EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/141422
Mi Terapia de Pareja 15 de Febrero de 2017

Para que el sexo no sea aburrido

El usuario es:
Frauky Jiménez Mazo

Al principio de toda relación, la pasión y el deseo están en un punto muy alto, hay bastante deseo sexual, la frecuencia, intensidad y duración del acto sexual está en su mejor momento para el hombre y la mujer.

Pero toda esta actividad y vigor de la faena sexual no es eterno, tarde o temprano las relaciones sexuales maduran brindando un grado de comodidad y predictibilidad a los amantes.

El sexo, aunque no desaparece, disminuye, y el aburrimiento se mete en la cama. Pero las cosas no necesariamente tienen que ser así.

Si no tenemos dificultades médicas o disfunciones sexuales a tratar, si tan solo es pereza sexual, tenga en cuenta estas recomendaciones:

Tocarse y acariciarse más a menudo: piense que su cuerpo es sensual, permítase conectarse con todas las partes de su  cuerpo y mientras se ducha, se enjabona, acaricie, toque y sienta las sensaciones agradables que aparecen, hágalo también con su pareja aún cuando se esté en situaciones que no permitan un encuentro erótico.

Mire cómo fue su última relación sexual: piense en su última relación sexual. Concéntrese  en todos los detalles de cómo fue. Luego, haga una lista de tres columnas: en la primera, coloque las caricias que más le gustaron y  quiere que se repitan; en la segunda, una lista de caricias menos agradables y, en la tercera, una lista de las cosas que faltan y que le gustaría tener en su vida sexual.
La idea es que su pareja haga el mismo ejercicio y, luego, conversen ambos sobre los resultados.

Oler rico, tener buena salud, querer tu cuerpo: dedíquese tiempo todas las semanas. Es su tiempo para mirarse al espejo, identificar qué le hace sentir más sensual y provocativo. Por ejemplo, oler rico nos hace sentir sexis y seguros, utilice cremas,  perfumes,  splash (me encantan los de Victoria”s Secret). Cuide su salud oral, dientes sanos, aliento fresco. Si usted se siente bien consigo mismo, esto le va a ayudar a sentirse bien con su pareja.

La imaginación: a solas, coloque  música suave, cierre los ojos y tenga muchos pensamientos de imágenes  eróticas. Las fantasías sexuales nos ayudan a relajarnos y a disfrutar del placer sexual. Algunas fantasías son más excitantes que otras. Las hay desde muy románticas hasta muy sexuales y fuertes. No son peligrosas; fantasear no significa que las haga realidad. Pero son un potente afrodisíaco que tenemos a nuestra disposición. La gente sexy busca oportunidades para estimular su erotismo, mantener relaciones sexuales y divertirse con el sexo.

Crear historias sexuales: a algunos les gusta disfrazarse y jugar a ser otras personas. La pareja se divierte y excita como nunca, pierda esa timidez y ensáyelo. Sin juego, el sexo pierde su creatividad y ciertamente se torna aburrido.

Los sonidos del amor: susurros, jadeos, suspiros son excitantes para mujeres y para hombres. Por otro lado, al producirlos también aumenta nuestra excitación. Los hombres y las mujeres nos excitamos a menudo con palabras diferentes, ¿cuál es su palabra favorita?

En Barranquilla, el día 18 de marzo de 2017, con gran alegría voy a dictar el taller para parejas “Los días para quererse”. Se pueden inscribir en el correo psicoterapiadepareja@hotmail.com. Para mayor información llamar al cel. 311 2098845. O visítame en www.miterapiadepareja.com.
 

Etiquetas

Más de revistas

Para que el sexo no sea aburrido

Miércoles, Febrero 15, 2017 - 00:00
Frauky Jiménez Mazo

Al principio de toda relación, la pasión y el deseo están en un punto muy alto, hay bastante deseo sexual, la frecuencia, intensidad y duración del acto sexual está en su mejor momento para el hombre y la mujer.

Pero toda esta actividad y vigor de la faena sexual no es eterno, tarde o temprano las relaciones sexuales maduran brindando un grado de comodidad y predictibilidad a los amantes.

El sexo, aunque no desaparece, disminuye, y el aburrimiento se mete en la cama. Pero las cosas no necesariamente tienen que ser así.

Si no tenemos dificultades médicas o disfunciones sexuales a tratar, si tan solo es pereza sexual, tenga en cuenta estas recomendaciones:

Tocarse y acariciarse más a menudo: piense que su cuerpo es sensual, permítase conectarse con todas las partes de su  cuerpo y mientras se ducha, se enjabona, acaricie, toque y sienta las sensaciones agradables que aparecen, hágalo también con su pareja aún cuando se esté en situaciones que no permitan un encuentro erótico.

Mire cómo fue su última relación sexual: piense en su última relación sexual. Concéntrese  en todos los detalles de cómo fue. Luego, haga una lista de tres columnas: en la primera, coloque las caricias que más le gustaron y  quiere que se repitan; en la segunda, una lista de caricias menos agradables y, en la tercera, una lista de las cosas que faltan y que le gustaría tener en su vida sexual.
La idea es que su pareja haga el mismo ejercicio y, luego, conversen ambos sobre los resultados.

Oler rico, tener buena salud, querer tu cuerpo: dedíquese tiempo todas las semanas. Es su tiempo para mirarse al espejo, identificar qué le hace sentir más sensual y provocativo. Por ejemplo, oler rico nos hace sentir sexis y seguros, utilice cremas,  perfumes,  splash (me encantan los de Victoria”s Secret). Cuide su salud oral, dientes sanos, aliento fresco. Si usted se siente bien consigo mismo, esto le va a ayudar a sentirse bien con su pareja.

La imaginación: a solas, coloque  música suave, cierre los ojos y tenga muchos pensamientos de imágenes  eróticas. Las fantasías sexuales nos ayudan a relajarnos y a disfrutar del placer sexual. Algunas fantasías son más excitantes que otras. Las hay desde muy románticas hasta muy sexuales y fuertes. No son peligrosas; fantasear no significa que las haga realidad. Pero son un potente afrodisíaco que tenemos a nuestra disposición. La gente sexy busca oportunidades para estimular su erotismo, mantener relaciones sexuales y divertirse con el sexo.

Crear historias sexuales: a algunos les gusta disfrazarse y jugar a ser otras personas. La pareja se divierte y excita como nunca, pierda esa timidez y ensáyelo. Sin juego, el sexo pierde su creatividad y ciertamente se torna aburrido.

Los sonidos del amor: susurros, jadeos, suspiros son excitantes para mujeres y para hombres. Por otro lado, al producirlos también aumenta nuestra excitación. Los hombres y las mujeres nos excitamos a menudo con palabras diferentes, ¿cuál es su palabra favorita?

En Barranquilla, el día 18 de marzo de 2017, con gran alegría voy a dictar el taller para parejas “Los días para quererse”. Se pueden inscribir en el correo psicoterapiadepareja@hotmail.com. Para mayor información llamar al cel. 311 2098845. O visítame en www.miterapiadepareja.com.
 

Imagen: