EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/139498
Relaciones 12 de Octubre de 2016

Fui testigo de una infidelidad: ¿hablo ahora o callo para siempre?

El usuario es:

Foto: Shutterstock

Según expertos analice la situación antes de crear prejuicios.

Sara Hernández C.

Cuando una persona le cuenta a un amigo/familiar que su pareja le está siendo infiel “hay mucha negación”. Es un momento de reclamos hacia la persona que notó la realidad, un acto normal ante los ojos de la terapista de pareja, Frauky Jiménez.
Así le ocurrió a Katherine Daza, ella se percató un día que Camilo Hernández–el novio de una de sus mejores amigas–, estaba a dos casas de su casa realizando una visita. Ella lo vio cuando besó a una vecina. “Ese día comprobé que el mundo es un pañuelo. Él no imaginó que yo estaría ahí y yo tampoco que lo vería en esas circunstancias”, recuerda Katherine.
De inmediato llamó a su amiga, le preguntó por su pareja y además por la forma como vestía ese día. Al confirmarle su amiga su versión de los hechos, ella solo le dijo: “lo acabo de ver besándose con una muchacha”.
Ella no puede entender como su amiga más adelante volvió con Camilo. Desde ese momento ella “aprendió” a callar ese tipo de cosas. Aunque, anota que la única vez en que lo volvería hacer  “una y cien mil veces”, sería en casos donde esté involucrado su padre o su hermana. “Ahí si no me importa lo que me digan”, dice convencida Daza.
Para Jiménez esto tiene una explicación. “Los amigos no quieren meterse en problemas amistades, cosa que cambia notoriamente cuando es un familiar muy cercano”. El acto se toma como personal por el grado de cercanía con la persona, de ahí que cambie la forma en que sea visto.
“Muchas veces las personas prefieren no decir nada, la pareja se arregla y quien lo dice no queda bien parado. Ese es el temor. Diferente es cuando ese alguien lo insinúa, así evitas ganarte una enemistad a futuro”, anota. Ante estos casos Jiménez recomienda revisar el Código de Ética de valores. 
El contexto es diferente cuando es alguien de la familia. “En ese espacio la persona tiene la autoridad moral para hacerlo. Si el hijo, hermana o prima se molesta es importante entender que será algo transitorio”, asegura la terapista de pareja.
 
¿Qué hacer?. Aquí la experta en relaciones de pareja de Match.com, Valeria Schapira explica una serie de pasos a seguir si usted está en caso similar. “Si encontró la evidencia, o lo que se supone que lo es, cuente hasta 10 y actúe con criterio”, recuerda. Aquí es importante esclarecer el grado de consanguinidad con la persona, si es un amigo casual por ejemplo. En estos casos la especialista recomienda mejor hacerse a un lado y callar.
Tercero, “constate antes de hablar, no llene su mente de prejuicios, puede cometer errores. Encárelo y dígale que enfrente la situación y sea sincero con su amigo(a)”, apunta Valeria.
No olvide siempre evaluar el daño a terceros. “Deje el morbo, hay cantidad de personas que disfrutan llevando y trayendo chismes”, anota Schapira.
Recuerda la experta que también hay que ser respetuoso con los ideales de su amigo(a). Puede, quizás, que la persona atraviese un momento de su vida donde no le interese tomarse las cosas muy a pecho. “No todos estamos preparados para enfrentar la verdad. Incluso, puede que tenga una relación de pareja de las llamadas “abiertas y tú no lo sepas”, explica.
Quizás la recomendación clave es asumir la decisión antes de ser comunicada. “Si eres el ‘mensajero del engaño’, es probable que tu amigo no reaccione muy grato. Si eliges no decir y luego se entera, puede que te reproche tu silencio”. “Escucha a tu corazón y a la intuición para decidir qué hacer. Ten en cuenta que la relación de amistad puede sufrir daños”, concluye. 
Sea cual sea la decisión que usted escoja hágalo de acuerdo a sus principios y eso sí, no se arrepienta de lo que hizo.

Etiquetas

Más de revistas