EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/141334
Maribel Pedrozo 08 de Febrero de 2017

Frío, aliado a tu belleza

El usuario es:
Maribel Pedrozo

Usarlo en cualquier época del año es refrescante, además es fiel compañero del agua, bebidas, batidos y refrescos. Es común escuchar frases como: “ponme un poco más de hielo, por favor” o “tráeme hielo, que se acaba de dar un golpe”. El hielo o bolsitas frías de gel también son un aliado infalible dentro de los tratamientos antiedad, como son la toxina botulínica, rellenos faciales, láser, plasma y ‘peeling’ para evitar las inflamaciones, irritaciones, morados que pueden ocasionar algunas veces estos tratamientos.

Cada día se pone más de moda el uso del hielo en tu rutina de belleza debido a sus múltiples beneficios, convirtiéndose en el ritual más popular de mañana, tarde y noche para mantener una piel tersa y rejuvenecida.

Estos tratamientos helados en tu rostro, cada vez son más usados en spa, medical spa o centro de estéticas para el cuidado de tu rostro y cuerpo; y cabe mencionar que esta terapia facial con hielo es una práctica de belleza muy habitual en las mujeres orientales.

Son muchos los beneficios del hielo en tu rostro, dándole firmeza, lozanía, suavidad, brillo a tu piel, previene el envejecimiento prematuro y las arrugas, te ayuda con el rostro inflamado, acné, rosácea, disminuir el brillo que te da la piel grasa, poros dilatados, relajación de músculos faciales, ojos hinchados, mejora la circulación, además de refrescar y dar alivio a las pieles irritadas. Si lo aplicas antes del maquillaje, este se fija mejor a tu piel.

Entre mis tips de belleza Piel 101, siempre aconsejo no olvidar usar cubitos de hielo o Beauty Skin Ice Roller de mañana o en la noche, antes del maquillaje con el rostro limpio por 5 a 7 minutos, en movimientos circulares por cara y cuello y después aplicar un serum o crema. De inmediato ves el cambio y frescura en tu rostro, puedes usarlo mínimo 3 veces por semana.

Recuerda siempre no aplicarlo y dejarlo directamente en una misma área, ya que podrías quemar tu rostro, si el frío se vuelve incómodo, no te lo sigas aplicando, también puedes envolver tu cubito de hielo en una gasa fina, es mejor aplicarlo de esa forma en tu rostro.

También puedes preparar tus propios cubitos de hielo, ya sea con agua de rosas, té verde, manzanilla, limón y bicarbonato, agua mineral; de acuerdo a las necesidades de tu piel te lo puedes aplicar en tu rostro. Algo que me encanta hacer, por lo menos una vez por semana cuando mi piel está cansada, es colocar cubos de hielo en un recipiente o ponchera de agua bien fría y colocar mi rostro dentro y aguantar lo más que puedo.

Vamos comienza a lavar tu postro siempre con agua fría y ve incorporando el hielo en tu rutina de belleza, ¡tu piel te lo agradecerá!
 

Etiquetas

Más de revistas
-->