EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/145653
Belleza 18 de Octubre de 2017

La parafina, un aliado para la hidratación de la piel

El usuario es:

Foto: Shutterstock

Expertos aseguran que la parafina aporta grandes beneficios en la piel de todo el cuerpo; incluyendo el rostro.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@lore013

Definir la parafina como la sustancia derivada del petróleo, que se obtiene mediante el proceso de la destilación a una temperatura elevada, resulta correcto. Sin embargo, hay quienes desconocen que cuenta con grandes propiedades que benefician la piel. 
 
Para que usted las conozca consultamos a una profesional de la cosmiatría y otra de la belleza, quienes desde sus experiencias explican cuál es la importancia en el ámbito de la cosmética y cómo debe ser empleada.
 
Elsy Bolaño, administradora de Nail Bar, spa para manos y pies, explica que el uso de esta sustancia en la cosmética obedece a que tiene un alto “poder” hidratante, capaz de aportarle brillo y suavidad a la piel. 
 
Por su parte, la cosmiatra Diana Caballero señala que al aplicarla la humedad no se evapora de la piel sino que se mantiene en sus capas internas hidratándola, alimentándola y rejuveneciéndola.
 
Lida Solano, manicurista de Jorge Bravo Salón, da a conocer que este tratamiento es el mejor aliado para el manicure y pedicure, pues deja la dermis de color rosada y suave. Además, asegura que “sus componentes rejuvenecen notoriamente”.
 
Bolaño dice que cuenta con otros usos, de modo que es empleada en sesiones de fisioterapia, con la finalidad de ayudar a calmar el dolor y obtener mejoría en algunos procesos artríticos o tendinitis.
 
Lo anterior también es sustentado por Caballero, quien agrega que es muy utilizada en métodos de hidratación corporal, en tratamientos reductores aplicándola con la ayuda de masajes o calor. Menciona que es ideal en fisioterapia, pues es un agente terapéutico y calmante del dolor en procesos dermatológicos, contracturas y rigidez.
 
Precisamente por sus propiedades hidratantes, la parafina suele ser recomendada por expertos para tratar pieles secas con problemas de hidratación, falta de elasticidad, grietas o escamas que se presentan por resequedad.
Pero, ¿cómo funciona? Al aplicarla, la queratina caliente hace que la humedad de la piel suba a las capas superiores. Sin embargo, la parafina endurecida es impermeable, de modo que, esa humedad no deja de salir, por lo que vuelve a la piel hidratando cada nivel de ella a nivel profundo.
 
Uso en casa. Elsy Bolaño afirma que sí puede practicarse en casa, ya que es un tratamiento sencillo. No obstante, es necesario seguir unos pasos concretos.
 
Estos pasos son: limpie toda la zona a tratar. Derrita la parafina sólida a una temperatura de 45 a 55 grados en un recipiente a baño María. Cuando se haya derretido, compruebe que no esté demasiado caliente para evitar quemaduras. En cuanto a la aplicación, existen dos formas: la primera es sumergiendo los pies o las manos en el producto y el segundo es aplicándolo con una brocha o pincel cubriendo en su totalidad la zona a tratar. Tenga en cuenta que debe aplicarse con una capa que sea fácil de retirar. Después, cubra con un papel aislante, papel elástico o toalla y espere durante 15 minutos máximo, hasta que la parafina seque.
 
Se recomienda que al momento de sumergir manos o pies, los dedos estén separados para que al momento de que la parafina se solidifique, logre cubrir toda la piel.
 
Después de retirarlo, lo ideal es aplicar crema hidratante. El resultado es inmediato. Es decir, usted podrá gozar de una piel más suave, tersa y con mejor apariencia.
 
Periodicidad. Según Diana Caballero, esta técnica aumenta el flujo sanguíneo del área tratada y puede ser empleada en el área facial. Recalca que debe realizarse una vez por semana o cada 15 días. En cuanto al resto del cuerpo, debe hacerse dos veces por semana. 
 
 
Modos. Su aplicación varía. Esta puede hacerse sumergiendo los pies o manos en la parafina derretida o echándola en las zonas a tratar, con la ayuda de un pincel.
 
 
Para retirarla. Lo ideal es que mientras la parafina esté puesta la persona no se mueva, pues si se llega a quebrar, no surtirá efecto. Al cumplirse el tiempo de duración, retire con cuidado.
 
Tenga en cuenta…
•Evite este tipo de tratamiento si usted no puede lidiar con el calor directo. Tampoco haga uso de él si presenta várices. 
•No es indicado si la mujer presenta alguna  herida o llaga en la zona a tratar.
 
Recuerde...
Si nota que su piel tiende a resecarse con facilidad, aunque usted sea juiciosa con el 
uso de las cremas todos los días, opte por probar la parafina. Esta le ayudará a mejorar la circulación y abrir los poros para que los tratamientos posteriores penetren en capas profundas de la piel.
 

Etiquetas

Más de revistas