EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/133969
Relaciones 20 de Mayo de 2015

Una decisión de vida

El usuario es:

POR : FRAUKY JIMÉNEZ MAZO

A propósito del mes de las madres... ¿Si usted tuviera la oportunidad de elegir la década en la  que sería madre, cual escogería?

DÉCADA DE LOS 50 A LOS 60.  Para ellas la meta era casarse y tener muchos hijos. La edad para tener hijos: muy jóvenes, incluso adolescentes. La mujer debía cumplir un rol impuesto socialmente, el de esposa y madre;  ellas querían tener una linda casa, un buen marido, saber cocinar “porque al marido se le conquista por el estómago”, decían.  El padre, el proveedor; la madre, ama de casa; y mamá las 24 horas del día. La mujer de los cincuenta estaba mentalizada para ser mamá, lo normal era tener cinco hijos o más. No había cabida al divorcio; “hasta que la muerte los separe”. Esto se cumplía a cabalidad, y esta cláusula solo se rompía cuando no podían tener hijos.

DÉCADA DE LOS 60  A LOS 70. La mujer ya puede elegir cuántos hijos tener. Aparece la píldora anticonceptiva, se cuestionan acerca de cómo la mujer quería desarrollar su vida más allá de ser madre. La edad para ser madres: entre los 22 y 25 años. Querían casarse y “llegar a viejitas con su pareja”, decían. Además, en su vejez consentían y malcriaban a sus nietos.  Algunas se sentían ‘quedadas’ o “que el tren las dejaba” si después de los 25 no se habían casado.

DÉCADA DE LOS 80 A LOS 90. Las mujeres en esta década también quieren ser madres y tener  al menos dos hijos y ojalá sea “la parejita”. Los niños nacen de madres entre 27 y 35 años. El perfil de la mamá es la mujer profesional y exitosa.  El término ‘madre cabeza de familia’ es cada vez más popular. Para algunas mujeres de la época no se descarta del todo el estar en el hogar, pues esto les trae satisfacciones con los hijos y con la pareja, siempre y cuando se le reconozca la magnitud de su desempeño en casa.

EL MILENIO, DEL 2.000 EN ADELANTE. Es más visible la postergación de la maternidad, esta ya no es una prioridad, tienen uno o dos hijos y son madres entre 30 y 39 años. Quieren progresar laboralmente y sacrifican el tiempo con la familia. Las mamás usan páginas de redes sociales muy a menudo, para comunicarse con sus hijos, desde el lugar de trabajo. No quieren ser amas de casa porque sienten que no hay ninguna recompensa en ello.

Los hijos  son fuente de gran felicidad, una compañía en la vejez, pero la crianza implica una carga adicional a una vida profesional y académica muy agitada que limitaría las metas personales y muy egocéntricamente trazadas, como viajes y una vida llena de hedonismo.

Por último, a todas las madres, las de antes y las de ahora, que representan el comienzo de la vida, la protección, la esperanza, la alegría y la continuidad de la especie humana, les deseo una linda celebración en unión de sus hijos.

Etiquetas

Más de revistas

Una decisión de vida

Miércoles, Mayo 20, 2015 - 00:00

POR : FRAUKY JIMÉNEZ MAZO

A propósito del mes de las madres... ¿Si usted tuviera la oportunidad de elegir la década en la  que sería madre, cual escogería?

DÉCADA DE LOS 50 A LOS 60.  Para ellas la meta era casarse y tener muchos hijos. La edad para tener hijos: muy jóvenes, incluso adolescentes. La mujer debía cumplir un rol impuesto socialmente, el de esposa y madre;  ellas querían tener una linda casa, un buen marido, saber cocinar “porque al marido se le conquista por el estómago”, decían.  El padre, el proveedor; la madre, ama de casa; y mamá las 24 horas del día. La mujer de los cincuenta estaba mentalizada para ser mamá, lo normal era tener cinco hijos o más. No había cabida al divorcio; “hasta que la muerte los separe”. Esto se cumplía a cabalidad, y esta cláusula solo se rompía cuando no podían tener hijos.

DÉCADA DE LOS 60  A LOS 70. La mujer ya puede elegir cuántos hijos tener. Aparece la píldora anticonceptiva, se cuestionan acerca de cómo la mujer quería desarrollar su vida más allá de ser madre. La edad para ser madres: entre los 22 y 25 años. Querían casarse y “llegar a viejitas con su pareja”, decían. Además, en su vejez consentían y malcriaban a sus nietos.  Algunas se sentían ‘quedadas’ o “que el tren las dejaba” si después de los 25 no se habían casado.

DÉCADA DE LOS 80 A LOS 90. Las mujeres en esta década también quieren ser madres y tener  al menos dos hijos y ojalá sea “la parejita”. Los niños nacen de madres entre 27 y 35 años. El perfil de la mamá es la mujer profesional y exitosa.  El término ‘madre cabeza de familia’ es cada vez más popular. Para algunas mujeres de la época no se descarta del todo el estar en el hogar, pues esto les trae satisfacciones con los hijos y con la pareja, siempre y cuando se le reconozca la magnitud de su desempeño en casa.

EL MILENIO, DEL 2.000 EN ADELANTE. Es más visible la postergación de la maternidad, esta ya no es una prioridad, tienen uno o dos hijos y son madres entre 30 y 39 años. Quieren progresar laboralmente y sacrifican el tiempo con la familia. Las mamás usan páginas de redes sociales muy a menudo, para comunicarse con sus hijos, desde el lugar de trabajo. No quieren ser amas de casa porque sienten que no hay ninguna recompensa en ello.

Los hijos  son fuente de gran felicidad, una compañía en la vejez, pero la crianza implica una carga adicional a una vida profesional y académica muy agitada que limitaría las metas personales y muy egocéntricamente trazadas, como viajes y una vida llena de hedonismo.

Por último, a todas las madres, las de antes y las de ahora, que representan el comienzo de la vida, la protección, la esperanza, la alegría y la continuidad de la especie humana, les deseo una linda celebración en unión de sus hijos.

Imagen: