EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/147500
Bienestar 31 de Enero de 2018

Agorafobia, un trastorno que lo lleva a temer a las multitudes

El usuario es:

Foto: Shutterstock

Sentir pánico y temor a los grupos de personas son algunos síntomas asociados a la agorafobia.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@lore013

Ha experimentado miedo en lugares con aglomeración de público? Si la respuesta es positiva, sepa que podría padecer de agorafobia.
 
Pero, ¿qué es la agorafobia? La psicóloga y candidata a doctora en Psicología, Marly Bahamón, la define como un trastorno específico de la ansiedad. Agrega que los pacientes afectados desarrollan un temor irracional al estar en lugares que, para ellos, pueden representar alguna amenaza. “Por lo general, son sitios donde sienten que no pueden escapar o espacios abiertos donde, en caso de presentarse cualquier circunstancia, creen que no encontrarán ayuda”.
 
Por su parte, la psicóloga Teresa Rosales la define como el miedo a las multitudes. Dice que quien la presenta, al tener contacto con el exterior, vive episodios de ansiedad y ataques de pánico.
 
Afirma que, por lo general, la persona afectada siente temor de afrontar la presencia de grupos de personas y se mantiene cerca de alguien que le inspire seguridad.
 
Ante este temor, Rosales señala que el paciente suele retraerse y mantenerse “protegido” en su hogar. Enfatiza en que, a raíz de los síntomas, “las personas manejan mayor tensión en las relaciones interpersonales”.
 
Tenga en cuenta que esta fobia no discrimina sexo ni edad. De hecho, en niños afecta de tal manera que el miedo los hace desertar de la escuela y abstenerse de pertenecer a grupos.
 
No olvide que la presencia de una crisis de pánico no sólo predice agorafobia, también podría estar asociado a otros trastornos: trastorno de depresión, trastorno bipolar, síntomas psicóticos y otros trastornos de personalidad.
Ahora, teniendo en cuenta el reciente suceso de violencia ocurrido el fin de semana pasado, que sin duda alguna generó en algunos un tipo de trauma, sumado a los eventos próximos del Carnaval, encuentre aquí cómo puede identificar si usted padece de dicha fobia y cómo puede reponerse de ella.
 
Causas. Rosales manifiesta que hay tres grandes campos que generan agorafobia. El campo de la historia personal: “Si un niño se extravió, desarrolla la ansiedad de separación y susto”. Desde lo cultural hay sistemas de creencias que influyen. Ejemplo, las víctimas de la guerra. Por último, los patrones transgeneracionales, pues hay quienes han vivido movimientos afectivos interrumpidos.
 
Las especialistas advierten que. Es común que los pacientes con este estado fóbico experimenten temor irracional a situaciones, espacios y multitudes. Como consejo mencionan que es vital que ante cualquier episodio de pánico, usted consulte a un especialista. Esto con el fin de tener un diagnóstico acertado y tratarlo cuanto antes. 
 
Tratamientos. Para superar esta fobia, Rosales especifica que las técnicas más usadas son: sensibilización sistemática, que consta de la presentación de fotos y videos de multitudes, como estímulos. Después puede acercársele a la puerta de la casa, hasta llevarlo a un supermercado. Constelaciones familiares, este tipo de terapia hace que la persona vea cómo se configura en su sistema social por estar retraído, cómo puede sanar la herida que generó la fobia, cómo puede incluirse en la sociedad y cómo puede sentir confianza interna.
 
Síntomas. La especialista Marly Bahamón señala que la sintomatología está asociada al miedo que siente el paciente, a que algo suceda al estar entre multitudes. En ese orden de ideas, los pacientes experimentan taquicardia, sudoración excesiva, mareo, ahogo, presión en el pecho y pensamientos de muerte disfuncionales.
 
Tenga en cuenta...
Las personas que no conocen a la perfección si padecen o no de este trastorno de la ansiedad, optan por sobrevivir a los síntomas a su manera. De hecho, las opciones más contempladas son: abstenerse a no salir a la calle y mantenerse en casa. Diseñar rutas específicas y seguras para que, cuando les corresponda salir y retornar a casa, puedan tomar un camino que les dé tranquilidad. Por último, solicitar siempre compañía al momento de llegar a exteriores.
 
Más datos…
En los niños y adolescentes la agorafobia se desarrolla de manera lenta. Suele ser percibida por los adultos en fases más avanzadas, identificando 
las señales como algo típico o normativo de la etapa que estén atravesando.
 
“Aquellas personas que presentan agorafobia  manejan mayor tensión en sus relaciones con la sociedad”.

Etiquetas

Más de revistas