EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/134449
Relaciones 15 de Julio de 2015

La infidelidad también es de tipo financiero

El usuario es:

Foto: Shutterstock

Para no perder el control, compre poco a poco las cosas que desea y no todas de inmediato.

Inguel De La Rosa Vence / @ingueljulieth

Los problemas en la pareja surgen cuando el deseo individual prima sobre los planes familiares que se han establecido.

Mentir u ocultar información a la pareja es infidelidad.

Luego, hacer compras a escondidas, abrir líneas de crédito sin consultarlo con el otro, incluso, tener algún dinerito por ahí guardado en secreto son, según los psicólogos de pareja, actos infieles que pueden desencadenar una separación.

Por diferentes motivos, según la Superintendencia de Notariado y Registro, en 2013 se efectuaron 588 divorcios en Barranquilla, cifra que aumentó a 619 en 2014. Así mismo, en el Atlántico 889 parejas se separaron legalmente en 2013 y, al término del 2014, la cifra llegó a 944.

Muchas veces las razones no se exponen durante el proceso de separación, pero es bien sabido que la infidelidad —sea de tipo sentimental, sexual o económica—suele ser una de las causas que conllevan a esta decisión.

Para el psicólogo Ronald Acacio, el incumplimiento a un compromiso al que se accedió es un acto infiel. Luego, para hablar de infidelidad financiera hay que preguntarse cuál es el nivel de compromiso, a cuáles obligaciones se llegó y si se disponen de las herramientas para cumplirlas.

Cuando no existe un proyecto de vida conjunto siempre se tiende a priorizar lo individual sobre lo familiar y es ahí cuando se generan esas situaciones de infidelidad, que en lo económico se traducen en ‘guardados’ o gastos que uno de los dos tiene para fines individuales.

De hecho, el 80% de las parejas se oculta información financiera, según reveló un estudio realizado por la revista Forbes y The National Endowment for Financial Education (NEFE) en Estados Unidos, durante el 2012.

Claro, “no todo interés personal es egoísta”, según la apreciación de Acacio. “Los deseos individuales deben integrar la vida familiar. Cuando se reconocen los deseos del otro y es posible cumplirlos, todo es más fácil”, dice el también terapeuta de familia de la Fundación Nuestra Casa, en Barranquilla.

Quién es más infiel

En 2010, el Centro de Estudios de Opinión Ciudadana de la Universidad de Talca, en Chile, realizó una investigación sobre infidelidad financiera. Entre sus conclusiones resalta un sondeo hecho en Estados Unidos con 1700 personas entre 25 y 55 años de edad, el cual arrojó que “las mujeres son más deshonestas que los hombres en materia de dinero”, con 33% frente a 16%, respectivamente.

Para algunos, definir si son las mujeres o los hombres los más infieles en este aspecto es entrar en una discusión que no aporta nada. “Aquí habría que discutir qué tanto somos capaces de ponernos de acuerdo con el otro, si entendemos sus deseos personales y si entienden los nuestros”, sugiere el psicólogo Acacio, convencido de que “en la infidelidad no hay culpables, hay responsables”.

Acuerdos económicos

A veces, cuando el hombre o la mujer devenga mayores ingresos en comparación al otro, esto logra tocar cierto nervio individual y del ego. Algunos sugieren que el que gane más pague más; mientras que otros insisten en que ambos deben aportar lo mismo sin importar cuánto sea su ingreso.

Hay parejas que prefieren que cada uno maneje su salario y cubra los gastos que le correspondan. Otra estrategia que adoptan es la creación de una tercera cuenta o fondo en común, desde el cual se efectúan los pagos de la casa.

El economista Munir Jalil Barney afirma que, “en principio, desde el punto de vista financiero, ninguna cuenta va a rentar más o menos por ser individual o mancomunada”.

Desde una perspectiva justa, este profesional de Citibank afirma que los gastos de una casa deben asumirse equitativamente o hacer una división proporcional al ingreso de cada uno. Es decir, si el hombre gana el 70% del dinero que entra a la casa, entonces él podría asumir el 70% de los gastos y la mujer, el 30% restante.

En todo caso, los expertos coinciden en que el éxito económico dependerá de la confianza y el nivel de compromiso que haya entre la pareja.

Diálogo

Los expertos señalan que antes de llegar a la vida en pareja es necesario conversar sobre el estado financiero de cada uno, porque esto será determinante a la hora de asumir gastos, deudas e inversiones en el hogar. Esconder información económica puede comprometer la vida crediticia de ambos, por ejemplo, un incumplimiento puede terminar en el embargo de los bienes en común.

Tome nota

Ana Jiménez, experta en responsabilidad social del Banco de Bogotá, aconseja:

1. Si va a comprar casa o carro y debe pedir un préstamo, averigüe muy bien cuál es el dinero exacto que recibirá y qué tendrá que pagar después.

2. Adquiera bienes productivos que le generen ingresos y le ayuden a solventar sus pasivos.

3. Antes de embarcarse en un crédito piense que la compra de activos grandes requiere de periodos y ahorros considerables.

¿Ahorro en pareja o ‘guardados’ individuales?

El Centro de Estudios de Opinión Ciudadana de la Universidad de Talca, en Chile, encontró que, de 452 personas encuestadas, el 76,8% ahorra para tener con qué defenderse en casos de emergencia y, en su mayoría, guardan este dinero en cuentas de ahorro personal. No obstante, el 34,7% dice no tener conocimientos de los ahorros de su pareja, pues los hombres no comparten esta información para que su mujer “no esté tentada a gastarlos”, mientras que ellas lo ocultan “para sentir independencia económica”. En este sentido, el 58,1% se considera a sí mismo mejor ahorrador que su pareja.

Siguiendo los consejos de los expertos, lo mejor es que así como se establece la cuenta de gastos la pareja se ponga metas de ahorro, a través de un plan que ambos lleven a cabalidad cada mes —a través de un fondo en común, por ejemplo—, bien sea para los estudios de los hijos, ir de vacaciones, comprar un carro o atender casos de emergencia.

Etiquetas

Más de revistas