EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/145107
José Manuel González 13 de Septiembre de 2017

¿Qué es el sexo tántrico?

El usuario es:
Jose Manuel Gonzalez

La semana pasada celebramos el Día Internacional de la Salud Sexual, por eso quise escribirles sobre el sexo tántrico, ese aporte importante que Oriente le hace a Occidente para vivir una sexualidad más integral y gratificante.

El sexo tántrico no tiene nada que ver con la religión, como la gente poco informada cree, es solo una forma más saludable y placentera de vivir la sexualidad que tiene en cuenta aspectos físicos, mentales y espirituales.

El sexo tántrico proviene de la India, de la forma como se miraba la sexualidad hace varios miles de años, cuando los humanos comenzamos a darnos cuenta del poder que la energía sexual tiene para conectarnos con nosotros mismos y con nuestra pareja. 

Aprender a tener una relación sexual tántrica es como entrenarse en el uso de la bicicleta. La persistencia en la experiencia vivencial es la que permite adquirir las habilidades básicas para vivir el sexo tántrico.

Un taller para aprender sexo tántrico trabaja con varios elementos, entre otros:

Centrar la mente en el aquí y el ahora. Con ejercicios especiales se mejora la concentración en la actividad sexual y eso permite aumentar la sensibilidad y el mutuo placer, algo que crea un vínculo especial en la pareja.  

La respiración, fuente de energía, que debe sincronizarse. Mientras uno inspira, el otro miembro de la pareja expira. Luego, cuando el primero expira el otro inspira. Aprender esta forma de respirar no es fácil al principio. Pero como todo lo que se practica, después se convierte en un hábito.

La mirada directamente a los ojos para conectarse con el yo interior de la pareja. Buscando una fusión desde el yo interior que permita conseguir una fuerte conexión emocional.

Movimientos y caricias en forma armónica y fluida. Como en una danza amorosa, las manos recorrerán todo el cuerpo de la pareja. Las cuatro manos se convertirán con la práctica en instrumentos sutiles de comunicación sensorial.

Aprender a expresar lo que se piensa, se siente y se desea es fundamental para fortalecer el vínculo más allá del contacto físico. Para las personas tímidas e inseguras esto es difícil al principio, pero bajo una adecuada guía es fácil llegar a conseguirlo.

Retener y aplazar la urgencia para eyacular es importante en el varón. Varias técnicas, como el fortalecimiento de la musculatura pubococcigea (la que rodea la zona de la pelvis), el practicar y reconocer cuál es su punto de no retorno o el control de la respiración, son muy útiles en este caso.

Aceptar y querer nuestro cuerpo y el de la pareja. No importa que esos cuerpos no cumplan con los estándares culturales de la belleza física. Todos los diferentes tipos de cuerpos son potencialmente capaces de integrarse emocionalmente y generar así mucho placer sexual.

Si deseas tener más información al respecto pídemela por medio de Twitter: @drjosegonzalez.

Dir: Cra. 51B No. 94-334, consultorio 404 Barranquilla.
Celular: (57) 310 630 24 44
www.drjmgonzalez.com
@drjosegonzalez

Etiquetas

Más de revistas
-->