EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/147501
Belleza 31 de Enero de 2018

Maicena, entre mitos y usos

El usuario es:

Foto: Luis Rodríguez, shutterstock y archivo particular

La fécula de maíz también es conocida como maicena debido a la marca con este nombre.

Daniela Fernández Comas @danielaferco

En temporada de Carnaval es común no recibir un “hola, ¿cómo estás?” sencillo. Lo más probable es que este venga acompañado de un puñado de maicena directo de su caja al rostro o al cabello.
 
Hay quienes disfrutan el juego y  también ‘enmaicenan’ a sus compañeros. Otros buscan inmediatamente agua para lavarse, o un pañuelo para limpiarse, con la excusa de que les “hace mal” o son alérgicos a esto.
 
Entretanto,  existen danzantes, como los de Garabato y Congo, que la han usado, en el pasado, para maquillarse. 
 
Por eso, en esta edición de revista M!ércoles, quisimos aclarar mitos y, además, compartirles que, en la realidad, tiene un sinnúmero de beneficios que van desde la piel facial y corporal, hasta el cuero cabelludo.
 
Es importante explicar que su real nombre es almidón o fécula de maíz. Si bien se conoce como maicena, este apodo fue adoptado por una marca con este nombre, que ha popularizado el producto.
 
Dicho esto, Valery Sánchez, experta en tratamientos de belleza, asegura que “es un componente natural que no tiene ningún efecto secundario en la piel, sino muchas ganancias”.
 
La especialista esclarece que en la cara puede funcionar como limpiador facial para eliminar piel muerta o como absorbente en aquellas que son grasas. Sin embargo afirma que su frecuente uso es a través de mascarillas, pues “tienen efecto tensor para las arrugas”.
 
Esto además de frotarlo en zonas afectadas por el sol, o aplicarlo en el cabello para disminuir el frizz.
 
La invitación es para que descubra lo bueno de la maicena, y, como dice Sánchez, “si en Carnaval le echan, frótese. Se estará haciendo un favor”.
 
 
Para el cabello...
 
-Si es graso, aplique directamente del empaque, sin que esté húmedo, y peine varias veces.
 
-Para hidratar haga la mezcla que indica su envasado y agregue dos gotas de aceite de argán. Deje de 15 a 20 minutos y retire.
 
 
Otros usos...
 
 
Para pieles irritadas: Utilizar el almidón de maíz sobre pieles brotadas no tiene que ver con edades. Puede frotarlo en bebés, como por ejemplo en sus glúteos, o en adultos que se encuentren con irritaciones de algún tipo. La especialista afirma que aquellas personas “escaldadas” también lo pueden usar para calmar y restaurar esta zona afectada.
 
 
Después del sol: Los términos ‘descamado’ o ‘deshollejado’ se escuchan frecuentemente cuando alguien se ha expuesto al sol durante tiempo prolongado y, por supuesto, sin protección. Uno de los consejos para mitigar ardores producidos por este y llevar la piel a su estado natural es el aplicar la maicena en polvo sobre el área lastimada.
 
 
Durante Carnaval: Según la experta, danzas como la de Garabato y la de Congo, solían usar alimentos como la fécula de maíz, mezclada con agua, para maquillarse y complementar sus atuendos carnestoléndicos. Lo cierto es que esto se llevaba a cabo como plan de contingencia frente a los rayos del sol a los que se exponen diariamente los danzantes en las fiestas.
 
 
En el rostro: Este producto natural es recomendado por expertas en tratamientos de belleza para combatir las arrugas. La esteticista Valery Sánchez afirma que “las mascarillas con un poco de agua y maicena dan sensación de tensión, pues al aplicarla en la piel se forma una pasta dura”. De esta manera actúa la fécula de maíz para atenuar las marcadas líneas de expresión.

 

Etiquetas

Más de revistas