El Cardenal de la Salsa, La Charanga del Sur, Alfredito Linares, José Alberto ‘El Canario’, Ismael Miranda y Charly Gómez serán los invitados. Una velada para disfrutar en las zonas ‘pupi’, ‘trojera’ y ‘bordillera’, desde las 12 del mediodía.
 
Un concierto en la calle para que La Troja siga siendo un referente de la ciudad. Como dice su dueño, “hoy por hoy el que no viene a La Troja es como si no hubiera venido a Barranquilla”. 

Etiquetas

Más de revistas

LO ÚLTIMO DE REVISTAS