EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/132120
Relaciones 24 de Septiembre de 2014

De los amantes y sus encuentros

El usuario es:

Foto: Shutterstock

Carmen Larrazábal

Liberados de todo tipo de pudor, el ser humano debe estar dispuesto a todo. En sexualidad no hay más normas que atender que los propios deseos respetando al otro.

Lo peor es llegar a convertirnos en una pareja rutinaria que no se anime a más, sin explorar nuevas y mejores formas de amar.

Hay personas que viven obsesionadas por variar el escenario de sus relaciones sexuales con el fin de armonizar y cambiar el espacio amoroso, muchas veces se pretenden lugares que aumenten la adrenalina o incentiven la creatividad, todo buscando salir de la monotonía.

Siendo la cama la formalidad y la tradición clásica en los encuentros vemos un entramado fantástico que detalla y especializa todo ello, existiendo desde ranking de colchones hasta menú de almohadas, entre otros. Colchones alternativos que permiten experimentar un cambio y abordar emociones y sensaciones acordes a la calidad y estilo de vida sexual de cada quien.

Menú variado de almohadas, desde las plumas de todos los animales alados, hasta la más amplia gama de las fibras, pasando por el poliéster y el algodón. (Todo para llenar de suavidad y confort la velada).

De las exclusivas sabanas, ni hablar, las damas siempre muy preocupadas por que la seda, los tres mil hilos y el fino algodón hagan todo, y más, en el impactante vínculo sexual.

Algunos amantes cranean inocentes encuentros en los carros, cómplices del sopor respiratorio vinculante. Ascensores, escaleras, terrazas, jardines, sin exceptuar playas o montañas soñadas tiempo atrás. Se convierten en escenario propicio para el sexo y el amor.

Veranos e inviernos de estación, o el inusitado sonido de las secas hojas otoñales de triste color visten de armonía el compás de pieles y olor.

Muebles viejos, sofás antiguos, bibliotecas heredadas, escritorios familiares y aun el movimiento de una moderna lavadora, logran llamar la atención del acucioso amante, quien en el afán por salir de la sobria y deprimente rutina, decide embriagar de aromas y luz el más sensual de las tenidas sexuales. Se puede jugar con las sombras y reflejos de la iluminación del lugar y convertirlo en un previo fenomenal; luces cálidas y relajantes son las recomendadas.

Además es importante también estimular de formas diferentes los sentidos que intervienen una gran faena. El olfato es uno de los sentidos más importantes en las relaciones sexuales pues este es el responsable de la memoria emocional. Para estimular la libido nada más apropiado que ambientar el lugar escogido con aromas que favorezcan la intimidad en la pareja.

Todo es cuestión de disponer, valorar y premiar los esfuerzos de ambos por crear la nueva atmósfera sexual, conociendo cuales logran ser los puntos en las cuales el clic se efectúa.

Donde las prioridades, las finanzas y la disponibilidad temporal permitan el éxito irrestricto del vínculo coital. Solo así garantizamos la inminente salida de la tortuosa rutina y la llegada creativa de lo novedoso sexual.

Desde este miércoles estaré llenando de sensualidad, sexo, parejas y amor, este noble espacio, que la revista Miércoles de EL HERALDO, dispone para todos nosotros.
¡En hora buena por este escenario!

Etiquetas

Más de revistas