EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/138465
Relaciones 20 de Julio de 2016

¿Necesita unos tragos para socializar? ¡Ojo con este aliado!

El usuario es:

Foto: Shutterstock

No abuse del licor si en realidad quiere ser un buen conquistador.

Inguel Julieth De La Rosa Vence

La costumbre de tomar unos cuantos tragos para calmar la ansiedad puede convertirse en un uso abusivo o patológico del alcohol.

Vencer la timidez y recuperar la seguridad en sí mismo son razones por las que hoy muchos recurren y justifican el consumo de alcohol. Tomar unos tragos de licor se ha convertido en una práctica necesaria para más de uno que desee animarse y entrar en ambiente, sin considerar que el riesgo de caer en los excesos es inminente.
 
Antes de explicar por qué el alcohol ilusiona con ser un buen aliado a la hora de abrirse al mundo, el médico psiquiatra Luis Eduardo Jaramillo reconoce que, además de los tímidos que todos conocemos, existen personas con diferentes tipos de ansiedad y gente cuyos problemas para socializar se derivan de patologías como la fobia social, un temor exagerado a interactuar en público. 
 
“Estas personas son las que, por lo general, recurren al alcohol para desinhibirse, ya que este deprime ciertas áreas del cerebro que se encargan de que el individuo mantenga el control”, dice el doctor Jaramillo.
 
El experto agrega que el alcohol como depresor del sistema nervioso central también  actúa sobre los receptores del cerebro que producen cierta sensación de seguridad y tranquilidad, por eso aparenta caer bien entre los que padecen algún tipo ansiedad.
 
En este punto, vale aclarar que el licor como remedio para curar la introversión pueden resultar peor que la enfermedad, considerando que entre trago y trago puede ir perdiendo desde la pena hasta la dignidad. O sea, si en sus cinco sentidos cree que no será un buen conversador, bailarín o conquistador, sépalo, ebrio tampoco lo será. 
 
El psiquiatra Jaramillo también se refiere a aquellos que, con el temor de no tener un buen rendimiento sexual, optan por consumir alcohol para sentirse más seguros y medírsele a innovar en la cama. A ellos les recuerda que el sexo no solo implica los órganos genitales, sino que, también, involucra el cerebro, por lo que el desempeño puede verse afectado en la medida en que el sistema nervioso central en parte está deprimido por el alcohol.
 
Cuidado con el alcoholismo. Tomarse unos tragos para socializar, a simple vista, parece no representar ningún problema; sin embargo, lo que empieza como una actividad casual, puede continuar como un hábito que termina en dependencia.
 
“El problema viene cuando el alcohol se convierte en un mediador necesario para realizar determinada actividad. Ahí ya hay una relación insana con el alcohol. En principio quizá no sea un problema de dependencia exactamente, pero sí de actitud frente a eso”, alerta Daniel Aguilar Rodríguez, doctor en sociología. 
 
En esto coincide con el doctor Jaramillo, quien invita a no sentirse mal o estúpido por no atreverse a socializar. Para este experto, profesor en la facultad de Medicina de la Universidad Nacional, la fobia social no significa falta de carácter como muchos lo llaman, sino una enfermedad como cualquier otra que, con terapias médicas profesionales, sí puede llegar a mejorar de forma significativa.
 
Datos de la oms...
- Cada año se producen 3,3 millones de muertes en el mundo debido al consumo nocivo de alcohol, lo que representa un 5,9% de todas las defunciones.
- El uso nocivo de alcohol es un factor causal en más de 200 enfermedades y trastornos. 
- Más allá de las consecuencias sanitarias, el consumo nocivo de alcohol provoca pérdidas sociales y económicas importantes, tanto para las personas como para la sociedad en su conjunto.
 
Busque ayuda...
De acuerdo con el médico psiquiatra Luis Eduardo Jaramillo, existen varios tratamientos profesionales para aquellas personas que deseen superar sus ansiedades sin tener que recurrir al alcohol, como, por ejemplo, psicoterapias cognitivas o comportamentales que entrenan al paciente para actuar en un grupo o hablar en público. Ojo, si cae en el alcoholismo, la cura es más complicada.
 
"Si el alcohol es un mediador necesario para hacer una actividad, existe un problema"

 

Etiquetas

Más de revistas