EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/141912
Belleza 15 de Marzo de 2017

La micropigmentación, el mejor aliado en la autoestima de la mujer

El usuario es:

Foto: Shutterstock.

El proceso con las pacientes que sufren de vitiligo varía. Para recrear el color de la piel, será necesario de dos a tres sesiones.

Loraine Obregón Donado - @lore013

La micropigmentación es una técnica de maquillaje semipermanente e invasiva. A través de esta se implantan pigmentos orgánicos e inorgánicos en la piel a nivel de epidermis y dermis”. Así lo  sustenta Sol volcán, quien cuenta con 14 años como técnica en micropigmentación.
 
Agregó que la cicatrización es un proceso rápido y tratable. Para llevar a cabo el procedimiento –resalta– no es necesario usar anestesia, puesto que el dolor que genera es mínimo, sin embargo, tiende a ser empleada a nivel tópico en pacientes que desarrollan gran sensibilidad. 
 
Óscar Gómez, también especialista en esta técnica señaló que la tecnología que se utiliza para conseguir grandes resultados son los dermógrafos digitales, tintas especializadas y agujas especiales que facilitan un trazo definido y preciso.
 
Volcán apuntó que en la actualidad, esta especialidad ha pasado de ser un procedimiento estético a ser una herramienta reconstructiva para mejorar la autoestima de las mujeres que han perdido sus mamas, que han tenido cicatrices o que han sufrido de vitiligo.
 
Aréolas mamarias. En el caso de las pacientes que han atravesado por la mastectomía por cáncer de seno, la micropigmentación ha funcionado para reconstruir y recrear las aréolas mamarias.
 
“Con esto podemos ayudar a muchas mujeres que han tenido que lidiar con el cáncer de mama, las quimioterapias, el impacto que ocasiona el verse sin senos y sin aréolas”, expresó Volcán.
 
Para lograr mejores resultados, Gómez añadió que hay que realizar retoques anualmente o cada dos años, dependiendo del metabolismo.
 
Los dos expertos en el tema puntualizaron en que antes de proceder con este tipo de pacientes, es necesario que haya superado la patología, que transcurran seis meses como mínimo y, luego, que el médico dé el aval para proceder.
 
Gómez aseveró que con la micropigmentación no hay ningún tipo de contraindicaciones, por lo tanto, “se considera seguro”. Expresó que con el paso de los meses la aréola dibujada no cambiará de color, solo irá aclarándose hasta borrarse. “Esto se podrá conseguir siempre y cuando se haga buen uso de la colorimetría en el tono de la paciente”.
 
Según Sol, para lograr una buena cicatrización es necesario estar atentos a la reacción de la piel, aunque los pigmentos implantados en esta técnica sean hipoalergénicos.
 
La aréola es dibujado teniendo en cuenta la tonalidad de la piel. El resultado simula una real.
 
“Al transcurrir los 40 días podrán verse el resultado final y es ahí cuando volvemos a revisar a ver si es necesario algún refuerzo para perfeccionar. En el dibujo de las aréolas mamarias, se han presentado casos en los que nos ha tocado realizar hasta tres sesiones, para conseguir un tono más natural, pero por lo general es una sesión y un refuerzo al pasar los 40 días”, sustentaron Volcán y Gómez.
 
Las cremas tópicas como bacitracin o triple antibiótico también son indispensables en este proceso y deben ser aplicadas sobre la zona durante una semana. Otra recomendación es cuidar con gazas y prevenir el roce de la zona. Evitar el contacto directo con el agua, el sol, piscina, playa durante 20 días y usar un brasier cómodo, son otros cuidados indispensables.
 
Cicatrices. Para esto se trabaja con agujas especializadas y adaptadas al dermógrafo, estimulando la piel para suavizar la cicatriz. Específicamente, al pasar las agujas sobre la zona, se obliga a que trabaje el fibroblasto (encargado de crear la elastina, el colágeno y producir la piel). Es apto para cicatrices hipertróficas o atróficas. 
 
En este, las sesiones variarán dependiendo el tipo de cicatriz que presente la paciente. No es apto para mujeres queloides (mala cicatrización). 
 
 Con el uso de esta técnica, las mujeres que tienen en sus cuerpos algún tipo de cicatriz podrán simularlas hasta en un 50%.
 
A través de este procedimiento la cicatriz puede llegar a reducirse en un 50%. En cuanto a cicatrices, no se deben trabajar pieles tipo cinco y seis, porque el nivel de cicatrización es comprometida, por contener mucha carga de melanina.
 
Vitiligo. La micropigmentación entra a tratar a este tipo de pacientes, en las zonas pequeñas como rostro y manos. Este consta de una técnica de puntillismo, mediante la cual se recrea el color de la piel para camuflar las manchas. “Requiere de dos a tres sesiones, aproximadamente”.
 
Luego de realizarla, es indispensable que la mujer no se exponga directamente al sol, durante 20 días. En caso de salir de casa, es necesario usar protección solar. Evitar el contacto directo con el agua y la vaselina, además de emplear triple antibiótico, son otros consejos para gozar de una buena recuperación.
 
No es tatuaje.

Los dos técnicos en  micropigmentación reiteraron que el dibujo realizado a través del procedimiento no es un tatuaje. Aseguraron que con el paso de los años, los pigmentos se disiparán, por lo que es indispensable realizar retoques periódicamente que afirmen el color. El tiempo de duración en la piel variará dependiendo del metabolismo de la paciente. Por lo general dura un año.

 
Tenga en cuenta.
Según Sol Volcán y Omar Gómez, la edad correcta para empezar a realizar este procedimiento es a partir de los 18 años. Se caracteriza porque no inhabilita, ni incapacita  al paciente. Respecto a las pieles, manifestaron que todas pueden llegar a ser trabajadas, sin embargo, existen algunas que son más difíciles como las pieles morenas. “El grado de complejidad en estas radica en la pigmentación que tiene la piel”. En la cicatrización, la persona no desarrollará costras en el área.
 
Frase.
“Esta especialidad ha pasado a ser una herramienta reconstructiva que mejora la autoestima de la mujer”

Etiquetas

Más de revistas