EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/133313
Actualidad 25 de Febrero de 2015

¿Qué define la identidad sexual de un menor?

El usuario es:

Foto: Shutterstock

Hay que permitir que el niño se exprese, pregunte y aclare sus curiosidades.

Inguel De La Rosa Vence

El fallo de la Corte Constitucional de Colombia, en el que se señala que parejas del mismo sexo solo pueden adoptar cuando la solicitud recaiga en el hijo biológico de su compañero o compañera permanente, ‘atizó’ el fuego sobre el tema.

Unas voces se muestran preocupadas por la presión social a la que estaría sometido un menor criado por una pareja homosexual,  y si esta crianza podría condicionar su inclinación sexual. Otras, lideradas por organizaciones LGBTI, manifiestan que la decisión que tome el menor sobre su sexualidad no está ligada a si sus padres son homosexuales o heterosexuales.

Por otro lado, la Iglesia Católica señala que el niño necesita de una figura paterna y una materna para desarrollar libremente su personalidad.

Al respecto, un joven comunicador social, que prefiere mantener su nombre bajo reserva, también expresa su opinión desde su propia vivencia:

“Mis papás son heterosexuales, crecí en un hogar machista y en mi familia no había alguien homosexual como para decir que seguí un ejemplo, pero desde que tengo uso de razón soy gay. Yo no elegí ser así, si hubiese sido una elección me hubiese evitado matoneo y discusiones en mi familia”.

Hemel Noreña, líder de la comunidad LGBTI en Barranquilla, también está convencido de que se nace siendo homosexual y que, en el caso opuesto, unos padres del mismo sexo tampoco podrían cambiarle a su hijo su condición heterosexual.

“Mi primera relación homosexual fue a los 23 años, antes tuve novias, pero aún así siempre supe que me gustaban los hombres”, cuenta el activista.

A pesar de las múltiples teorías biológicas y psicológicas que científicos han planteado para explicar la homosexualidad, el debate sobre el origen de esta orientación sexual aún continúa.

La crianza
A propósito del tema Karen Villacob y Ana Milena Pertuz, especialistas en Psicología Clínica, preparan una conferencia sobre cómo manejar la identidad sexual en los hijos. En su concepto, esto es algo que se construye a lo largo de la vida.


Los padres deben evitar el control excesivo sobre sus hijos, validarles el ser  y permitirles el libre desarrollo social.

Según Villacob, hay muchos niños que presentan confusiones con respecto a su identidad sexual, dado que la sexualidad misma es tratada como un tabú al interior de muchas familias.

“Desde la experiencia con mis pacientes, he notado que hay vacíos en cuanto a la información que transmiten los padres y la forma cómo se están relacionando con los hijos. La sexualidad hay que manejarla abiertamente pero con límites, es decir, permitir que el niño se exprese, pregunte y aclare sus curiosidades; pero al mismo tiempo es el padre quien tiene la conciencia para determinar qué está sintiendo su hijo, guiarlo desde su infancia, porque tal vez lo que dice sentir por alguien de su mismo sexo no es más que un cariño de amigo o admiración”, asegura.

Como ‘life coach’ sostiene que “es importante que los padres tengan relaciones cercanas con los hijos, evitar el control excesivo y la sobreprotección, validarle su ser y permitirle el libre desarrollo social”.

“Hay padres que no saben manejar el temperamento de sus hijos: hay varones que nacen sensibles y niñas que tienen un carácter fuerte. Entonces, el padre siente que eso no encaja dentro de su esquema, lo estigmatiza y crea en el menor una duda”, afirma.

En este punto, la psicóloga Ana Milena Pertuz interviene y se refiere a cuán importante es tener en cuenta la estructura del ser, la personalidad del niño antes de etiquetarlo por sus gustos.

“Si un varoncito desea ingresar a una academia de ballet, por ejemplo, pero no muestra ninguna conducta femenina, no se le debe etiquetar, puede ser solo un gusto”, comenta.
De acuerdo con la psicóloga y pedagoga Liliana Vallejo, la misión de la psicología es “enseñar a que cada quien resuelva su vida desde su propia vida”. Si en definitiva un ser humano está seguro de ser homosexual, entonces se le dará acompañamiento para que lo asuma como es debido.

La edad clave
Desde sus 25 años de experiencia como psicóloga y pedagoga, Liliana Vallejo afirma que “desde los 12 hasta los 18 años es la etapa de curiosidad, en la que los chicos descubren cosas por sensaciones y placeres. Pero, es a los 25 años cuando la estructura mental está realmente fortalecida, es posible hablar de una madurez cerebral y se está en capacidad de decir si es o no gay”.

Escolaridad
El activista Hemel Noreña dice que la falta de acompañamiento a los menores con tendencias homosexuales trae como consecuencia la deserción escolar. “En 2013, con la fundación Sky hicimos un estudio en el Atlántico y vimos que solo el 35% de estos chicos terminan el colegio”.

La voz eclesiástica en Barranquilla

Apropósito del tema álgido de la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo, la Iglesia Católica en el Atlántico mostró su postura, a través del padre Juan Ávila, delegado de la Pastoral de Familia de la Arquidiócesis de Barranquilla.

“La biología humana está estructurada de tal forma que en nuestros genes hay una parte masculina y una femenina, porque provenimos del varón y de la hembra, si eso es así en el proceso de desarrollo un niño necesita una figura materna y una paterna”, explicó el sacerdote que es especialista en Matrimonio y Familia.

Aclara que, en el caso de los hogares constituidos por una madre o un padre soltero con sus hijos, “la Iglesia los acepta como una especie de familia sin lugar a dudas. Muchas de esas personas no están en ese plan porque quieran, sino por el abandono” de la pareja.
 

Etiquetas

Más de revistas

LO ÚLTIMO DE REVISTAS