EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/141904
Relaciones 15 de Marzo de 2017

Las cosas que más nos irritan de ellos en esos días

El usuario es:

Foto: Shutterstock

Los expertos aconsejan que la mujer diga cuán lejos o cerca quiere a su pareja en ese momento, y el hombre debe entenderlo.

Inguel Julieth De La Rosa Vence

“Debes estar en tus días, porque nada te gusta”. “Tú sí eres amargada... definitivamente tengo a la mujer más complicada del mundo”. “¿Cómo sé yo que no es por la menstruación?”.

Hombres, estas apenas son algunas de sus expresiones que –de acuerdo con nuestras lectoras– más suelen escuchar (¡e irritar!) a las mujeres cuando atraviesan su punto más álgido del ciclo menstrual. Ni qué decir cuando montan las piernas, roncan o prenden el foco en el preciso momento en que han podido conciliar el sueño.

Cierto es que “el hombre no tiene cómo entender a la mujer en ese aspecto, si en su vida él nunca pasa por algo parecido”, como reconoce el mediático psicólogo Ezequiel López. También es cierto que cada mujer se puede comportar distinto y soportar de una forma diferente su periodo menstrual. Ni nosotras podríamos darles un manual para descifrarnos a todas por igual.

“De todas maneras, dentro de todas estas limitaciones, es importante que el hombre trate de entender que la mujer está irritable por variantes hormonales que se dan en ese momento, que no solamente provocan dolores y molestias, sino, también, irritabilidad y cambios de ánimos”, aconseja el psicólogo López. Él mismo, como especialista en Sexología, le entrega a su género una segunda clave aprendida.

“Es importante que el hombre no personalice cualquier tipo de situación que se pueda dar, o sea, si la mujer está más irascible, el hombre no debe pensar que eso tiene que ver con él, sino con un estado que no le permite ver las cosas de una mejor forma”.

Entonces, hombres, ahórrense comentarios como: “Mejor no te digo nada, para ti siempre soy el peor”. ¡Ah! Tampoco estamos para impertinencias como: “¿te está bajando mucho?”. Apostaríamos que es lo último que están dispuestos, siquiera, a imaginar.

“A veces el hombre actúa al revés, uno toma distancia por esa respuesta de irritabilidad y demás que ella tiene, cuando en realidad lo que hace que ella esté menos irritable es que uno esté más cerca. O también puede pasar que el hombre se acerca creyendo que es lo mejor, cuando ella requiere es más distancia”, reconoce el experto argentino.

Ahora, su solución para no ‘pecar’ en esos casos es simple: conversar y conocer a la pareja. “El hombre le puede preguntar a la mujer: ¿qué necesitas de mí en este momento?, ¿cómo puedo actuar para que te sientas mejor? Son preguntas muy básicas que a veces los hombres no hacemos porque no hablamos de eso. Y a veces la mujer tampoco las quiere responder porque piensa que el hombre se tiene que dar cuenta y uno no es adivino ni tiene cómo saberlo por ser una experiencia tan femenina”.

Terapia en pareja. Ezequiel López  (autor de El erotismo infinito y la cara conocida del programa Simplemente sexo, del canal Discovery Home & Health) nos ha dado pistas para entendernos mejor en pareja en esos días de irritabilidad.

A estos consejos, ahora les sumamos las recomendaciones prácticas del médico Jaime Escobar Orozco, egresado de Uninorte y especialista en Medicina Alternativa y Biorresonancia, que estudió en Múnich, Alemania.

Este síndrome del ciclo menstrual, en medicina alternativa es una invasión de fuego, de tal manera que hay que combatirlo como eso, con hidratación, ejercicios, ingesta de algunas infusiones con propiedades calmantes y relajantes. Los hombres pueden aprender a prepararlas, a hacerles masajes, envolverlas en ciertos aromas y cuidarle la dieta, libre de lácteos, cafeína y, ¡ojo!, de chocolates”, concluye el especialista Escobar, no sin antes enseñarles aquí, a nuestros lectores, cómo hacer de esos días, “nuestros días”. ¡Tomen nota!

Prepararle infusiones a su pareja pueden aliviarla. Hierva agua y sumerja una ramita de romero o menta, o un pedacito de jengibre picado. Espere que la hierba suelte el extracto en dos o tres minutos, sáquela y sirva la bebida con miel de abeja para darle sabor.

Por estos días, regalar chocolates podría no ser una buena opción. El chocolate, según especialistas, tiene xantina y eso aumenta el movimiento de las trompas y el dolor. El café también estimula el dolor y los lácteos aumentan la inflamación. ¡Cuídele la dieta!

Un masaje suave en el vientre de su amada, de forma circular, le ayuda mucho a la liberación de oxitocinas, que hace que se relajen los genitales internos, se eviten las contusiones y los dolores por contracciones. Masajear la espalda, los hombros o los pies, también podría ser aún más relajante en ese momento.

¿Sexo durante esos días?

•  Según el médico Jaime Escobar, “desde el punto de vista fisiológico no debería haber sexo durante el periodo, porque el orificio cervical externo  (que permanece prácticamente cerrado e impide el acceso del medio exterior hacia los genitales interiores) está abierto durante la menstruación y podría ser una vía de infecciones durante el sexo”.  

Según el sexólogo Ezequiel López, tener un orgasmo durante la menstruación (así sea con solo caricias) ayuda a aliviar el malestar, dada la cantidad de endorfinas que se liberan en ese momento y actúan como analgésicos naturales.

 

Etiquetas

Más de revistas