La influencia de los padres en la elección de la carrera de sus hijos

Martes, Diciembre 27, 2011 - 11:33

La amplia demanda de carreras profesionales en el mercado se convierte en una de las razones para que algunos jóvenes, a punto de graduarse del colegio, tengan confusiones acerca de lo que quieren estudiar. ¿Medicina o ingeniería de sistemas?, ¿comunicación o psicología?, ¿diseño gráfico o relaciones internacionales? Estas y otras preguntas comienzan a rondar en sus mentes.

Es en ese momento, y hasta mucho antes en algunos casos, donde son sus padres quienes mediante la orientación, los ayudan a decidir cuál camino escoger. Ya sea a partir de sus propias experiencias, que estén relacionadas con algún miembro de la familia, o bien una sabia decisión de acuerdo a la vocación del menor. En cuanto a esta temática el psicólogo Alejandro Litmanovich asegura que “la familia siempre tiene influencia, no solo para la elección de una carrera”. Así mismo agrega que esto es porque los padres tienen expectativas personales y eso es inevitable para los hijos.

Serías el primer doctor de la familia, o, cómo me hubiera gustado estudiar ingeniería, son algunos de los ejemplos. El joven, tras escuchar este tipo de ‘peticiones’ por parte de los padres, incluye dichas sugerencias dentro de las posibilidades. Ante esto, Litmanovich, especialista en temas de orientación vocacional ocupacional que analiza los vínculos entre padres y jóvenes universitarios, asegura que en muchos casos se da una especie de invasión. “Cuando los padres sobreprotegen a sus hijos no les dejan el lugar de protagonistas que les permite conectarse con sus proyectos de vida. Terminan por suplantar ese rol”, expresa agregando que lo más recomendable al momento de intentar ‘orientar’ a los menores es tener un diálogo adulto sin confusión de roles ni suplantación de protagonismos. Que sea un acompañamiento, pero que el mismo joven decida.

Para tener en cuenta

Dejarlo elegir sin manipulación alguna. Es lo mejor.
Tal vez para el padre la medicina es un oficio en el cual el joven en el futuro tendrá que hacer muchos sacrificios como por ejemplo los turnos nocturnos y el poco tiempo para ver a su familia. ¿Pero y si para el menor el salvar vidas y el entender el funcionamiento del cuerpo humano es su pasión?

No dejarse llevar por tradiciones familiares.
En los casos de familias con tradición, es decir, por ejemplo, que todos los hombres son abogados, y las mujeres se han dedicado a la administración de empresas, la situación se torna aún más complicada. El niño puede sentir que si toma una opción diferente puede cambiarle el rumbo a la familia.

La orientación de los padres no siempre tiene que ser negativa.
Dicen por ahí que más sabe el diablo por viejo, que por diablo, y en este caso esa frase se ajusta a la perfección. Los padres ya pasaron en su momento por la elección de su carrera y tienen conocimiento de lo que se debe y lo que no tener en cuenta al momento de tomar una decisión final. ¡Escúchalos!

Más allá de una decisión

El trasfondo de estas influencias
Un padre puede verse tentado a guiar a su hijo, a su manera, gracias a los triunfos o fracasos que este haya tenido en tiempos previos. Por ejemplo, si el padre sufrió porque de joven no pudo estudiar criminalística por tener que trabajar, es posible que impulse a su hijo a convertir en realidad el sueño que él no pudo vivir, aunque tal vez ese no sea el sueño del menor. Es ahí donde empezarían los problemas...

Texto: Ana Milena Pugliese A.
Twitter: @anniepugliese

miercoles_pauta_nodo_300x250