EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/145113


Chica Miércoles
13 de Septiembre de 2017

La complicidad de las hermanas Garnica

Orlando Amador Rosales
Orlando Amador Rosales
Orlando Amador Rosales
Orlando Amador Rosales
Orlando Amador Rosales
Orlando Amador Rosales
Orlando Amador Rosales
Orlando Amador Rosales
Orlando Amador Rosales
Orlando Amador Rosales
Orlando Amador Rosales
Orlando Amador Rosales
Orlando Amador Rosales
Orlando Amador Rosales
Orlando Amador Rosales
Orlando Amador Rosales
Orlando Amador Rosales
Orlando Amador Rosales
Orlando Amador Rosales
Orlando Amador Rosales
Alejandro Rosales Mantilla
Una recocha. Así transcurrió la sesión de fotos que hoy pueden apreciar nuestros queridos lectores. Las hermanas Yelimer y Geraldine Garnica, ambas barranquilleras, armaron su relajo, rieron, posaron y disfrutaron al máximo el momento de esta producción que rinde homenaje al amor y la amistad que debe reinar en una familia.
 
“Nosotras somos más que hermanas, que amigas, que confidentes, es el amor de Dios presente, vive con nosotras (...) Los hermanos deben aprender a aceptarse como son y disfrutarse al máximo, no es fácil, pero se puede convivir con alegría. Aprender a respetar es aprender a amar”, comparte Yelimer. Geraldine la observa, le dice que la dejó “sin palabras”, sin embargo, expresa una reflexión para los personas que no son tan unidas familiarmente. “Hay que valorar a la familia. Hay personas que son claridad para la calle y oscuridad para la casa. Uno tiene que empezar por lo suyo, por su familia, querer, amar y respetar. El mejor amigo siempre será la familia, nunca te va a traicionar”.
 
La entrevista se interrumpió. El fotógrafo terminó de iluminar la siguiente escena. La recocha continuó, Geraldine le daba instrucciones a su hermana mayor, Yelimer. (Aseguran que se les olvidó su edad y ríen al unísono). Ella le contesta que no es modelo, que lo suyo es el diseño. De hecho es Diseñadora de Modas y es la creadora de la marca de vestidos de baño Burbujas de Mar, que las dos posan con orgullo.
 
Geraldine, por su parte, es enfermera superior, cosmetóloga, cosmiatra y tiene su propia empresa familiar: Garnica, sala de belleza y spa. Dice que es su ‘bebé’ de dos años, aunque ella tiene ocho de experiencia laboral, que han sido muchos sacrificios los que ha tenido que superar, pero que ahora está viendo los resultados.
 
“Nosotras somos cuatro hermanos y todas tenemos una convivencia, una hermandad única, con todas comparto de forma diferente porque cada una tiene una personalidad diferente, muy marcada. A pesar de que fuimos criadas bajo un mismo techo, con la misma madre y las mismas reglas. Sin embargo siempre he tenido mucha afinidad con ‘la Chiqui’, como la llamamos, y me encanta la experiencia de hoy, que ella luzca los diseños que crea. Yo decidí por ella en la participación de esta producción, de hecho”, confiesa Geraldine. Ahora es su hermana la que la mira fijamente, con una sonrisa.
 
“Es verdad, nunca me ha gustado tomarme fotos, pienso que no registro tan bien, que esto es para modelos que sepan, esto tiene su gente, cuerpo, actitud, en fin. Pero en esta oportunidad me propuse intentarlo y me decidí. Me sentí relajada, recoché, así como me ven, así soy. Siento que era el momento y fue una experiencia muy bonita”, responde Yelimer, madre de un niño de 12 y una niña de ocho años. Agrega que para ella “Geraldine es perfecta, hermosa, más clásica y su temperamento es más suave”.
 
Ambas coinciden en decir que les encantan los ojos negros que cada una posee. No se equivocan, como decía Diomedes Díaz: “Como dos estrellas en el cielo en una noche decembrina” para ellas y su familia exclusivamente.
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Anuncio