EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/134177
Relaciones 17 de Junio de 2015

Visitantes en casa, ¿pesadilla inesperada o grata experiencia?

El usuario es:

Foto:

En época de vacaciones es muy común que lleguen familiares con hijos a visitar.

Johana Muñoz Lorduy

Si usted está esperando que lleguen invitados a su casa en estas vacaciones o, por el contrario, está pensando visitar de sorpresa a ese familiar que vive lejos y no sabe qué medidas tomar, no se estrese, siempre existen soluciones.

La terapeuta de familia Katia de Rosales recomienda que el respeto debe ser lo más importante a la hora de recibir a alguien en casa; es decir, “cuando nos visita un familiar o a un amigo es fundamental acogerlo de la mejor forma y hacerle sentir que llegó a un ambiente saludable”.

Añade la experta que uno de los temas que más preocupa, con la llegada de visitas esperadas o inesperadas, es la afectación del entorno familiar. En muchas ocasiones lo aconsejable es que el anfitrión converse el tema de la visita en familia y tome así las medidas necesarías, teniendo en cuenta la adecuación de los espacios, la alimentación y las normas.

“Es muy importante tomar medidas preventivas para recibir a alguien en casa, lo ideal es que uno siempre esté preparado y si no es así, improvisar no está de más”, sostiene la psicóloga.


Cortesía y buena atención  son claves para el buen anfitrión, es lo que recomienda May.

Visitas sin control
Para situaciones extremas en las que los invitados abusan de la confianza es recomendable crear espacios donde la comunicación prime y se logre de manera civilizada resolver los conflictos. Hay que velar para que la convivencia involucre respeto, comunicación y comprensión, agrega de Rosales.

Testimonio
Margarita López habla de su caso, luego de incómodas visitas por parte de sus suegros logró salir bien librada.

“Estas visitas eran caóticas, cuando llegaban a mi apartamento querían imponer sus reglas y yo no quería pelear con mi marido, así que ambos decidimos enseñarles las reglas que teníamos en casa, todo de muy buena manera”, refiere López. 

Confiesa que un día se sintió tentada a no abrirle la puerta a sus parientes políticos. Dice que fue una situación incómoda y muchas veces quiso pasar por maleducada, pero sabía que ese comportamiento “ponía en riesgo” su relación.

Así como Margarita muchos quizás hemos vivido circunstancias similares en nuestra casa. Rita May, experta en protocolo y normas de urbanidad, señala que esta clase de situaciones son muy comunes y la mejor manera de evitar inconvenientes es planificar con tiempo, tanto el anfitrión como el visitante deben programarse para convivir una temporada.

“Si llega una visita inesperada debemos pensar en dónde va a dormir y, por supuesto, en los servicios que podemos ofrecerle en casa”, apunta May.

No siempre las visitas pueden resultar caóticas —recuerda la especialista en protocolo— y la mejor forma de vivir las vacaciones es compartir siempre en familia.

Tome nota

Si usted va ir de visita tenga en cuenta lo siguiente:

1 Consulte con anticipación si los dueños de la casa estarán disponibles para atenderlo.

2 Evite abusar de la hospitalidad y pregunte por lo que puede tomar prestado.

3 Converse sobre las normas que tienen en casa y sobre todo de las cosas que puede o no comer.

4 Si usted llega inesperadamente debe tener claro que puede pasar incomodidades.

5 Evite andar por la casa ajena en ropa interior, toalla o transparencia.

6 Respete los horarios que tengan para desayunar, almorzar y cenar.

Etiquetas

Más de revistas