EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/146414
Vive la Vida con Siad Char 29 de Noviembre de 2017

Bienvenidos maravillosos 30

El usuario es:
Siad Char

Aprender a disfrutar de cada segundo que nos da la vida. De las distintas actividades que existen, por muy básicas que las veamos. En cada error encontrar un aprendizaje. Empezar siempre los días y acabarlos de la misma manera: con una sonrisa. Agradecer cada situación que se nos presenta por muy difícil que aparente serlo. Cuando comenzamos a practicar estas cosas, nuestro cuerpo y mente está sano, tranquilo y no se deja desestabilizar.

Esto ocurre comúnmente en mujeres que entran al “tercer piso”. Una edad que llega con muchas velas encendidas pero cada una de ellas es motivo de orgullo y vivencias únicas e irrepetibles. El tiempo de pasar sin tener sentido. Comenzamos a entender más todo. 

Todo el cuerpo cambia. La mujer se vuelve más espiritual. Se preocupa más por quienes están a su alrededor y valora más la compañía y los consejos. Así como por dentro cambiamos afuera también. La piel es la primera en revelar la edad y el descuido o cuidado que le dimos en los primeros 30 años de nuestras vidas. La falta de protector solar es la primera evidencia al ver como el rostro y pecho comienza a poblarse de pequeños puntos oscuros que no teníamos. Las pecas. El sol ahora sí es declarado como el enemigo, antes nos exponíamos a él sin ninguna compasión por lo que esto podría representarnos luego. La piel, especialmente del rostro, luce más delgada. Tranquila, no es

nada malo son pequeñas arruguitas que no te hacen ver vieja, te hacen ver segura.

El tiempo perdido no se puede recuperar pero si se puede mejorar el que viene. Nuevas precauciones llegan, el baño tiene ahora más cremas que antes. En años anteriores estas cremas estaban ahí de adorno, ahora las vemos y por mucha flojera intentamos usarlas más, porque entendemos que sí sirven para algo. 

Probar un color nuevo de pelo cada mes ha quedado atrás. Ya sabemos cuál es el que mejor nos va, no experimentamos tanto y procuramos mantener la misma gama, si no es el mismo color es por lo menos parecido al anterior. Los tratamientos para el pelo cobran valor y nos vamos más por el lado natural. Nuestros oídos comienzan a abrirse y todo lo que nos recomiendan es probado.

Lo mejor que llega a esta edad son los hijos. Algunas son afortunadas y lograron disfrutar de esta bendición antes de los 30. En esta época los 30 es la edad en la que muchas mujeres, especialmente aquellas que se dedicaron a trabajar desde que entraron a la universidad, deciden cambiar y darle un giro radical a la vida dándole la bienvenida a la felicidad absoluta. A esos seres que nos devuelven a la niñez y enseñan que podemos sonreír todo el día. Que un dulce al año no hace daño y que la compañía es real, es amorosa y agradecida.

siadchar@hotmail.com
Instragram: @siadchar_oficial
Twitter: @siadchar
Snapchat: Siadchar

Etiquetas

Más de revistas

Bienvenidos maravillosos 30

Miércoles, Noviembre 29, 2017 - 00:00
Siad Char

Aprender a disfrutar de cada segundo que nos da la vida. De las distintas actividades que existen, por muy básicas que las veamos. En cada error encontrar un aprendizaje. Empezar siempre los días y acabarlos de la misma manera: con una sonrisa. Agradecer cada situación que se nos presenta por muy difícil que aparente serlo. Cuando comenzamos a practicar estas cosas, nuestro cuerpo y mente está sano, tranquilo y no se deja desestabilizar.

Esto ocurre comúnmente en mujeres que entran al “tercer piso”. Una edad que llega con muchas velas encendidas pero cada una de ellas es motivo de orgullo y vivencias únicas e irrepetibles. El tiempo de pasar sin tener sentido. Comenzamos a entender más todo. 

Todo el cuerpo cambia. La mujer se vuelve más espiritual. Se preocupa más por quienes están a su alrededor y valora más la compañía y los consejos. Así como por dentro cambiamos afuera también. La piel es la primera en revelar la edad y el descuido o cuidado que le dimos en los primeros 30 años de nuestras vidas. La falta de protector solar es la primera evidencia al ver como el rostro y pecho comienza a poblarse de pequeños puntos oscuros que no teníamos. Las pecas. El sol ahora sí es declarado como el enemigo, antes nos exponíamos a él sin ninguna compasión por lo que esto podría representarnos luego. La piel, especialmente del rostro, luce más delgada. Tranquila, no es

nada malo son pequeñas arruguitas que no te hacen ver vieja, te hacen ver segura.

El tiempo perdido no se puede recuperar pero si se puede mejorar el que viene. Nuevas precauciones llegan, el baño tiene ahora más cremas que antes. En años anteriores estas cremas estaban ahí de adorno, ahora las vemos y por mucha flojera intentamos usarlas más, porque entendemos que sí sirven para algo. 

Probar un color nuevo de pelo cada mes ha quedado atrás. Ya sabemos cuál es el que mejor nos va, no experimentamos tanto y procuramos mantener la misma gama, si no es el mismo color es por lo menos parecido al anterior. Los tratamientos para el pelo cobran valor y nos vamos más por el lado natural. Nuestros oídos comienzan a abrirse y todo lo que nos recomiendan es probado.

Lo mejor que llega a esta edad son los hijos. Algunas son afortunadas y lograron disfrutar de esta bendición antes de los 30. En esta época los 30 es la edad en la que muchas mujeres, especialmente aquellas que se dedicaron a trabajar desde que entraron a la universidad, deciden cambiar y darle un giro radical a la vida dándole la bienvenida a la felicidad absoluta. A esos seres que nos devuelven a la niñez y enseñan que podemos sonreír todo el día. Que un dulce al año no hace daño y que la compañía es real, es amorosa y agradecida.

Instragram: @siadchar_oficial
Twitter: @siadchar
Snapchat: Siadchar
Imagen: