EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/131926
Relaciones 03 de Septiembre de 2014

Hablando sobre la caída de la libido, sus causas y soluciones

El usuario es:

Foto: Shutterstock

La pérdida del deseo sexual hacia la pareja se puede presentar por conflictos psicológicos, entre otros motivos.

Alejandro Rosales

El sexo en muchas parejas ocupa un porcentaje alto en la definición de su estabilidad. Para otras no tanto y por eso no es bueno generalizar. Así lo sostienen varios especialistas en la materia, entre ellos la sexóloga Carmen Larrazábal.
Sin embargo, cuando la pareja lleva un ritmo agitado, normal o moderado en sus encuentros íntimos y este comienza a descender o desaparecer se está ante un problema que encierra varios componentes.

En pocas palabras cuando la libido (o deseo sexual) baja  en el hombre o en la mujer es absolutamente necesario tomar las medidas para identificar lo que lo provoca y lo que lo cura. Todo por el bien de la relación.

Causas. La baja de la libido se puede dar por razones orgánicas, hormonales, psicológicas o emocionales. Según la sexóloga, cuando la causa es orgánica  hay que ir a un médico para que él diagnostique lo que está sucediendo.

“El algunas ocasiones los medicamentos, tratamientos, antialérgicos y el consumo de antidepresivos logran bajar la libido”.

Si el desbalance es hormonal se debe consultar a un urólogo o un endocrinólogo que por medio de un tratamiento regule la testosterona —hormona masculina que se encarga de producir deseo sexual—.
En algunas mujeres salir de un embarazo puede generar baja de la libido y ante esto solo se debe tener paciencia.
Cuando los factores son psicológicos —agrega la experta— por lo general se dan por el estrés y la ansiedad que producen problemas económicos, exceso o falta de trabajo. Esto afecta tanto a hombres como a mujeres y lo más acertado es buscar ayuda psicológica. 

Si el problema radica en las emociones, en que la relación de pareja no es óptima, se dan muchos enfrentamientos, dificultades amorosas como infidelidades, rutina en los encuentros y el hombre puede llegar a sufrir disfunciones eréctiles que lo deprimirán, comenta Larrazábal. En este caso se debe recurrir a la ayuda de un sexólogo o terapista de pareja.

El uso de lencería provocativa es una acertada táctica de seducción.

Erradicar la rutina. La doctora Larrazábal dice que el secreto es atreverse, innovar con aceites, masajes, esencias, el nivel de la luz, juguetes sexuales, juegos y viajes entre algunas alternativas que se pueden tener en cuenta.

“Hay que empezar a desmitificar y desbancar la rutina que puede llegar a matar la libido. Lo importante es la variedad: que vean cine erótico, que es más sugestivo. El sugerir es mucho más importante que ir al grano directamente en ese momento intimo”.

Agrega Carmen que los hombres tienen que salir de su zona de confort para que renueven las ganas, las ansias y nunca confiarse para mejorar constantemente el nivel de la pasión y el deseo.

En mujeres...
Por lo general ellas suelen ser más pacientes, tolerantes y comprensivas cuando hay una baja de la libido. Muchas mujeres —asegura la sexóloga Carmen Larrazábal—cuando se enfrentan a situaciones monótonas simplemente el sexo deja de ser tenido en cuenta como una opción interesante. “Ella sabe  que con su pareja está en una época de rutina y que erróneamente no hay problema. Se despide del marido en la mañana y en la noche lo recibe con la misma pijama. Esto hace más rutinaria la vida de pareja”. Otros factores que disminuyen el deseo sexual en las mujeres son la baja autoestima y el sobrepeso. “Al ver un cuerpo flácido o con unos kilitos de más se dejan dominar por esa situación, esto repercute en su autoestima, y en una depresión que aumenta el desgano por los encuentros sexuales”.

Etiquetas

Más de revistas