EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/5192
Relaciones 02 de Diciembre de 2010

Balance de un año en pareja y en familia

El usuario es:

Foto:

Les deseo a todas mis lectores unas felices fiestas de fin de año y un 2011 cargado de muchos logros y satisfacciones en su vida familiar y conyugal. Deseo que el todopoderoso los bendiga con mucha salud, amor y prosperidad.

Esta es una semana de balances familiares y conyugales. Cada familia y cada pareja deberían reflexionar sobre los logros y las carencias que se vivieron en el 2010.

Para las parejas, base de la armonía familiar, hay una serie de puntos básicos que deberían explorar:

¿Nos estamos comunicando con tranquilidad y sinceridad?

¿Hemos expresado adecuadamente el amor que nos profesamos?

¿Estamos disfrutando plenamente de nuestra intimidad y sexualidad?

¿Nos hemos tratado con el mismo respeto y la gentileza con la que nos relacionamos con nuestros amigos?

¿Nos estamos apoyando como dos buenos compañeros?

¿Nos estamos involucrando en discusiones y peleas por el manejo del dinero o por la educación de los hijos?

¿Hemos tenido la oportunidad de divertirnos, los dos solos, durante nuestro tiempo libre?

¿Nos estamos relacionando positivamente con la familia de nuestro cónyuge?

¿Tenemos proyectos conjuntos para los próximos años?

¿Cuáles fueron los aspectos más positivos de este año para nosotros como pareja y para nuestra familia?

Para mí y para mi familia este año fue muy bueno. Mis hijas continuaron sus estudios de especialización en Barcelona. Yo tuve la oportunidad de visitarlas en julio y de pasear con ellas por Italia y Grecia.

El Alzheimer de mi madre ha continuado progresando pero Dios me regaló la oportunidad de fundar un hogar para personas mayores donde la tengo con todos los cuidados y las comodidades que se merece.

Maira y yo continuamos en el proceso diario de construir una pareja con mucho amor y respeto mutuo.

Mis socias, mis lectores, mis amigos y mis pacientes han tenido también un buen año, por lo que le doy muchas gracias a Dios.

Te sugiero que converses con tu pareja sobre lo que hoy acabo de escribir; escucha lo que piensa y cuéntale lo que tú crees. Traten de ver en qué áreas está creciendo y desarrollándose vuestra vida conyugal; mirar donde están las fallas que ameritan correctivos para retomar el rumbo adecuado.

Las personas y las parejas, igual que las empresas que prosperan, deben hacer un alto al final del año y mirar sus logros, observar las fallas y las carencias en forma desprevenida y amigable, soñar con lo que desean. Esta conversación puede ser el inicio de una nueva etapa llena de amor y respeto que los llevará a cimas ni siquiera sospechadas por ustedes.

Por: José Manuel González

Etiquetas

Más de revistas