EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/143437
Maribel Pedrozo 14 de Junio de 2017

Terapia de flotación, forma moderna de meditación

El usuario es:
Maribel Pedrozo

Flotar en el mar, piscina o en cámara de flotación (tanques oscuros que contienen agua muy salada, con sal de Epsom y caliente para que puedas flotar, aun si te quedas dormido), es según algunos expertos el gran tratamiento efectivo contra el estrés. Pero, ¿en qué consiste este novedoso tratamiento que cada día se pone más en auge en el mundo moderno?

Los primeros tanques de flotación se crearon con motivos científicos, desde la década de los 50, por el neurofísico estadounidense John C. Lilly para explorar y experimentar con diversos estados de conciencia, y analizar la respuesta del cerebro humano a estímulos externos, ya que te encuentras en estado “theta” de relajación. Hoy son una forma moderna de meditación y aislamiento sensorial, que se encuentran en todo el mundo. “Estar flotando completamente desnudo en una cámara de agua caliente, que parece un útero materno, es raro pero muy agradable”, explicó Tom Ireland, del portal BBC Mundo, que decidió probar estos tratamientos en cámaras de flotación. Se dice que una hora de este tipo de terapia en estas cámaras de flotación equivale a 4 horas de sueño. La Nasa ha utilizado este sistema con sus astronautas, con el fin de simular la falta de gravedad y el aislamiento sensorial. En deportistas durante los Juegos Olímpicos también es usado.

Para mí, en lo personal, flotar es mágico, y si lo haces en el mar, es la mejor terapia que puedes regalarte, sientes un silencio y llegas a un estado que no sientes tu cuerpo. Da una sensación de paz.

Muchas personas advierten que les gusta practicar esta terapia, ya que despierta la creatividad, favorece la claridad intelectual y acelera el proceso de aprendizaje. Reduce los niveles de estrés físico y mental, ya que disminuye la producción de hormonas de estrés (adrenalina y cortisol), y aumenta la secreción de endorfinas, conocida como hormonas de la felicidad, que actúan también como analgésicos naturales producidos por el cerebro, favoreciendo este estado de relajación a la armonía de  los dos hemisferios del cerebro, garantizando un mejor estado de salud física, mental y emocional.

Se recomienda en estados de estrés, físico y mental, depresión, ansiedad, cansancio extremo, migrañas, dolor de espalda, asma, artritis, insomnio y  fatiga. Mejora la circulación sanguínea, linfática y metabolismo celular, reforzando el sistema inmunológico, y lo que más me gusta es que “rejuvenece y revitaliza”, mejorando la manera de dormir.

Si sufres de epilepsia, esquizofrenia, trastornos agudos de la piel, infecciones graves de oídos o si estas bajo la influencia del alcohol y las drogas, no realices este tipo de tratamiento.

Si sufres de claustrofobia, te recomiendo no hacer este tipo de terapia en cámaras flotantes cerradas, mejor hazlo en el mar o en piscinas.

Por Maribel Pedrozo
La Alquimista de la Belleza
Info@DraMaribelPedrozo.com 
www.DraMaribelPedrozo.com
 

Etiquetas

Más de revistas
-->