EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/130721
Relaciones 23 de Abril de 2014

La coquetería femenina, una cualidad llena de señales

El usuario es:

Foto: Shutterstock

Algunos conceptos sostienen que la mujer aprende a ser coqueta dependiendo del medio donde crece.

Alejandro Rosales /@alejorosalesm

¿Cómo identificar cuando una mujer está coqueteando, ya sea en una fiesta, caminado por la calle o en la oficina?

Consultando este interrogante en las redes sociales y en entrevistas personales encontramos respuestas variadas y hasta curiosas.

Un amigo me decía que una mujer con ciertos atributos básicos en su presentación, puede llamar la atención del que desee y salirse con la suya siempre que se lo proponga.

“Te mira, te baila, hace ver sus mejores atributos, te habla cerca. La cosa está en identificar cuándo esa coquetería es sincera o por algún interés específico”, expresa el consultado.

Una amiga, por su lado, respondió que aunque cree que es un talento instintivo que todas las mujeres poseen, la cosa no es tan fácil y a veces hay que esforzarse un poco más para lograr el objetivo. “No hay nada mejor que una mirada esquiva, como quien no quiere la cosa”, dice la entrevistada.

Tal vez uno de los mejores ejemplos de lo que se puede llamar “coquetería elegante” es el baile de la Cumbia, danza reina del Carnaval de Barranquilla. Ahí la mujer siempre mira al hombre y le sonríe, lo llama con el movimiento de la cadera y ella permite que se le acerque, solo lo suficiente, sin tocarla.

Pero sobre lo instintivo que puede ser la coquetería en el género femenino, la sexóloga Nereyda Lacera sostiene que esa concepción es discutible cuando se estudian otras culturas más conservadoras como la musulmana donde la mujer no se le permite, ni siquiera mostrar todo su rostro.

Por esto, argumenta la especialista, la coquetería es más aprendida que natural.

“En nuestro medio a la mujer se le ha enseñado a ser coqueta y seducir, a pesar de que eso ha venido cambiando (…) desde niñas lo aprenden cuando por ejemplo el papá le dice que es la princesa de la casa y se debe comportar como tal, o cuando ella imita los modelos de conquista que ve en su mamá y otras mujeres adultas en reuniones familiares. Eso explica el repertorio de estrategias de seducción que tiene la mujer”.

A continuación presentamos algunos de los métodos o formas de coquetería más comunes en las mujeres. Se aclara que en la realización de esta lista se ha tomado la opinión de personas comunes y corrientes que comparten sus experiencias.

El cabello. Las mujeres usan mucho su cabello para llamar la atención, sobre todo cuando lo tienen largo y bien cuidado. Acariciárselo y mirar al que les interese, para detectar si la está observando es una señal casi inequívoca de que quiere algo de esa persona, no precisamente una relación amorosa o una aventura. En este detalle coinciden hombres y mujeres.

Otra que es muy común es cuando el cabello les huele bien y lo mueven de tal forma que su aroma a bálsamo de rosas es percibido por el que quieren atraer.

Otra bastante usada, según los expertos en captar estas señales, es cuando se hacen una trenza, juguetean con ella y de cuando en cuando miran al susodicho que les atrae.

Las miradas. Cuando una mujer mira de reojo una y otra vez con los párpados levemente bajos a la misma persona es porque tiene cierto interés en atraer su atención. Una joven consultada sostuvo que su táctica era combinar la mirada con el juego del que la quitara primero para luego, en una segunda ‘sesión’, combinarla con una sonrisa pícara que le termine de aclarar las dudas al hombre, si este es demasiado tímido.

Piernas y cadera. Un cruce de piernas con una falda corta, en el momento exacto y que descubra un poco la parte baja de los muslos es fundamental para llamar la atención, afirma una modelo consultada. Comenta que cuando esto se hace muy cerca de la persona a la que se quiere atraer la señal es clara y todavía más cuando lo apunta con la rodilla. “Esto nunca falla”, dice.

Algunos hombres aseguran que cuando la mujer se acaricia el pie de forma relajada y dicen que este les duele, es porque en el fondo desean un masaje y solo espera que alguien se los ofrezca.

Cintura. Hablando de las caderas, es bien conocido que el contoneo de esta parte del cuerpo, pronunciando más sus puntas, logra atraer la mirada de un hombre. Utilizado en exceso o de forma sobreactuada causa el efecto contrario.

Otras formas. La forma de bailar, muy o poco atrevida también es una señal. Esta se califica, sobre todo, en el contacto físico que la mujer le permita a la pareja o lo que ella haga en la ‘pista’.

También está en la forma cómo use su vestuario y la parte de su cuerpo que más quiera realzar. Por ejemplo, si tiene piernas tonificadas usará una minifalda o si posee un busto grande, un escote  pronunciado.

AUTOESTIMA

Ante la pregunta de algunas de sus pacientes sobre cómo llamar la atención de una persona que les atrae, la sexóloga Nereyda Lacera les sugiere subir su autoestima o los sentimientos de valía que deben tener. “Una mujer que no se quiere, no se arregla o que no se siente bonita o agradable ante los demás es una mujer que no va a seducir y no va a llamar la atención de nadie”.

Etiquetas

Más de revistas