EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/14446
Relaciones 29 de Marzo de 2011

Un sobrenombre que me enorgullece

El usuario es:

Foto:

Mi papá fue uno de los primeros médicos veterinarios en el Caribe colombiano. Para la época en que mataron a Gaitán su práctica profesional era intensa y cubría toda la Costa Caribe. Importaba pollitos de los Estados Unidos, que venían por avión en cajas llenas de huequitos y se vendían en un almacén en el centro de Barranquilla. Muchos lo conocieron como el ‘doctor pollito’ y él se sentía orgulloso de ese sobrenombre.

Muchos años después, mis mejores amigos me conocen como el ‘doctor morbo’, sobrenombre que también me enorgullece ya que refleja una de las facetas profesionales que más me ha permitido contribuir a la estabilidad y felicidad de las parejas.

Hace unas tres décadas lo que yo más atendía eran los casos de hombres con problemas de erección. Ahora lo que más vemos son las parejas en donde el hombre o la mujer prácticamente carecen de interés sexual. Parejas que pasan meses sin tener relaciones sexuales y a las que tenemos que fortalecerles la morbosidad erótica para que recuperen efectivamente sus relaciones.

Morbo y morbosidad vienen del latín morbus, que en el plano sexual se refiere a sentirse atraídos y fantasear con experiencias eróticas poco comunes o prohibidas. La morbosidad permite que la persona interprete como eróticas situaciones que podrían serles indiferentes, como les ocurre a aquellas personas que pasan meses o años sin tener ni un solo pensamiento sexual.

El morbo le agrega a la vida conyugal picante, malicia y esa fuerza que muchas parejas desean tener para sentirse totalmente satisfechas.

La morbosidad, como todo en la vida, tiene dos caras. Para algunas personas puede ser negativa y llevarles a trastornos como la adicción sexual. Son personas obsesionadas por el sexo, cuyas vidas se trastornan porque solo piensan en los aspectos eróticos de todas experiencias que rodean su vida. Hace poco, por ejemplo, atendíamos a un hombre joven que dedicaba cerca de 14 horas diarias a ver pornografía por Internet. Perdió su trabajo y casi pierde a su esposa por este trastorno de su sexualidad. Su vida estaba prácticamente destruida.

Para otras personas, el desarrollar su capacidad de morbosear es la salvación de su vida conyugal, con la positiva consecuencia que eso trae a su familia. Estamos hablando de personas que no ven nada erótico en los diferentes aspectos de su vida conyugal, como el caso del hombre que veía a su mujer desnuda al entrar o salir del baño y no tenía ningún pensamiento sexual ante el cuerpo joven y voluptuoso de su esposa. Esa pareja llevaba 2 años sin relaciones sexuales cuando pidieron ayuda profesional. La esposa estaba deprimida, frustrada, resentida y decepcionada de su matrimonio.

Para ayudar a estas personas es necesario desarrollar una serie de terapias psicosexuales que comienzan por modificar la gran cantidad de prejuicios que usualmente estas personas tienen como consecuencia de su mala educación sexual y que, por lo general, tuvieron hogares en donde sus padres no les facilitaron los conocimientos y las actitudes para que llegaran a ver la sexualidad como un regalo valioso de Dios a las parejas humanas.

Por el contrario terminaron por ver el sexo como algo pecaminoso, vergonzoso y desagradable. La terapia psicosexual los lleva a percibir la sexualidad como algo constructivo, saludable y placentero.

Despertar la morbosidad de estos hombres y mujeres les lleva a tener relaciones sexuales más frecuentemente ya que pueden fantasear más fácilmente a partir del contacto cotidiano con sus parejas.

Si tú o tu pareja sienten que les hace falta el picante, la malicia o la morbosidad que desean tener en la vida diaria de su intimidad matrimonial, comiencen por conversar acerca de ese hecho. Reconocer la existencia de un problema es el primer paso para solucionarlo.

Por: José Manuel González
Tel. (575)3572314 - Cel. 310-6302444
Dir. Carrera 51B 94-334, consultorio 404, Barranquilla
www.drjmgonzalez.com - Twitter: @drjosegonzalez
http://drjosegonzalez.blogspot.com/

Etiquetas

Más de revistas