EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/143677
Bienestar 28 de Junio de 2017

Cuidados para que su paseo no se dañe por una enfermedad

El usuario es:

Foto: Shutterstock

Antes de salir de vacaciones hay que tener en cuenta los consejos de los profesionales de la Medicina para no quedarse con las maletas hechas.

Estefanía Fajardo De La Espriella

La temporada de vacaciones es sinónimo de viaje, goce, comida, y en muchas oportunidades, enfermedades.
 
Gripas, intoxicaciones, malestares y demás son comunes en las personas que viajan, si no tienen las debidas precauciones. 
 
Julián Gómez, director médico de la clínica Portoazul, asegura que las personas deben tener en cuenta que la piel sufre las consecuencias de las vacaciones “y por lo tanto, sin importar si está en clima cálido o frío, debe tener cuidados especiales; como usar bloqueador solar de acuerdo con cada tipo de piel, cremas hidratantes y una limpieza cuidadosa al final del día”.
 
Todo esto debido a que “además de dañar parte de su paseo, los daños provocados pueden recuperarse pero dejarán su estigma. Más vale prevenir que intentar curar”.
 
Durante las vacaciones existe un cambio de comidas y variaciones muy importantes en la ingesta de líquidos,  “lo que se traduce en un potencial factor de enfermedad o al menos de malestar”, señala Gómez. 
 
La recomendación es cuidar los tipos de comida, evitar los excesos y verificar que los alimentos estén adecuadamente conservados y preparados para evitar intoxicaciones o diarreas, además de la ingesta constante de agua.
 
No coma en exceso y verifique que los alimentos estén adecuadamente conservados. Así evitará intoxicaciones o diarreas.
 
La actividad física realizada en esta temporada es diferente a la habitual. Se puede presentar incluso la práctica de deportes extremos o largas caminatas, por lo tanto “es recomendable la planeación en el tipo de ropa que debe usarse y, en especial, el tipo de calzado para cada actividad, evitando así lesiones osteomusculares”.
 
Antes de empacar para un viaje en familia, se debe estudiar y planear el tipo de viaje, los vehículos en los que se va a desplazar o situaciones que pueden presentarse. Todo esto para preparar un botiquín familiar que sea útil y conforme a las reglamentaciones de los aeropuertos –en caso de realizar un viaje por avión-.
 
“Consulte al médico de la familia para estar atento sobre recomendaciones particulares de cada uno de los integrantes del viaje y siempre lleve los elementos que le permitan atender emergencias menores”, recomienda Gómez.
 
Sugiere tener agentes antisépticos para poder limpiar heridas, gasas estériles, un antialérgico para picaduras y pequeñas reacciones alérgicas, un antialérgico tomado, acetaminofén, antiinflamatorio recomendado, antidiarreico, un par de toallas higiénicas que pueden servir como apósitos en caso de heridas en las cuales el sangrado sea abundante, esparadrapo o cinta plástica, y una venda elástica.
 
Lourdes Romero, pediatra de la Secretaría de Salud Distrital, afirma que en los niños lo más común son las fracturas, infecciones de piel y otitis.
 
“Las primeras se dan porque los pequeños tienen más tiempo para montar en bicicleta, patines y columpios y muchas veces se caen de ellos. Las segundas por la exposición que tienen al medio ambiente y tienen más contacto con la tierra, y la última es porque es la temporada en la que los niños van a playa y piscina con más frecuencia”, indica.
 
Las recomendaciones de Romero frente a enfermedades virales tipo vómito, fiebre o diarrea es “reconocer los signos de alarma para llevarlos a urgencias”, además de “brindar un acompañamiento a los niños, sobre todo cuando están en una piscina para evitar ahogamientos o que se golpeen con las paredes y sufran desmayos”.
 
Por último, el galeno Gómez sugiere tener siempre a la mano los contactos para emergencias médicas disponibles en el lugar al que haya decidido viajar.
“Pregunte las condiciones y los requisitos para la atención de cada uno de ellos así como la documentación y estados de alerta a sus aseguradores, pues nadie está preparado para asumir el costo de una emergencia lejos de casa”, finaliza.
 
Recomendaciones...
 
El Ministerio de Salud formuló consejos para la prevención de aquellas enfermedades que se pueden generar por la exposición al sol:
 
Evitar la exposición directa y prolongada al sol, en especial entre las nueve de la mañana y las cuatro de la tarde. 
 
Hacer uso de  elementos de protección física contra el sol como sombreros de ala ancha, gorras, gafas de sol con filtro UV.
 
El uso de protector solar. Este debe tener un filtro de protección solar (FPS) superior a 30 FPS. Su aplicación se debe realizar treinta minutos antes de exponerse al sol. Así  mismo, se debe reaplicar cada cuatro horas, o luego de permanecer en el agua o sudar mucho.
 
Estas recomendaciones también aplican a lugares fríos, pues a mayor altitud es mayor la intensidad de la radiación solar y por ende los efectos nocivos en la piel.  Además, las personas deben hidratarse constantemente.

 

Etiquetas

Más de revistas