EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/130932
Relaciones 14 de Mayo de 2014

“Los tríos son normales si la pareja así lo establece”

El usuario es:

Foto: Shutterstock y archivo particular

En la relación de pareja nadie está obligado a hacer cosas que no quiere. Todo debe ser de común acuerdo.

Alejandro Rosales / @alejorosalesm

¿Alguna vez ha pensado en hacer un trío?. John Turturro sí lo pensó y lo llevó a la pantalla grande en la película que escribió, protagonizó y dirigió: Fading Gigolo o Casi un Gigoló como se encuentra titulada en las salas de cine colombianas.

Básicamente en esta comedia romántica, Turturro, por esas cosas de la vida, se encuentra con la oportunidad de convertirse en trabajador sexual y complacer en su primer trabajo a la pareja de lesbianas integrada por  la siempre sensual Sharon Stone y la hermosísima Sofía Vergara.

Quien lo introduce al negocio y se convierte en su proxeneta es el maestro del séptimo arte Woody Allen. En el filme también actúa la francesa Vanessa Paradis, que interpreta a una viuda judía.

Pero más allá de esta novedad cinéfila, entrevistamos a la sexóloga Carmen Larrazábal sobre el tema de los tríos o “experimentos sexuales”, como la profesional los llama sin tapujos.

¿Qué tan común son estas prácticas en nuestra sociedad, aparentemente conservadora?, ¿Qué tan conveniente o inconveniente son?, ¿Es anormal querer experimentarlo y realizarlo?, ¿Pueden destruir una relación?

Repito, sin tapujos y con el estilo frentero que la caracteriza ,esta sexóloga Caribe, que por estos días estrena su libro ‘1369 preguntas sobre sexo’, respondió a estos interrogantes, en exclusiva para Revista M!ércoles.

p  ¿Es normal que a una pareja o una persona le guste hacer tríos?

r  Son normales mientras los códigos en la pareja así lo establezcan. Los códigos íntimos no pueden ser siquiera removidos por agentes externos, porque después que esté dispuesto por ellos y se tome como normal en la relación nadie está llamado a juzgar el hecho de que usted quiera o no vivir cierto tipos  de experiencias.

p  ¿Se hacen para romper con la rutina?

r  Por lo general este tipo de experiencias las personas quieren vivirla cuando ya sienten que la relación ha entrado  como en una etapa de rutina, una monotonía, que todo se convierte en lo mismo, que no cambiamos, que ya conocemos el libreto. Ahí las parejas deciden incursionar y se establecen esas posibilidades. Se habla de los tríos, bares swinger, prácticas mucho más de avanzada, o por ejemplo intercambiar juguetes al interior de la relación, pero repito, nadie está llamado a juzgar nuestras conductas sexuales porque hacen parte de la intimidad. Nadie puede meterse porque sencillamente nadie conoce la sed con la que otro está tomando, nadie sabe cuáles son las necesidades del otro.

p  ¿Y si a uno de los dos le queda gustando?

r  Cuando se plantea realizar un trío usted tiene dos posibilidades. Uno que en realidad sea tan maravillosa la experiencia que ambos se queden considerándola como lógica para seguirla implementando. O dos, que la experiencia puede terminar causando un sentimiento como de desazón o amargura en el otro para siempre. Cuando una de las dos personas ha disfrutado más y quiere repetirla, pero se encuentra con la desaprobación de su pareja, sencillamente nadie está obligado a realizar una práctica que no quiere hacer. Qué hay que hacer, respetar la posición de mi pareja y segundo, indagar si se puede tener la experiencia exclusivamente para mí o si definitivamente yo asumo que vivo en pareja y que si no lo podemos disfrutar no lo hago. Esto último es una posición íntima, eso sería el ideal, pero aquí la gente no está acostumbrada y piensan que si al otro no le gustó yo sí me voy a buscar esa experiencia. En últimas nadie debe cumplir con las ansias del otro si eso genera incomodidad.

p  ¿Si la  pareja está en crisis por la rutina en el sexo, es aconsejable buscar estas opciones?

r  No, eso es el peor error, lo mismo que tener un hijo en época de crisis. Ni implementar que incluya la astucia y la innovación en medio de semejante maremágnum. Los problemas se solucionan usando otras vías, no de esa manera.

p  ¿Según su experiencia profesional, quién es más mente abierta para proponer este tipo de experimentos, o quién es más recatado, el hombre o la mujer?

r  No te podría hablar que en nuestra sociedad la mujer está tomando tanto la iniciativa porque nosotros estamos incursionando como en una globalización sexual. Los hombres son los que más invitan  a vivir ese tipo de experiencias. Generalmente no lo viven con su pareja si no con una paralela, con una amante. Es muy difícil que en la Costa, con ese machismo recalcitrante las mujeres se animen  a participar y proponer ese tipo de prácticas en virtud de que en muchos casos son juzgadas por su misma pareja.


John Turturro y Sofía Vergara actúan en la película ‘Casi un gigoló’.
 

Etiquetas

Más de revistas