EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/143467
Relaciones 14 de Junio de 2017

El perro y su influencia para mantener activas a personas de la tercera edad

El usuario es:

Foto: Shutterstock

Alejandro Rosales Mantilla y Efe

Un vecino del barrio Bellavista tiene tres perros: una dálmata, un pastor alemán y una hembra que nació de su inusual cruce. Religiosamente este vecino, que prefirió no dar su nombre y está entrando al grupo de los ciudadanos de la tercera edad, despide a su hija y a su mujer en las mañanas, luego, sale a caminar con sus mascotas a eso de las 6:30 de la mañana.
 
El paseo lo repite en la noche, entre las 9 y las 10. A mi vecino, a diferencia de otros, rara vez se le ve quejándose de algún dolor articular (a pesar de que tiene un ligero sobrepeso) o enfermo por algunas de las muchas virosis que azotan el Caribe colombiano.
 
De hecho, este vecino me comenta que algunos de sus amigos le preguntan qué hace para no enfermarse frecuentemente como ellos. Él les responde que la clave es mantenerse “ocupado” y que ahí juega un papel clave la rutina de salir a pasear con sus perros, que más que sus mascotas, son sus “compañeros”.
 
Precisamente, según un estudio publicado recientemente, para los adultos mayores, ser dueños de un perro aumenta la probabilidad de lograr los niveles de actividad física recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se sabe que la actividad física reduce el riesgo de enfermedad cardiaca, derrame cerebral, múltiples tipos de cáncer y depresión. 
 
Esta investigación suma evidencia para demostrar que poseer un perro de mascota puede ser de ayuda para la salud a medida que la gente envejece.
 
“Todos sabemos que a medida que envejecemos, tendemos a andar un poco más lento”, señaló a la agencia Efe el profesor Daniel Mills, líder del proyecto. “Al mantenernos activos podemos mejorar nuestra salud y otros aspectos de nuestra calidad de vida. No se han definido bien los factores que fomentan mayores niveles de actividad física en adultos. Nos interesaba evaluar si poseer un perro tiene potencial de mejorar la salud de adultos mayores al aumentar su actividad”.   
 
El estudio de la University of Lincoln y de la Glasgow Caledonian University utilizó un monitor de actividad de una clase específica, para recabar datos de la actividad de los participantes en el estudio que tenían o no perro.
 
“Se descubrió que los dueños de perros caminaban 20 minutos más en el día, a un ritmo moderado”, reveló la Dra. Philippa Dall, investigadora principal. “Para la buena salud, la OMS recomienda al menos 150 minutos de actividad física moderada a vigorosa cada semana. En el transcurso de una semana, estos 20 minutos de caminata adicionales cada día en sí pueden bastar para cumplir con estas pautas. Nuestros hallazgos representan una significativa mejoría en actividad física lograda gracias a pasear un perro”, concluyó la especialista.
 
 
'Un factor que no debe ser ignorado'. El estudio  de la Universidad de Lincoln y de la Glasgow Caledonian University indica que poseer un perro puede cumplir una función importante en la actividad de caminar entre adultos mayores. Así lo ratifica la investigadora Nancy Gee, coautora del estudio. “Aunque la posesión de un perro no fuera el centro de atención, puede representar un factor importante que no debiera ser ignorado”, agrega la investigadora.

 

Etiquetas

Más de revistas