EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/18378
Relaciones 26 de Abril de 2011

El abuso sexual infantil, ¿Cómo afrontarlo en familia?

El usuario es:

Foto:

¿Presenta tu hijo (a) alguno de los síntomas que sugieren un abuso sexual infantil? De tu permanente atención y de la forma como les hables a tus hijos sobre su propio cuerpo y del tipo de caricias que pueden recibir en el, depende que ellos estén a salvo de esta terrible experiencia.

Hace poco un editorial nos invitaba a reflexionar sobre el daño que la violencia intrafamiliar le está haciendo a la familia como sitio ideal de amor y construcción de vida. Esta violencia puede ser física, psicológica o sexual.

El próximo día de los niños es una fecha adecuada para volver a referirnos al abuso sexual infantil. Se calcula que en Colombia se abusa sexualmente de un niño(a) cada dos (2) horas. Sin ir muy lejos, yo fui un niño abusado sexualmente a los 5 años. El abuso sexual es cualquier acto erótico con un niño(a) llevado a cabo por un adulto —o por otro menor mayor que la víctima—.

Esto puede hacerse tocando los genitales del niño(a), haciendo que él toque los genitales de un adulto o de otro menor, por contacto bucogenital, o por penetración vaginal o anal. Otros tipos de abuso son mostrar al menor revistas o películas pornográficas, o utilizarlo para elaborar material parecido.

Lo más común es que quienes abusan sexualmente de infantes sean personas a las que el niño(a) conoce y que lo pueden controlar. En aproximadamente 8 de cada 10 casos reportados, el abusador es conocido por la víctima. Casi siempre se convence al menor a participar en este tipo de actos por medio de la persuasión, proporcionándole recompensas o amenazas.

Reconocer que se está presentando un caso de abuso sexual infantil es muy importante. Los siguientes signos pueden sugerir que un niño está siendo abusado sexualmente: terror inexplicable a algunas personas o a algunos lugares, decir a alguien que ha sido víctima de un ataque sexual, tener frecuentemente actividades sexuales sugestivas o hablar frecuentemente de temas sexuales, temor irracional ante un examen físico, dibujos tétricos o con exceso de rojo y negro, cambios súbitos en su conducta, tratar de que otros niños(as) lleven a cabo actos sexuales.

Un menor víctima de maltrato sexual también puede presentar ropa interior rota, manchada o sangrada y dolor o rasquiña en los genitales.

Cuando se entere de un abuso sexual tome en cuenta seriamente la información, pero serénese. La tranquilidad es muy importante para el beneficio del menor.

Cuando se ignora la información dada por el niño(a), éste no se arriesgará a volverlo a decir, y como consecuencia, puede permanecer víctima de abuso por incluso años.

Asegúrese de apoyar y ayudar al niño(a) a entender que el abuso sexual no es por su culpa. Dele mucho cariño y confianza. Si usted está enojado, no permita que el menor se dé cuenta. Esto es importante para que el infante no piense que está enojado con él.

Alabe al niño por ser tan valiente de contárselo, esto es de la mayor importancia si el niño(a) ha sido víctima de algún pariente cercano o amigo de la familia.

Consiga ayuda profesional inmediatamente, hable con su pediatra, psicólogo, psiquiatra o trabajador social. El abuso sexual infantil es un problema grave que debe ser atendido profesionalmente.

Mas que castigar, recriminar o regañar, lo que su hijo(a) necesita es la atención especializada de un profesional.

Por: José Manuel González
Tel. (575)3572314 - Cel. 310-6302444
Dir. Carrera 51B 94-334, consultorio 404, Barranquilla
www.drjmgonzalez.com - Twitter: @drjosegonzalez
http://drjosegonzalez.blogspot.com/

Etiquetas

Más de revistas