EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/147050
Relaciones 03 de Enero de 2018

Cumpla sus objetivos a través de un lenguaje positivo

El usuario es:

Foto: Shutterstock

Los expertos afirman que sincronizar la mente con un lenguaje correcto atraerá todo lo positivo.

Loraine Obregón

Finalizó el 2017 y tal vez usted logró trazarse, durante la noche del 31 de diciembre, objetivos que desea alcanzar en este 2018. Con seguridad algunos están asociados a tener casa propia, adquirir un carro nuevo y hasta adelgazar; todo con un fin claro: conseguir la felicidad.
 
Rocío Suárez, ‘Top 5 máster trainer de programación neurolingüista’ en Latinoamérica, manifiesta que cualquier persona anhela conseguir la felicidad, sobre todo cuando inician un nuevo ciclo. Sin embargo, este concepto es mal entendido, pues hay quienes la ven como un objetivo a alcanzar.
 
“Esta emoción suelen relacionarla a algo. Es decir, en ocasiones llegan a pensar que cuando consigan una pareja o una casa serán felices y resulta que lo consiguen y al final no son felices. En ese orden de ideas, la felicidad está alejada de esto y relacionada a un estado de serenidad en el que podemos entrar y salir cuando decidamos”.
 
En ese estado el cuerpo y el cerebro reaccionan de forma positiva, de modo que las personas llegan a ser más felices, cumplen mejor sus objetivos, tienen mayor facilidad de ver alternativas y hallar los caminos de acción para solucionar cualquier problema.
 
Suárez manifiesta que es vital no verla como algo que está delante de nosotros y que debemos conseguir. “En sí es una posición ante la vida que se debe asumir para conseguir mucho más fácil los objetivos”.
 
Así que Suárez menciona que la felicidad será posible en la medida en que programemos nuestra mente, ya que el cerebro es de enfoque. Es ahí cuando la programación neurolingüista entra a figurar, pues lo que decimos con la boca es lo que proyectamos en nuestra realidad.
 
“Si decimos que queremos comprar un carro rojo empezaremos a ver en las calles autos de ese color. Y si decimos que en Colombia hay oportunidades, eso es lo que empezaremos a ver. Si una persona se mentaliza en que al empezar el día todo estará difícil, el cerebro solo se enfocará en esos momentos difíciles. Entonces está comprobado que con la palabra podemos determinar lo que vemos y sentimos”.
 
María Bernarda Vergara, médico especialista en terapéuticas alternativas, asegura que es de gran relevancia no olvidar que todos somos como imanes. Si alimentamos pensamientos de baja vibración atraeremos emociones y sentimientos de baja vibración.
 
Recomendaciones.
 
Ahora, para que en este año usted atraiga lo positivo, Rocío Suárez manifiesta que es vital enfocarse en lo que se quiere lograr. Es común que los propósitos empiecen con la frase “ya no quiero ser...”, pero lo ideal es enfocarse en lo que sí se quiere y verbalizarlo de esta manera. Ejemplo, “yo quiero ser abundante, próspero, tener trabajo, tener un estado de seguridad”.
 
Por otro lado, enfatiza en que aunque las circunstancias no sucedan conforme a lo que había pedido, esto genera un proceso de aprendizaje que permite evolucionar. Entonces, “también es necesario tener flexibilidad y no enfocarnos solo en lo que no se ha dado, para no dejar de disfrutar aquello que ya tenemos”.
 
Anotar los anhelos para cada año es importante. Pero, sin dejar de lado el uso de un lenguaje empoderado y positivo, no tanto porque las situaciones se vayan a dar siempre como usted lo desee; sino porque tener un lenguaje adecuado generará sentimientos, los sentimientos producirán acciones y las acciones el resultado, lo que corresponde al ciclo de la programación mental. “Los malos pensamientos generarán malos sentimientos y nada de acción”.
 
Tenga en cuenta.
 
 Algunos neurolingüistas afirman que el ciclo de la programación mental asegura el estado emocional interno para que, como impulso, cada persona actúe y reciba un resultado.
 
 La especialista Suárez explica que la felicidad es considerada una posición ante la vida, en la que cada persona es libre de decidir si quiere o no estar.

 

Etiquetas

Más de revistas