EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/139031
Relaciones 07 de Septiembre de 2016

Aprenda a manejar los celos de sus hijos

El usuario es:

Foto: Shutterstock

Desde un principio hay que hablarle al menor de la llegada de su hermano.

Daniela Fernández Comas @danielaferco

En ocasiones tener un nuevo hijo no siempre es felicidad, al menos no para todos los integrantes de la familia. Si bien una pareja que se encuentre en el embarazo de un segundo hijo está emocionada, el hijo mayor, generalmente, suele presentar celos; los mismos que una persona puede sentir sentimentalmente por otra.
 
Expertas en el tema afirman que “es inevitable que un hijo sienta celos por su hermano y hay que dejarlo que se exprese”. Esto lo considera Gloria Hurtado, psicóloga clínica. Y es que los hijos sienten “una amenaza por el nuevo personaje que llegará y le quitará su lugar”, así lo afirma la también psicóloga Claret Jiménez. Pero la solución no está en evitar que su hijo sea celoso, sino en cómo manejar la situación.
 
La especialista en temas de familia cree que desde el momento en que un menor logra ver el crecimiento del vientre de su madre se le debe comentar de qué se trata la situación, en un tono positivo, dinámico y alegre. Así, cuando este llegue a casa, los padres pueden invitar al hijo mayor generar espacios de acercamiento con caricias y expresiones afectuosas. Sin embargo, “no se le debe obligar a quererlo”, dice Hurtado. Lo mismo pasa cuando los hermanos que llegan al núcleo familiar no son biológicos, “es exactamente lo mismo, solo hay que decirles la verdad de la adopción de su hermano”.


Los padres deben generar un vínculo de afecto entre sus hijos y no en uno solo.
 
El niño no debe querer a su hermano ni debe gustarle, solo debe respetarlo y  tratarlo bien –según la experta–, y en estos casos uno de los padres debe dedicarle más tiempo a este hijo, pues es quien siente una pérdida de atención.
 
Alternativas. Uno de los consejos que ambas especialistas dan es “el regalo”. Darle un regalo a su hijo por parte del que viene es una manera de agradarlo, pero no debe convertirse en rutina. Gloria Hurtado, nacida en Cali, explica que los regalos materiales no deben ser constantes y entre menos se recurra a ellos, mejor. “No es malo, pero hay que tratar de no compensar todo con cosas materiales. Simplemente se le debe dar su lugar al niño mayor”.
 
Pero, ¿qué pasa cuando el hijo mayor y el menor tienen una amplia diferencia en edad? En su mayoría, los padres, incorrectamente, piden a su hijo mayor cuidar del menor, y esto no siempre debe ser así. Jiménez manifiesta que “puede generar un nivel de frustración del primogénito por estar asumiendo responsabilidades que no le competen”, aunque eventualmente pueda sentir alegría por asumir la experiencia. 
 
Por su parte, la psicóloga caleña expresa que “habría posibilidad de culpa” y puede ser esta la razón por la que termina cuidándolo. “Sí es bueno que ayude a sus padres, en ocasiones, pero ese no es su lugar y sus papás tienen la obligación de encargarse de su hermano sin quitarle el lugar que tiene en casa”.
 
En definitiva, hay que aceptar que los celos se van a producir, pero son los padres los que deben demostrarles amor y cariño a ambos porque –como dice Hurtado– la torta que solamente era de uno solo ahora se tiene que compartir.
 
Qué no hacer...
En la víspera de la llegada de un hijo, los padres deben prepararse con tiempo para no hacer sentir menos importante a su hijo mayor. No es recomendable, por ejemplo, que sus pertenencias como cama, cuarto y juguetes sean dados al nuevo miembro de la familia. Esto podría generar respuestas negativas por parte del mayor.

 

Etiquetas

Más de revistas