EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/137213
Relaciones 16 de Marzo de 2016

Cómo superar el síndrome del nido vacío

El usuario es:

Foto: Shutterstock

La partida de los hijos puede convertirse en un trauma para los padres.

Daniela Fernández Comas

Salir de casa puede ser un cambio drástico. Ya sea para los hijos o para los padres, las separaciones tienden a ser muy emotivas dejando vacíos en la vida de los integrantes de la familia recién dividida, situación que se conoce psicológicamente como el síndrome del nido vacío.

La soledad y nostalgia que ocasionan los hijos son algunos de los principales sentimientos que se presentan en los padres una vez ellos toman diferentes rumbos. En ese sentido, estudiar y trabajar en el exterior o en otra ciudad son las situaciones en la que los jóvenes propician, en su mayoría, este síndrome. Según los expertos, la preparación de los padres para esta situación es menor que aquellos que viven la partida de un hijo porque decide casarse.

La psicóloga especialista en terapia de pareja Frauky Jiménez recomienda a los padres que comienzan a vivir esta experiencia retomar caminos que conduzcan a la felicidad mientras comparten nuevamente la vida en pareja.

“Hay que trazarse nuevas metas y detenerse a pensar qué los va a hacer felices en esta nueva etapa. Una mascota, para quienes no tienen, podría ocupar el espacio que dejan los hijos, así como el ejercicio o las actividades sociales. Esto no solo haría el trauma más fácil de manejar, sino que, también, incrementaría la salud mientras se va aceptando el cambio y transición hacia la tercera edad”, comenta la especialista.

En el caso de las madres solteras con hijos únicos suele ser más complicado, ya que “existe una codependencia –que podría ser económica–, en la que el hijo es quien aporta el capital en el núcleo familiar”, al igual que las madres amas de casa que se encargan de sus hijos la mayor parte de su tiempo.

Según la psicóloga de familia Claret Jiménez, las mujeres con vínculos maternos fuertes tienden a dormir en las camas de sus hijos luego de que ellos se van, debilitando, en algunas ocasiones, la relación marital. 

“Los padres deben aprovechar este tiempo para rehacer su vida en pareja, porque las relaciones en pareja siempre hay que alimentarlas. Viajar se ha convertido en una de las actividades de mayor demanda en estos casos, ya que despejan su mente y evitan pensar en la falta que les hacen sus hijos. Pero es un trabajo de ambos”, explica Jiménez.

Por su parte, los hijos que se casan hacen que sus padres se preparen con tiempo; sin embargo, despojarse de los hijos y comprender que evolucionarán a una vida en pareja termina siendo igual de emocional.

María Elena es una madre de dos hijas, quien junto a su esposo se preparó para la separación definitiva que viviría una vez ellas se casaran.

“Yo sabía que ese paso había que darlo y cuando se fue la primera, aunque fue duro, fue un poco más fácil porque su hermana quedaba en casa. Cuando mi segunda hija partió fue muy difícil”, cuenta la madre de familia. “La transición de superarlo nos tomó de tres a cuatro meses pero ese duelo de que ellas se vayan no desvanece”, agrega.

Los avances tecnológicos junto con el paso del tiempo son los aliados a los métodos que sirven como tratamiento para pasar del estado de síndrome del nido vacío a la transición y, finalmente, aceptación de la vida que los hijos realizarán lejos de casa. 


No perder el contacto con los hijos, visitándolos o llamándolos, hará que los padres se adapten mejor a la nueva situación.

Beneficios
En 2010, una encuesta realizada a 2.000 personas, entre padres y madres, por la organización Unite de Reino Unido, arrojó que los padres que se han separado recientemente de sus hijos se sienten 10 años menor, ahorran más dinero,  generan nuevas  amistades, adoptan nuevos ‘hobbies’ y mejoran su relación de pareja. Expertos británicos afirman que, aunque esta partida por parte de los hijos ocasione momentos de tristeza en la vida de los padres, los momentos de felicidad se incrementarán con el paso del tiempo. 

 

Etiquetas

Más de revistas