EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/142761
Testimonio 03 de Mayo de 2017

Todo lo que pasa en un ‘casting’ de modelaje

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales

Durante el ‘casting’ de Ixel Moda 2017, en la Cámara de Comercio de Cartagena.

Daniela Fernández Comas @danielaferco

Posar, desfilar, dejar sus fotos en una mesa, volver a desfilar y esperar a ver si son llamados para que le tomen las medidas es la rutina que cada modelo debe vivir al presentarse a un casting para cualquier pasarela. 
Así lo vivieron los que se presentaron al de Ixel Moda 2017 el primero de abril de este año. Hoy, a solo dos días del evento, les contaremos cómo se vivió.
 
“Van a modelar. Entregan sus fotos y siguen modelando”, decía en las instalaciones de la Cámara de Comercio de esa ciudad una de las personas del staff del Congreso de moda de Latinoamérica que se llevará a cabo en Cartagena este 5 y 6 de mayo.
 
A un mes de las pasarelas, cerca de 120 modelos fueron recibidas en la Heroica para ver sus habilidades al caminar. Cómo venden o luce ropa. No para venderse ellos. Como dice Tony Márquez, de Grupo 4, “no son reinas de belleza que se venden a sí mismas. Tienen que vender un producto”.
 
Modelos esperan afuera, antes de ingresar al la zona de ‘casting’.
 
Estaban citados para comenzar a caminar en un salón con aire acondicionado a las 10 a.m., en el centro histórico de la capital de Bolívar. Pero no fue así. Aproximadamente comenzaron a entrar las 10:40 a.m. Minutos después que los diseñadores Hernán Zajar y Darío Cárdenas, la directora ejecutiva de Ixel, Érica Rohenes, y el director artístico de la agencia de modelaje Grupo 4, ingresaran. 
 
Entretanto, los modelos ansiosos esperaban afuera. Hacía un poco de calor. Algunos sudaban y se abanicaban con sus mismas fotos. La mayoría en fila india mientras les pedían pasar. Hasta que por agencia lograban ingresar.
 
Primero fueron los hombres. Entraban. Posaban. Caminaban. Dejaban sus fotos en la mesa, se daban la vuelta y volvían a desfilar. Fueron pocos a los que les hacían preguntas. Como su estatura real, no la que decía el papel. E incluso su preparación corporal, haciendo que varios se desprendieran de sus camisetas, y mostraran sus torsos bien definidos. Acto seguido, cabezas asentían sorprendidas de lo que veían. Masculinos fueron pocos. Entre esos, Orlando Guihur. Él es barranquillero. No le teme a los estereotipos. Dice con seguridad que “es una profesión como cualquier otra. Solo que se destaca el verse bien”. Tiene claro que algunos tildan de gays o metrosexuales a los que, como él, optan por desfilar en pasarelas, pero cree que no es más que “un estigma que hay que cambiar”.  Estigma que él mismo cambió al decidir entre su carrera, Mecánica de aviación, y el modelaje.
 
A los modelos masculinos se les mira la contextura, también se les verifica la estatura y, a algunos, se les pide mostrar qué tan tonificado tiene el torso.
 
 
La modalidad para las modelos femeninas no cambió. También posaron, caminaron, dejaron sus fotos y siguieron modelando. Las preguntas tampoco faltaron. Su naturalidad en el color de ojos y longitud y proporción de sus pestañas fueron la curiosidad de Hernán y Tony. De algunas se admiraban. “La que es bonita es bonita”, exclamó en una ocasión Hernán. Dándole pie a Tony para decir, “pasa a un lado para que te tomen las medidas”. 
Así transcurría la mañana del primero de abril en Cartagena. Mañana que se tornó mediodía con las decenas de mujeres que querían un puesto en alguna de las pasarelas del magno evento de moda. Pero no todas convencían.
 
Las modelos que llaman la atención pasan a un lado, se les toman las medidas y se les verifica su estatura.
 
“¡Quita esa cara!”, le gritó a una Hernán. “Estás muy bella y todo pero...”, “le falta  actitud”, complementó Érica. Y es que era esa característica la que más buscaban. No solo un bello rostro, o un imponente caminar. Sin actitud no iban a pasar. Hubo otras a las que les brotaba. Su seguridad y experiencia se notaba. Como a María Camila Soleibe, señorita Atlántico 2015 y actual reina de Hispanoamérica. “Nunca va a ser igual la seguridad que siento ahora con la seguridad de los primeros castings”, aseguró. “Eso se nota mucho. Y para mí lo más importante es que estés segura. Eso, y una actitud chévere”.
 
Avanzaba el mediodía y seguía el desfile. Mujeres iban y venían. Estaturas y bellezas diferentes se veían. Vestidos negros, cortos, pegados u holgados, y tacones de plataforma en todos los tamaños se distinguían. Pero un “date duro en esa cadera” de Hernán a una modelo me asombró. Al parecer esta jovencita tenía caderas muy torneadas para su gusto. Pero aun así la escogió. Distinto a cuando otra pasó y él comentó, “esta está muy aguada”.
 
Finalmente, a las dos de la tarde todo acabó. Poco más de la mitad se escogió. La otra mitad no lo logró. Tony Márquez explicó que “lo que se busca siempre es que las modelos sean globales. Que sirvan para todos los que van a participar (de las pasarelas)”. 
 
Además de ver cómo desfilan, también es tomado en cuenta su registro fotográfico.
 
El productor de lo que será la muestra de diseños, desde pasarelas, en la octava edición del congreso bienal Ixel moda, tiene claro lo que busca. La experticia que trajo desde Sao Paulo, Brasil, a Colombia, hace 20 años, la demostrado en Colombiamoda y Cali Exposhow. Por eso manifestó que “no es solo una cara bonita. Es una armonía de todo, junto a una muy buena actitud. Eso es lo más importante. Que se vea bien y que sepa vender el producto. Porque una modelo no es solo tomarse fotos. Tiene que tener claro que es una vendedora”.
 
‘Tips’ para presentarse a un ‘casting’...
 
-Use vestidos cortos de color básico, entre holgados y ceñidos al cuerpo.
-No lleve plataformas. Mejor, tacones de poco tamaño.
-Maquíllese naturalmente, y luzca su cabello suelto o en una cola de caballo.

 

Etiquetas

Más de revistas