EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/132041
Relaciones 17 de Septiembre de 2014

Amistades que terminan entre sábanas

El usuario es:

Foto: Shutterstock

Las personas que siendo amigos evolucionan sobre el amor, suelen ser parejas estables.

Alejandro Rosales

Tal vez en el momento de mayor confusión emocional Carlos Flórez y su mejor amiga, Lucía Ibarra, terminaron teniendo relaciones íntimas. Él —narra— le contaba todo lo que sucedía en su vida sentimental, ella, lo escuchaba pacientemente y también le compartía experiencias.

Sin darse cuenta, porque aun no lo tienen claro, una invitación los llevó a otra, un abrazo se convirtió en beso y hoy conviven. Además, Lucía espera un bebé de Carlos que nacerá a finales de noviembre.

Carlos, de 29 años y Lucía, de 24, son solo un ejemplo entre millones de parejas que comienzan como los mejores amigos y terminan enredados entre sábanas. Otras amistades simplemente vacilan o tienen una aventura y después todo vuelve al cauce donde su historia arrancó. Las que corren peor suerte no logran afianzarse en su relación y lo bueno que habían construido se acaba después de unos cuantos orgasmos.

La historia de la pareja nombrada hasta ahora es feliz. Ambos afirman que se entienden muy bien, sobre todo porque antes de crear un vínculo sentimental más fuerte, conocieron parte de los defectos y cualidades de cada uno.

Dos tendencias. La sexóloga Carmen Larrazábal afirma que hay dos tendencias en este tipo de relaciones. La primera está llamada a que la amistad, por buena que sea, termina perdiéndose porque después de enredarse en la cama, los involucrados no tienen la madures suficiente de retornar a lo que existía.


Hay que establecer los límites de la relación desde el inicio, para evitar que uno de los dos salga herido.

Cuando no se tiene la capacidad de mirar a los ojos a los amigos después de que se involucran eso tiene que ver con relaciones inmaduras en la que no son capaces de precisar el sentimiento que sienten —comenta Carmen—.
“¿Qué ocurre en el caso de la gente que siendo amigos evoluciona sobre el amor y perfecciona el sentimiento?, lo que ahí pasa es que se consigue una consolidación del afecto. Esos amores no solo son verdaderos sino que terminan siendo los más duraderos. En estas relaciones ambas personas evolucionan en todo sentido”.

Amigos con derechos. La psicóloga Mariela Díaz, que también atiende casos de relaciones de pareja, asegura que desde su experiencia profesional ha observado que para muchos, tener  un amigo especial o sin compromiso, se ha convertido en una práctica muy habitual, a tal punto que se convierten en una amistad importante o lo que hoy llaman: con derechos o sin ataduras.

Con este tipo de amigos, argumenta Mariela, “se comparten sentimientos y tiempo, se liberan angustias, te escuchan, no te critican; más bien te sugieren, pero no cuestionan y mucho menos te regañan”.

Sin embargo —advierte la experta— ese tipo de relaciones pueden llegar a ser peligrosas, porque al no exigirle exclusividad al amigo, ni cuestionarle por ello, se puede pasar rápidamente “de un amigo con derechos a un amigo posesivo”, que pretenda que el otro esté disponible todo el tiempo para él sin importar la hora, ni las ocupaciones.

Aconseja Mariela que esa situación se puede evitar aclarando los límites de la relación desde el inicio, para que la atracción física no pase de ahí y no se termine convirtiendo en una relación autodestructiva, que por lo general involucra más a una de las partes.

“Para los que no están buscando una relación estable, esta puede ser una opción; sin embargo, para mayor tranquilidad es importante contar con una vida sexual confiable, en la que exista compromiso y aprecio como amigos, compañeros y  pareja”.

En el trabajo. La sexóloga Carmen Larrazábal sostiene que estas relaciones pueden darse más entre compañeros de trabajo porque con ellos se termina pasando más tiempo que con la pareja. “Obviamente eso se comienza a traducir en que se tienen mucha confianza, se entienden, se le confían sentimientos y de repente se comprenden tanto que se acercan, se besan y se crea una llamarada incontrolable”. 

En la música

Son varias las canciones, en diferentes ritmos, en las que sus letras tocan el tema de los amigos que terminan traspasando la frontera hacia la intimidad. Estas son algunas de esas composiciones:

1  ‘Tu amigo o tu amante’, de Eddie Santiago. Esta ‘salsa’ romántica describe así la situación en un aparte de la letra: Como tú amante o tú amigo, siempre quiero estar contigo, siempre seguiré adelante, como tú amigo, o tú amante.

2  ‘Amiga’, de Miguel Bosé. La balada del cantante español  dice a una cercana amistad en una estrofa: Si he sido lo que fui fue por tu cuerpo, si he sido noche fue tu noche quien lo quiso, si he sido beso es que mis labios aprendieron a ser beso para ti.

3  ‘Amigos especiales’, de Blindaje 10. Este grupo de reguetón describe en una de sus letras la relación sentimental entre dos personas muy cercanas: Amigos especiales tu sales conmigo y solo somos amigos, hay nena márcame la clave y en nuestra guarida voy estar contigo.

4  ‘Labios compartidos’, de Maná. La banda mexicana de rock se refiere en este tema a una amistad con derechos. En esta, el autor de la letra se resigna al tiempo que esa amiga especial le pueda dedicar: Amor mutante, amigos con derecho y sin derecho de tenerte siempre y siempre tengo que esperar paciente el pedazo que me toca de ti.   

Etiquetas

Más de revistas