EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/148800
José Manuel González 16 de Mayo de 2018

Música entre las sábanas

El usuario es:
Jose Manuel Gonzalez

Con este nombre publicó un libro el psicólogo y pastor Kevin Leman hace unos 15 años en Tucson, Arizona. Su objetivo era expandir la manera de pensar sobre la intimidad de la pareja matrimonial para que la vida sexual fuera activa, saludable, constructiva y gratificante, “como Dios desea que sea”, expresa el autor.

Esta es una obra interesante para todas aquellas parejas, protestantes o no, que tengan una profunda fe en Dios y que deseen fortalecer su vida íntima desde la perspectiva cristiana. A mí me ha sido útil en las ocasiones que he compartido con grupos de parejas que rigen su vida con los principios bíblicos.

El contenido de la obra toca casi todos los aspectos claves para vivir en forma adecuada la sexualidad, desde las perspectivas biológicas, cognitivas, emocionales y espirituales.

Señala el Dr. Leman que, en su amplia experiencia con parejas, ha encontrado que lo que más le agrada a un hombre, es que la mujer actúe o diga cosas que le comuniquen claramente que ella participa de verdad en el encuentro íntimo. Que está ahí, disfrutando el encuentro íntimo con su marido. Esto es muy importante para aquellas mujeres que no se sienten seguras en la cama y tienen sospechas de ser “malas compañeras sexuales” porque les ayuda a comprender que lo más importante no es la técnica. Lo clave es la actitud de participación y disfrute en ese momento íntimo.

Agrega el Dr. Leman, con respecto a las esposas, que las preguntas importantes con respecto a la intimidad que generalmente se hacen ellas son:

1- ¿En verdad él me ama?  2- ¿Realmente yo le importo? 3- ¿A él solo le interesa utilizarme sexualmente?

Cuando la esposa siente que el marido solo utiliza su cuerpo en forma egoísta, plantea el Dr. Leman, por excelente que sea la técnica sexual del esposo, solo conseguirá una compañera complaciente, nunca una esposa con mucho deseo sexual. Yo frecuentemente he dicho, al respecto, que el egoísmo del esposo acaba con la lubricación vaginal.

Entre otros temas, en esta obra se toca también el sexo oral. Plantea el Dr. Leman que la Biblia en ninguna parte se prohíbe específicamente el sexo oral, agregando que si fuera aborrecido por Dios estaría claramente prohibido. Pero en el Cantar de los cantares si se hacen descripciones muy agradables al respecto. Es interesante lo que dice en este capitulo acerca de las personas que se la pasan hablando de todas las cosas pecaminosas relacionadas con la sexualidad y no miran las cosas buenas que tiene este regalo divino para las parejas humanas. Deja muy claro que en su estudio de la Biblia el deseo divino es que la pareja disfrute la vida íntima.

Por último, quisiera señalar que en esta obra se plantea que los principales enemigos contemporáneos de la sexualidad conyugal son el cansancio físico de la agitada vida moderna y la falta de creatividad en la intimidad.
 

 
Dir: Cra. 51B No. 94-334, consultorio 404 Barranquilla.
Celular: (57) 310 630 24 44
www.drjmgonzalez.com
@drjosegonzalez

Etiquetas

Más de revistas

Música entre las sábanas

Miércoles, Mayo 16, 2018 - 00:00
Jose Manuel Gonzalez

Con este nombre publicó un libro el psicólogo y pastor Kevin Leman hace unos 15 años en Tucson, Arizona. Su objetivo era expandir la manera de pensar sobre la intimidad de la pareja matrimonial para que la vida sexual fuera activa, saludable, constructiva y gratificante, “como Dios desea que sea”, expresa el autor.

Esta es una obra interesante para todas aquellas parejas, protestantes o no, que tengan una profunda fe en Dios y que deseen fortalecer su vida íntima desde la perspectiva cristiana. A mí me ha sido útil en las ocasiones que he compartido con grupos de parejas que rigen su vida con los principios bíblicos.

El contenido de la obra toca casi todos los aspectos claves para vivir en forma adecuada la sexualidad, desde las perspectivas biológicas, cognitivas, emocionales y espirituales.

Señala el Dr. Leman que, en su amplia experiencia con parejas, ha encontrado que lo que más le agrada a un hombre, es que la mujer actúe o diga cosas que le comuniquen claramente que ella participa de verdad en el encuentro íntimo. Que está ahí, disfrutando el encuentro íntimo con su marido. Esto es muy importante para aquellas mujeres que no se sienten seguras en la cama y tienen sospechas de ser “malas compañeras sexuales” porque les ayuda a comprender que lo más importante no es la técnica. Lo clave es la actitud de participación y disfrute en ese momento íntimo.

Agrega el Dr. Leman, con respecto a las esposas, que las preguntas importantes con respecto a la intimidad que generalmente se hacen ellas son:

1- ¿En verdad él me ama?  2- ¿Realmente yo le importo? 3- ¿A él solo le interesa utilizarme sexualmente?

Cuando la esposa siente que el marido solo utiliza su cuerpo en forma egoísta, plantea el Dr. Leman, por excelente que sea la técnica sexual del esposo, solo conseguirá una compañera complaciente, nunca una esposa con mucho deseo sexual. Yo frecuentemente he dicho, al respecto, que el egoísmo del esposo acaba con la lubricación vaginal.

Entre otros temas, en esta obra se toca también el sexo oral. Plantea el Dr. Leman que la Biblia en ninguna parte se prohíbe específicamente el sexo oral, agregando que si fuera aborrecido por Dios estaría claramente prohibido. Pero en el Cantar de los cantares si se hacen descripciones muy agradables al respecto. Es interesante lo que dice en este capitulo acerca de las personas que se la pasan hablando de todas las cosas pecaminosas relacionadas con la sexualidad y no miran las cosas buenas que tiene este regalo divino para las parejas humanas. Deja muy claro que en su estudio de la Biblia el deseo divino es que la pareja disfrute la vida íntima.

Por último, quisiera señalar que en esta obra se plantea que los principales enemigos contemporáneos de la sexualidad conyugal son el cansancio físico de la agitada vida moderna y la falta de creatividad en la intimidad.
 

 
Dir: Cra. 51B No. 94-334, consultorio 404 Barranquilla.
Celular: (57) 310 630 24 44
@drjosegonzalez
Imagen: